miércoles, 20 de junio de 2018

Reseña libro: Coppola and Eiko on Bram Stoker´s Dracula.

Tuve conocimiento de este libro a raíz del comentario de un lector en la página de Facebook del blog (gracias miles a Alfonso García Serrano). Así que me puse a indagar sobre él y lo compré de segunda mano a una librería de Estados Unidos, episodio al que me referiré luego más en detalle por si estáis interesados en comprar vuestro propio ejemplar.


En lo que respecta al libro en sí, se trata de esencialmente de un libro de fotografías del vestuario de la adaptación de Drácula de 1992. Las imágenes de cada uno de los trajes están acompañadas de un breve comentario del director Francis Ford Coppola y la diseñadora Eiko Ishioka sobre la prenda en cuestión.



Previamente al análisis de las prendas, hay una breve introducción hablando del vestuario y de la relación entre Coppola y Eiko, así como algunas ideas previas que tenían sobre el diseño del mismo.



La idea de Coppola sobre el diseño de vestuario era que éste constituyese el auténtico "escenario" de la cinta, de ahí el especial énfasis que se puso en su diseño, haciendo hincapié en la esencia de cada uno de los personajes, en el período o en artistas de la época como Mucha o Rosseti.


Hay que precisar que no se incluyen todos los trajes que aparecen en la cinta, pero sí los más destacables. El libro se centra particularmente en los llevados por los personajes de Drácula, Lucy y Mina.




Algunos de ellos están acompañados por bocetos iniciales, lo cual resulta muy interesante. 




En lo que respecta a los comentarios, los más interesantes son los aportados por la diseñora Eiko Ishioka ya que expone sus ideas, inspiraciones y lo que quería transmitir sobre el personaje al diseñarlos. Los de Coppola están extraídos a partir de los diarios de rodaje que él mismo grabó.

De muchos de los trajes se incluyen varias fotografías que permiten apreciar mucho mejor el grado de detalle con el que se confeccionaron. En muchos casos podemos observar elementos que en la pantalla sería difícil poder apreciar.




En sí mismo, es un libro bastante corto y que puede leerse en apenas unos 45 minutos. La idea del mismo está más centrada en la belleza del vestuario que en aportar ingentes cantidades de información sobre su diseño. También precisar que sólo encontraréis el libro en inglés.

Un elemento a destacar es que la  mayoría de las fotografías son de los trajes sobre maniquíes y sólo en algunas ocasiones fotografías de los trajes sobre los actores, lo cual permite observar muy bien cada diseño.



La verdad es que estoy muy contenta con haber adquirido esta pequeña joya, como admiradora de la moda de época pero también del fantástico vestuario de la película, que puede que no me guste demasiado como adaptación de Drácula, aunque admito que sí como película de vampiros.

Pequeño apunte sobre cómo conseguí el libro.

Este libro apareció al mismo tiempo que la película, en 1992, y  sólo para el mercado estadounidense. Así que la única forma de conseguirlo es adquiriéndolo de segunda mano. Yo lo he comprado a través de la web de Iberlibro, en la que he comprado varias veces y siempre me ha ido bien.

Lo primero que hay que decir es que al ser un libro relativamente "antiguo" y dado la cantidad de admiradores de la película, está muy cotizado, sobre todo si está en buen estado.

Pese a todo, podéis adquirirlo a precios relativamente asequibles, pero partiendo de la idea de que lo que os gastéis influye en su estado de conservación. Evidentemente, todo depende de lo que os queráis gastar.

En mi caso, compré el que vi que estaba más barato y en relativas buenas condiciones. De hecho mi libro proviene de una librería (gracias a la librería pública de North Plate por deshacerse de él XD). Así que lo tenéis desde unos 22€ hasta 125 (sin gastos de envío), dependiendo de cómo esté conservado.


Tras un mes de espera, el libro llegó al fin. Me costó, con los gastos de envío incluidos, 55€. Los mayores desperfectos se encuentran en la cubierta pero lo importante, que son las fotos, están bien. Tiene marcas de uso, pero el lomo del libro está bien conservado y en cuanto a lo demás voy a intentar restaurarlo yo misma.



domingo, 17 de junio de 2018

Fotografía: la mágica Nueva Orleans a la luz de la luna.

Fotos nocturnas de la misteriosa y seductora Nueva Orleans realizadas por Frank Relle.











Pintura: Henry Fuseli.

Johann Heinrich Füssli ((una vez en Gran Bretaña Henry Fuseli, Zúrich, 1741 - Londres, 1825) fue fue uno de esos artistas inclasificables, que no podemos más que denominar visionarios. Se puede considerar un necoclásico, pero su obra es claramente romántica, por subjetiva y emocional, por no decir directamente irracional. Por ello es oficialmente considerado un predecesor del surrealismo.


Nacido en Zürich, Fuseli empezó como escritor vinculado al Sturm und Drang, movimiento pre-romántico que buscaba la expresión (o mas bien explosión) de los sentimientos. Muy pronto se iniciaría en la pintura, en la que ya refleja un gusto por lo grotesco y lo oscuro.








Con 23 años realiza su primer viaje a Inglaterra, estableciéndose en el país. Thomas Coutts,banquero de Jorge III sería uno de sus principales mecenas. Tras viajar a Roma e ir puliendo su estilo, cada vez más particular, fue labrándose una carrera que, aunque no muy apreciada a un nivel popular, sí le sirvió en las clases altas para alcanzar honores como experto erudito en arte. La Royal Academy acabaría fichándolo como uno de los suyos.







 En sus imágenes confluyen corrientes que provienen de las tradiciones clasicista y manierista con otras que son específicas de la pintura inglesa y nórdica, reflejando una concepción de lo sublime que se manifiesta en el arte y la literatura inglesas del siglo XVIII.






La obra de Füssli tiene un marcado carácter teatral, no sólo por los temas, sino por su sentido plástico de las imágenes. Las formas de sus figuras se apartan de las reglas de las lecciones de anatomía y dan lugar a nuevas criaturas fantásticas y sensuales.






Todo ello sitúa a Füssli como una figura fundamental para la transición entre el neoclasicismo y el romanticismo, y como uno de los artistas pioneros en la exploración de lo irracional, hecho por el que algunos historiadores del arte lo comparan con Goya.​ Aunque poco después de su muerte su obra cayó en un relativo olvido, su figura fue reivindicada por los expresionistas y surrealistas, que lo consideraron un predecesor.







Uno de sus admiradores era William Blake que dijo de Fuseli que "se ha adelantado cien años a la generación actual".




Desde luego su obra (como la de Blake) está claramente adelantada a su tiempo. Es visionaria, y aunque no gozara de gran éxito en sus días, hoy podemos decir que el pintor tuvo una notable influencia en los posteriores (y más excéntricos, oscuros y peculiares) artistas y movimientos.