lunes, 29 de septiembre de 2014

Título: Drácula.
Año: 1979.
Director: John Badham.
Actores: Frank Langella, Laurence Olivier, Donald Pleasance, Kate Nelligan.
Valoración: 7/10.


Una nueva adaptación de Drácula, con un tono tan particular que se diferencia de sus antecesoras, pero también de todas las posteriores.

Desde luego, es también una de las más desapegadas de la novela original. No sólo por ser el "Drácula más romántico", sino por el cambio entre los personajes. Aquí, Mina es hija del Doctor Van Helsing, y Lucy lo es del Doctor Seward. Jonathan sí es un abogado a los servicios del Conde, pero con quien va a casarse es con Lucy, quién resulta ser además la verdadera protagonista de la historia, que se sitúa en 1913, no en el siglo XIX.

El tono de la película es, en general, oscuro y con un evidente romanticismo. No obstante, ese tono oscuro viene dado por la fantástica fotografía, junto con una gran ambientación, fabulosos decorados como la casa, el hospital y muy particularmente la abadía donde Drácula reside. Sin olvidar la genial música de John Williams que hay que admitir que recuerda en varias ocasiones a la famosa banda sonora del Drácula de Coppola de 1992.

No hay mucha sangre, aunque sí algunos buenos pasajes con algo de "terror" y sangre cuando han de enfrentarse a los vampiros. La atmósfera es la de una especie de cuento gótico, aunque evitando hacer hincapié en las vísceras.

Drácula no es ese ser manipulador y frío de la novela, sino melancólico y atrayente. Sin duda, se despega mucho del Drácula original, pero no deja de ser interesante en su propia interpretación. Laurece Olivier da vida a un Van Helsing roto por el dolor de la pérdida de su hija, pero decidido a acabar con el vampiro y sus planes.

En cuanto a Jonathan Harker, Seaward y Renfield, están un poco desaprovechados, si bien me agradó bastante la imagen de Renfield.

La idea que recorre  la película es la del hambre: la de comer, la de sangre, la de compañía, la de contacto humano... 

En general, me recordó a los mejores tiempos de la Hammer por su cuidada ambientación, aunque en un tono completamente distinto. Frente al Drácula frío de Bela Lugosi, o al altivo Conde interpretado por Christopher Lee, Frank Langella interpreta al Drácula que hará cualquier cosa, incluida matar, por lograr lo que quiere, que es una compañera para toda la eternidad. Es su propia interpretación del personaje, y aunque se aleja mucho del original, encaja en el contexto que le da la película. Más vale contemplarla como una buena película de vampiros que como una nueva adaptación de la novela homónima.
Título: Cuernos.
Autor: Joe Hill.
Año: 2010.
Valoración: 4/10.



Comencé a leer Cuernos por recomendación de un amigo, y cuando me contó el argumento y el tono del libro me pareció interesante.

La premisa inicial es que Ig Perrish se despierta después de una noche de borrachera con dos cuernos en la cabeza. La vida de Ig, nuestro protagonista, es bastante desgraciada desde que perdió a su novia un año antes, violada y asesinada. Todo el mundo le creyó culpable de aquello, pero que nunca se llegó a averiguar la identidad del asesino.

Diría que es uno de los libros con uno de los mejores inicios que he leído. En la parte inicial, Ig comienza a descubrir el verdadero poder de sus cuernos: hacer que la gente de su alrededor le confiese sus peores y más secretos pecados y deseos, e incluso influir en ellos. Y la intensidad de sus confesiones es tal que te va arrastrando en la lectura.

Tras una primera parte genial, se inicia el primer flashback con objeto a explicarnos el origen de la relación entre los tres personajes centrales: Ig, Merrin, la novia del anterior, y Lee, su mejor amigo. A partir de aquí el libro comenzó a decaer, al menos para mí.

Desde este punto hasta el desenlace final, el libro es una alternancia de flashbacks sobre los personajes junto con pasajes que nos devuelven al mundo presente. Entiendo hasta cierto punto la necesidad de explicar el pasado de los personajes con objeto de dar un contexto y una explicación de su relación presente. Sin embargo, considero que llegado un momento los flashbacks, que no contienen ningún elemento fantástico sino que se sitúan en un contexto "realista", se hacen demasiado largos y pesados, y te cortan totalmente el ritmo de lectura de la línea temporal presente.

La resolución del libro está bastante bien, con algunas ideas brillantes como "la casa del árbol". Sin embargo, este excelente comienzo junto con un buen final no compensan el resto del libro. Buscaba una historia sobrenatural en un contexto realista, pero al final me encontré con escasos pasajes de ficción y largos capítulos dedicados a narrar las idas y venidas de los tres protagonistas.

En cuanto a los personajes, la verdad es que en ningún momento llegué sentirme "con ellos" dentro de la historia, salvo quizás en el inicio. El protagonista, Ig, te despierta pena más que otra cosa, pero no llegué a identificarme con él en ningún sentido. La prosa de Joe Hill no está mal, pero tampoco sobresale por nada en particular.

En general, el libro me ha decepcionado bastante, probablemente por las buenas expectativas generadas al inicio de la lectura. Lo resumo como un larguísimo flashback dedicado a contar los pormenores del triángulo amoroso de los protagonistas salpicado con algunos episodios de ficción sobrenatural que te devuelven al presente, que aunque muy buenos, no compensan todo lo demás.

jueves, 25 de septiembre de 2014

Mis compras: péndulo de onix.

Hacía tiempo que llevaba buscando un péndulo de onix, pero no lograba encontrarlo en ningún sitio. Cuando no encuentras algo, Ebay siempre provee ;).

Encontré una tienda situada en el Reino Unido llamada Tinylittlesparrow dedicada a la venta de pedrería y otras joyas, que además envía a todo el mundo. Ahí vendían un precioso pequeño péndulo en onix, con la montura en plata y a un precio bastante asequible: 8,86€ + 4,81€ el envío.

Lo compré y el envío fue rapidísimo. Llegó en perfectas condiciones dentro de una bonita bolsa morada.


En cuanto a la cuestión de si es verdaderamente onix porque sé que es una piedra cara, admito que no soy ninguna experta en piedras. Primero estuve consultando las puntuaciones del vendedor y nadie se quejaba de la calidad de las piedras. Otro de los elementos que me lleva a pensar que es piedra de buena calidad es que cuando la tocas, siempre está fría.

Así que ya forma parte de mi pequeña colección de péndulos.


En la tienda podéis encontrar muchos otros modelos de péndulos en cuarzo, amatista y otros bonitos colores.

Tutorial para reciclar barras de labios.

Seguro que todas tenéis en casa al menos una o dos barras de labios que no usáis. Quizás porque ya os aburristéis del color de tanto usarlo, o porque fue una terrible "compra impulsiva"... Cualquiera que sea la razón, tenéis unas cuantas barras de labios, ya sea casi acabas o sin apenas usar.

Hay una forma sencilla de reciclar las barras de labios que ya no usáis en una nueva barra de labios a la que quizás sí le déis más uso. Tan sólo necesitáis:
-Al menos dos barras de labios que no uséis (también los envases);
-Un recipiente de plástico que no os importe que acabe en la basura;
-Un cúter o herramienta para sacar el pigmento de las barras de labios;
-Guantes de látex;
-Algo para remover a modo de cuchara (yo utilicé un palillo chino).



1 - Con los guantes de látex puestos y ayudándoos de algún tipo de instrumento apropiado (yo emplee un cúter), cortáis el carmín y lo ponéis en el recipiente de plástico. Tratad de "rascar" todo el carmín que podáis del envase para aprovecharlo al máximo. 



Muy importante: no tiréis el envase pues os servirá luego para vuestra nueva barra de labios.



2 - Ponéis el recipiente de plástico en una sartén u olla al baño maría. Poco a poco, el carmín se irá fundiendo. Para que se funda mejor y se vaya mezclando, ayudaos de un palo o cuchara. En mi caso, decidí reciclar dos rosas y tres morados. Lo ideal es que los colores sean de la misma tonalidad (por ejemplo, todos los rojos juntos, rojos con rosas, o rosas con morados...). 





3 - Cuando la sustancia esté completamente líquida y bien fundida (aseguraos bien de que no queda ningún trozo sin fundir ni mezclarse), echáis con mucho cuidado la mezcla en un recipiente de pintalabios que habéis guardado previamente. Os aconsejo coger el más grande.



4 - Muy rápidamente, pues el carmín seca rápido. Introducid la barra de labios, tapada, en la nevera. En cuanto al tiempo de reposo, hay quien dice que con 15 minutos basta, y hay quien dice dos horas. Yo lo dejé una hora para asegurarme de que hubiese enfriado bien.




El resultado fue un bonito color morado al que espero dar más uso. Espero que os sirva de ayuda :).

lunes, 22 de septiembre de 2014

Estilos góticos inspiradores de las brujas de American Horror History - Coven.

Hace un tiempo me pidieron una entrada sobre los looks que se ven en la serie American Horror History: Coven, cuya temporada está ambientada en el mundo de las brujas. No he visto esta temporada de la serie (la segunda me aburrió, así que dejé de prestarle atención), pero quizás le dé una oportunidad.



Dicho esto, hay que admitir que existen ideas muy interesantes que se pueden extraer a partir del vestuario de varios los personajes de la serie.

1 - Estilo sobrio: el personaje de Jessica Lange tiene un look muy interesante que se puede aplicar para el trabajo -estilo corportate goth- , pero también para aquellas que prefieren un look redifinado basado en líneas rectas, trajes a la rodilla, faldas tubo y chaquetas ajustadas. Los elementos de personalización lo ponen el uso de ciertos tejidos, como el cuero o el satén, en pequeñas cantidades para aportar un elemento de distinción. En cuanto a calzado, son imprescindibles unos zapatos de tacón alto.





2 - Look sencillo juvenil y look bohemio: dos looks que me encantan y encuentro muy útiles por ser prácticos son los representados por los personajes de Zoe, Misty y un tercer personaje (que no sé quién es).

El look de Zoe es un look muy sencillo y aplicable a un largo rango de edad, cuya prenda estrella son los vestidos a la rodilla y con corte imperio. Hace mucho uso del encaje para aportar un toque de sofisticación, evitando usar el vestido negro a secas.





También pueden verse otras prendas  cuyos detalles están en los plisados y el corte.




En el look bohemio predominan los vestidos largos negros. Aunque también hace mucho uso del encaje, lo combina igualmente con prendas de pelo para aportar un elemento de sofisticación.







Los vestidos son escotados, con fruncidos y detalles en las mangas y en los bajos que enfatizan ese aire místico y de otro tiempo. Muy importante el detalle de los cinturones para enfatizar la cintura o para añadir un toque corsetero.





Como elementos comunes a ambos estilos, deben resaltarse los complementos con tachuelas y con encaje. En cuanto a zapatos, se hace bastante uso de los botines de estilo militar.







En cuanto a la joyería, se utiliza la plata y el coro envejecido con un toque añejo. Sin olvidar los sombreros de ala ancha.





Es interesante destacar el uso de ciertos colores alternativos al negro, principalmente el blanco, el rojo y el azul intenso.












3 - Look gótico para bellezas XXL: el personaje de la actriz Gabourney Sibide utiliza prendas ajustadas al cuerpo, y alterna pantalones con bonitos vestidos cortos de líneas simples. Pone los detalles en pequeños apliques metálicos en las prendas o en collares en tonos también metálicos creando unos looks elegantes, ligeros y equilibrados.










4 - Otros looks interesantes: me ha gustado el estilo que lleva la actriz Angela Basset en la serie, con un toque retro y esas reminiscencias a la santería. Al igual que sucede con Gabourney Sibide, demuestra que el negro funciona muy elegantemente en pieles oscuras, combinado con tonos contrastados, como el verde, el rojo o los tonos metalizados.







En suma, podemos decir que las lecciones que se pueden extraer de esta serie, en cuanto a moda se refiere, son looks que priorizan sobre líneas limpias y sencillas, complementados con detalles puestos en los complementos y en el uso de ciertos tejidos como el encaje o el cuero.

En cuanto a maquillaje, el look es muy sencillo, con  un delineado de ojos ligeramente difuminado con un labios con algo de brillo, ya sea en tonos rosas o en rojos.