martes, 16 de septiembre de 2014

Se me olvidaba daros las gracias ;).

Madame Macabre tiene más de mil seguidores.



¡¡¡GRACIAS!!!

Por leer;
Por comentar;
Por votar en las encuestas, por absurdas que sean;
Por mandarme mails y mensajes haciéndome preguntas, proponiéndome ideas para entradas o agradeciéndome algo (aunque tardo un montón en responder :P);
Por apoyarme y animarme a seguir con el blog :).

Con afecto,

+Madame Macabre+

domingo, 14 de septiembre de 2014

Juegos de mesa con un toque goth: Jack el Destripador Mystery Rummy y Gloom.

Hoy quería hablaros de dos formas de entretenimiento muy sencillas, relativamente baratas y que pueden ocupar vuestras tardes en pareja o con amigos. Se trata de los juegos de mesa, a los cuales soy aficionada, y en particular de dos que por su temática pueden interesaros.

El primero de ellos es Jack el Destripador - Mistery Rummy. Se trata de un juego que parte de la misma idea del Rumy, aunque si no sabéis jugar no hay problema, y está ambientado con la temática de Jack el Destripador.



En este juego tenemos cartas de prueba, de víctima, de escenario, de sospechoso y coartadas, entre otras. La idea es que, formando tríos de cartas de prueba del mismo color, y ayudándote de las ventajas que te pueden proporcionar las cartas de justicia, logres quedarte sin cartas.




Cada partida se compone de varias manos hasta llegar a cien puntos. Lo interesante del juego es que en cualquier momento la partida puede darse la vuelta, y si en la mano anterior te fue mal, en la siguiente puedes dejar a tus rivales con las cartas en la mano. Eso sí, tened mucho cuidado con los colores de las cartas de prueba las primeras veces que juguéis. Están muy mal escogidos y llevan fácilmente a la confusión.


Opino que el número ideal de jugadores es tres, aunque admite hasta un máximo de cuatro. Sí recomiendo que plastifiquéis las cartas para protegerlas, y que busquéis un tutorial de las reglas en internet, porque las reglas que acompañan al juego están terriblemente mal explicadas. A mí me costó 14,95€, pero en algunas tiendas está a 19,95€ y en otras bastante más barato.


El segundo juego es Gloom, un juego cuyo objetivo es hacer a los personajes de tu familia lo más infelices posible a través de diversas desgracias, y felices a los de tus contrincantes.


Ello se consigue mediante cartas que contienen acontecimientos felices e infelices. Con éstas, vas sumando puntos negativos o bien positivos. La estrategia está en saber cuándo envíar a la tumba a tu personaje y sumar el mayor número de puntos negativos posible.


De momento he jugado con en pareja y ha resultado ser bastante divertido, pero permite un máximo de cuatro. Al principio puede parecer complicado, pero se aprende la mecánica rápidamente.


Uno de los elementos más divertidos del juego es la variedad de desgracias, muertes y acontecimientos felices que hay, dentro de esta atmósfera de humor negro. Desde ser devorado por caniches a beber licor a granel o darle de comer a los patitos en el parque.


El alto precio del juego (24,95€) deriva del hecho de que las cartas son transparentes (de hecho, yo aproveché unos puntos acumulados de descuento que tenía...).

Si conocéis más juegos interesantes no dudéis en dejar un comentario y compartirlos :).

Mis creaciones: personalizando un bolero con un toque gótico.

Hace tiempo me compré este bolero rebajado. Me encantaban las mangas pero la forma de abrocharse, que era haciendo un nudo por delante, lo cual no me pegaba mucho. Así que me dispuse a personalizarlo.

Primero, ayudándome con el maniquí y unos alfileres, até el bolero en la forma que yo quería que se viera y marqué lo que consideraba sobrante con un jaboncillo. 




Luego recorté por donde había marcado y realicé los correspondientes dobladillos. Ahora sí quedaba como una chaqueta corta, pero me faltaba añadir una forma de abrocharla.





Finalmente, opté por estos bonitos "botones con cierre" que compré hace tiempo. Los cosí con cuidado vigilando que no quedaran caídos y se vieran elegantes sobre la prenda.





¡Y ya está! :)

jueves, 11 de septiembre de 2014

Looks inspiradores: la Belle Époque.

La Belle Époque se inicia en la última década del siglo XIX y finaliza con el inicio de la I Guerra Mundial en 1914.

Desde un punto de vista estético, las siluetas se volvieron más rectas y menos voluminosas optando por la simplicidad y la denominada silueta en S (pecho abultado y cintura estrecha). Por contra, los sombreros crecieron en tamaño y se pusieron de modo los tocados. Las estolas de piel, las plumas y los collares de perlas son también algunas de sus señas de identidad. En un principio se llevaron los grandes moños y recogidos, luego se impuso el cabello corto, y los ojos de un marcado negro. Por supuesto, hay que tener en cuenta que no se vestía igual a principios del siglo XX que en su segunda década.



Aunque soy más fan del siglo XIX, comencé a interesarme por esta época a partir de la serie Mr. Selfridge y a preciar con mayor profundidad su estética. Después de todo, ofrece grandes ideas a partir de un modelo estético más simplificado, y que puede resultar igualmente práctico para el día a día.