domingo, 17 de junio de 2018

Fotografía: la mágica Nueva Orleans a la luz de la luna.

Fotos nocturnas de la misteriosa y seductora Nueva Orleans realizadas por Frank Relle.











Pintura: Henry Fuseli.

Johann Heinrich Füssli ((una vez en Gran Bretaña Henry Fuseli, Zúrich, 1741 - Londres, 1825) fue fue uno de esos artistas inclasificables, que no podemos más que denominar visionarios. Se puede considerar un necoclásico, pero su obra es claramente romántica, por subjetiva y emocional, por no decir directamente irracional. Por ello es oficialmente considerado un predecesor del surrealismo.


Nacido en Zürich, Fuseli empezó como escritor vinculado al Sturm und Drang, movimiento pre-romántico que buscaba la expresión (o mas bien explosión) de los sentimientos. Muy pronto se iniciaría en la pintura, en la que ya refleja un gusto por lo grotesco y lo oscuro.








Con 23 años realiza su primer viaje a Inglaterra, estableciéndose en el país. Thomas Coutts,banquero de Jorge III sería uno de sus principales mecenas. Tras viajar a Roma e ir puliendo su estilo, cada vez más particular, fue labrándose una carrera que, aunque no muy apreciada a un nivel popular, sí le sirvió en las clases altas para alcanzar honores como experto erudito en arte. La Royal Academy acabaría fichándolo como uno de los suyos.







 En sus imágenes confluyen corrientes que provienen de las tradiciones clasicista y manierista con otras que son específicas de la pintura inglesa y nórdica, reflejando una concepción de lo sublime que se manifiesta en el arte y la literatura inglesas del siglo XVIII.






La obra de Füssli tiene un marcado carácter teatral, no sólo por los temas, sino por su sentido plástico de las imágenes. Las formas de sus figuras se apartan de las reglas de las lecciones de anatomía y dan lugar a nuevas criaturas fantásticas y sensuales.






Todo ello sitúa a Füssli como una figura fundamental para la transición entre el neoclasicismo y el romanticismo, y como uno de los artistas pioneros en la exploración de lo irracional, hecho por el que algunos historiadores del arte lo comparan con Goya.​ Aunque poco después de su muerte su obra cayó en un relativo olvido, su figura fue reivindicada por los expresionistas y surrealistas, que lo consideraron un predecesor.







Uno de sus admiradores era William Blake que dijo de Fuseli que "se ha adelantado cien años a la generación actual".




Desde luego su obra (como la de Blake) está claramente adelantada a su tiempo. Es visionaria, y aunque no gozara de gran éxito en sus días, hoy podemos decir que el pintor tuvo una notable influencia en los posteriores (y más excéntricos, oscuros y peculiares) artistas y movimientos.

Cine: Mary Shelley.

Título: Mary Shelley.
Género: Histórico, drama.
Año: 2017.
Directora: Haifaa Al-Mansour.
Actores: Elle Fanning, Bel Powley, Douglas Booth, Tom Sturridge.
Valoración: 7/10.



Desde que conocí el proyecto esperaba con ansias poder ver esta película. La figura de Mary Shelley siempre me ha parecido muy interesante, pero tradicionalmente ha quedado opacada por su propia creación. Todos sabemos de Frankenstein o el moderno Prometeo, pero no muchos conocen la azarosa vida de la escritora.

La película abarca desde que la joven Mary Godwin - Wollstonecraft cuenta con 15 años, como se sumerge en los ambientes literarios de la época gracias a los contactos de su padre, su precaria situación económica, su encuentro con Percy B. Shelley, poeta romántico e idealista, su relación con él, y finaliza con el período inmediatamente posterior a la publicación de Frankenstein.

La cinta no quiere ser únicamente un relato de Mary Shelley como escritora, sino también como mujer, madre, intelectual y pareja de un hombre genial pero egoísta en el marco de una relación emocionalmente tóxica que la llevará a sus días más felices pero también a los más desgraciados.

Uno de los elementos más interesantes en este sentido, y que mejor se describen en la película, es como se va gestando en la mente de la autora la idea de Frankenstein, su asistencia a demostraciones de ciencia, aquella famosa noche en el castillo de Lord Byron cuando propuso que cada uno de sus invitados crease un cuento de terror; pero sobre todo como los sinsabores de su vida personal, que ella misma había idealizado siendo adolescente, se ven reflejados en las diferentes capas de su obra: la soledad, la tristeza o la desesperación.

En los aspectos técnicos, la película está muy bien lograda en cuanto al retrato de la época, su sociedad o su vestuario. La paleta de colores navega entre los grises, negros, verdes y azules, dándole una tonalidad apagada, "nublada" y un tanto triste, pero que acompaña muy bien la historia. Por lo que si simplemente buscáis una drama histórico, al margen del contenido, creo que podéis quedar satisfechos.

En cuanto a las interpretaciones, Elle Fanning me ha gustado más de lo que esperaba (si obviamos el hecho de que se parece a Mary Shelley lo que un tomate a un pimiento). También me han gustado en sus interpretaciones los actores que encarnan a Percy Shelley y Lord Byron, mostrándonos una cara menos amable, y menos conocida, de estos dos poetas.

Llegamos entonces a una cuestión importante en todo biopic: ¿en qué medida se apega a la realidad? Hablando en términos muy generales, digamos que la película es bastante fiel. Resume o bien omite ciertos pasajes de la vida de Mary y Percy juntos, particularmente lo relativo a sus viajes por Europa, pero entiendo que eso hubiera alargado en demasía la historia. Lo cierto es que la película logra mantener muy buen ritmo y el interés a lo largo de sus dos horas de duración. Me gustó particularmente la inclusión continuada de poemas recitados a lo largo de la misma. Así, que puede decirse que, en general, la película es más o menos fiel, pero sin entrar muy al detalle.

Con todo sí hubo un detalle en el retrato de Mary que no me gustó demasiado, y es que considero que han querido idealizarla desde una perspectiva romántica. En la conclusión de la cinta nos cuentan que tras la muerte de Percy, ella nunca se volvió a casar. Y lo apuntan como si quisieran darnos una imagen de esposa y viuda abnegada hasta el final de sus días. Es cierto que Percy tuvo amantes y escarceos, lo cual no se omite, pero Mary también tuvo flirteos durante su relación con Percy. Y si bien es cierto que nunca se volvió a casar, tuvo numerosos amantes tras la muerte de él.

Así que sin ser una película que alcanzará mucha repercusión, creo que cumple su cometido de manera notable, tanto como retrato histórico, como entretenimiento visual y como homenaje a una gran escritora.

viernes, 8 de junio de 2018

Ilustración: los mágicos bosques de Alexandra Dvornikova.

Alexandra Dvornikova es una artista rusa que realiza ilustraciones y animaciones inspiradas en la naturaleza repletas de motivos paganos y mágicos con un toque oscuro.