lunes, 23 de enero de 2017

Moda Gótica: consejos e ideas para llevar falda larga.

La falda larga quizás pueda parecer una prenda menos versátil que una falda corta o un vestido corto. Una falda larga puede vestir más, pero también por eso puede resultar menos ponible. A otros puede parecer más aburrida, o sencillamente que favorece menos que una falda con otro tipo de corte.

Yo sigo usando mucho las faldas largas. Admito que no tanto como antes, cuando las usaba prácticamente cada día, pero me sigue gustando alternarlas con faldas más cortas y vestidos. Curiosamente cuando más uso faldas y vestidos largos es en verano.

Así que había pensado escribir sobre algunos consejos e ideas para sacar partido a esta prenda y animaros a utilizarla.

1 - ¿Qué tipo de falda escojo? En mi opinión, lo mejor es escoger una falda con un corte sencillo y en un tejido estándar que nos permita darles muchos usos. Yo escogería una falda con buena caída y corte evasé o bien de corte recto (pero no tan ceñida como para llegar a una falda tipo lápiz). En cuanto al tejido, algo como punto fino o algodón para así poder usarla en distintas épocas del año.



Si podéis optar además por un segundo modelo, me decantaría por una falda en terciopelo negro porque es más versátil de lo que aparenta, y puede servir tanto para un look de diario con las prendas adecuadas como para un look más especial.




Una opción intermedia, si las faldas lisas os siguen pareciendo una opción demasiado sosa, es escoger una falda en encaje o tul cuyo forro no llegue hasta abajo. También está la opción de las faldas asimétricas.





2 - ¿Con qué prendas la combino? Mi regla mental a la hora de usar una falda larga suele ser combinarla con una parte de arriba ceñida, particularmente en lo que respecta a la cintura, para así crear una silueta definida y favorecedora. 

No me gustan los looks tipo "saco de patatas" sin ninguna forma. Pero también entiendo que algunas pueden sentirse raras llevando excesivo volumen con una falda (por eso recomiendo el corte evasé o bien recto). Pero al combinarla con una parte superior ceñida y que nos favorezca, crearemos una silueta en A que no nos ocultará, sino que nos realzará.




Igualmente, la idea está en centrar la fuerza de look en la parte superior dado que la falda es una prenda más neutra. Por eso escojo tops, camisas o jerséis que tengan algún elemento especial, como un bonito escote, volantes, elementos acordonados, etc. 



Si buscáis un look más sencillo, escoged una parte superior negra y luego podéis personalizar el look a través de los complementos, como empleando un bonito colgante.



Dado que estamos ante un look de diario, lo ideal es lograr un término medio. Es decir, no recargar demasiado el conjunto pero que tampoco resulte soso. Si el tejido de vuestra falda es rico, como terciopelo o una falda con algo de tul, optad por partes superiores más simples.

Si vuestra falda es sencilla, escoged una prenda un poco más elaborada, que tenga pequeños detalles o algún atractivo. Pero siempre que no resulte demasiado recargado.

Ejemplos de prendas para un look otoño invierno:
-Jerséis ceñidos hasta la altura de la cintura.
-Toreritas.
-Tops de algodón combinados con un top de encaje.





Eejemplos de prendas para un look de primavera-verano:
-Tops con cuello de barco.
-Camisetas de tirantes y detalles de encaje.
-Camisas de inspiración victoriana.







3 - Otros elementos para completar el look. Otra buena idea para definir la silueta es utilizar cinturones, preferentemente de los que van a cintura y que sean de un ancho medio. Mis favoritos son los negros con la hebilla plateada pues aportan un elemento de atención sobre esa parte de mi silueta.


Los complementos son también un fantástico elemento para enfatizar el look gótico. Y si vuestra falda tiene algún tipo de abertura, podéis usar unas medias que destaquen.

4 - Look para salir. A la hora de construir un look para salir podemos permitirnos ir más allá y recargarlo lo que nos plazca.

Una de mis combinaciones favoritas es llevar falda larga con corsé, e incluso añadir un top de encaje bajo el mismo.


La segunda opción que más me gusta es combinarla con un top que sea un poco más especial, ya sea por el tejido (porque tenga mucho encaje por ejemplo) o por el corte (con la espalda descubierta).


Joyería de duelo del siglo XIX.

La joyería de duelo consistía fundamentalmente en guardapelos que albergaban algún recuerdo del difunto, como una foto, un mechón de pelo o ambas cosas.

Pero otros incluían una pieza dental y otros simplemente una imagen evocadora del recuerdo de su muerte.

Lo común a todas estas joyas es que siempre trataban de dar una apariencia hermosa, y presentaban los cabellos trenzados o imitando la imagen de una flor, mientras que los dientes se encastaban en anillos.