jueves, 14 de diciembre de 2017

Manicura gótica en colores claros.

El 80 ó 90% de las veces que me pinto las uñas escojo colores oscuros, que van desde el negro a los rojos, azules, verdes o morados. Pero de vez en cuando se me apetece cambiar radicalmente de color y decantarme por un color claro. De paso, a las uñas no les viene mal un color menos "agresivo" que las amarillee menos.

Y lo cierto es que unas uñas en un color claro, incluso blanco, pueden verse muy bien con un look gótico. Puede optarse por combinar negro con un color claro, añadir negro sobre un color claro, realizar degradadps o bien decidirse por un color pálido.



















Si ninguna de estas opciones os convence, siempre podéis optar por unas cuidadas uñas vampíricas sin pintar, o bien pintadas únicamente con una base transparente.



Para muestra, mi manicura clara de esta semana. Usé el color Miracle Stone nº100 de Essence, al que luego añadí algunas pegatinas negras con motivos de Halloween.





lunes, 11 de diciembre de 2017

Ilustración: Mizna Wada.

Mizna Wada es una ilustradora japonesa nacida en 1974. Le gustan las películas y los cómics de terror, y en ellos se inspira para realizar sus dibujos.
























jueves, 7 de diciembre de 2017

Libros: Eso - Stephen King.

Titulo: Eso.
Autor: Stephen King.
Año: 1986.
Genero: Terror.
Valoracion: 8/10.


En la pequeña ciudad de Derry un mal parece acecharla desde hace décadas, siglos. Un mal que secuestra y mutila niños, o sencillamente los hace desaparecer. Este mal suele manifestarse bajo de la forma de payaso llamado Pennywise que atrae a sus victimas con globos de colores y los vuelve locos de terror aprovechándose de sus peores miedos. Estamos en 1959, y es entonces cuando un grupo de chicos llamados "el Club de los Perdedores" decide hacerle frente.

Eso volvió recientemente a la primera plana editorial, aunque nunca se fue del todo. La reciente nueva adaptación realizada, que vera su segunda parte en 2019, ha renovado el interés por una de las grandes obras del maestro del terror Stephen King. Aunque a mucha gente lo que más miedo le da es enfrentarse a un libro de 1504 páginas.

Lo cierto es que King consigue que, pese a la extensión de la historia, ésta no pierda interés en casi ningún momento. Todo lo que narra lo hace para profundizar en la siniestra y misteriosa historia de Derry, pero también para ofrecer un profundo retrato de los personajes, y no solo de los protagonistas. Incluso la ciudad se convierte en un personaje más.

El Club de los Perdedores, que constituye uno de los ejes de la historia, es un ejemplo de "fracasados" o "inadaptados" a los que muchos tratan a de limitar  a uno de sus rasgos: el tartamudo, el bocazas, el negro, el judío, el asmático, el gordo y la chica. El autor nos ofrece un profundo retrato psicológico de estos, tanto en su niñez como en su vida adulta, a través de sus experiencias y decisiones. Son humanos, con sus virtudes y defectos, pero también heroicos y entrañables a su propia manera.

El otro eje sobre el que gira la historia es Pennywise, el payaso bailarín. O dicho de otra forma, aquel que encarna nuestros peores miedos. La genialidad de Pennywise es que causa terror con su retorcida sutileza, pero también porque conecta con nuestros miedos más primarios e infantiles.

La historia se desarrolla en dos secuencias temporales, 1957 la de los niños; y 1985, la de los adultos, que se van alternando. En ocasiones los personajes desvelan recuerdos de su niñez que nos sirven de introducción para avanzar en la línea temporal de 1957. De esa manera, ambas líneas van a la par llegando al unísono a un estupendo clímax final perfectamente entrelazado.

Eso es un gran libro de terror porque logra hilar de manera muy inteligente las escenas de miedo dentro de un clima de aparente normalidad. Nunca lo esperas, y si lo esperas, siempre es más retorcido y oscuro de lo que creías. King sabe muy bien cómo conectar con nuestros miedos infantiles y que empaticemos con los personajes.

La única pega que le pondría al libro son ciertos pasajes en los que al autor se excede en la descripción psicológica de ciertos personajes secundarios o en la explicación histórica de ciertos acontecimientos. A veces parece que planea y planea durante varias páginas hasta que logra aterrizar en lo verdaderamente interesante.

Libro vs. Miniserie de 1990 vs. Película de 2017.

Tanto la miniserie como la película se enfrentaban a tres problemas comunes al adaptar este libro: la extensión, por lo que muchos pasajes y/o personajes han sido borrados o alterados; la dificultad de adaptar ciertos pasajes que son difíciles de traducir en imágenes, y las altas dosis de violencia, sangre o incluso sexo.

Lo primero que diré es que ninguna de las dos adaptaciones es fiel pues ambas alteran un gran número de hechos y personajes. La diferencia está en como encara cada una la propia idea de adaptar. Una curiosidad: ambas películas alteran los miedos de casi todos los personajes. Así que no penséis que no vale la pena leer el libro tras haber visto cualquiera de las dos películas.


La miniserie de los 90 está más apegada al texto original, aun cuando lo que mostraba no siempre quedaba tan bien en pantalla como en el libro, o incluso cuando no disponía de los medios más adecuados para hacerlo. Cuanto menos respeta las lineas temporales y el hecho de narrarlas de manera alternativa. La película de 2017 trata de centrarse más en el espíritu, en el componente de terror, y opta por cambiar cosas en aras a salvaguardar esa idea pero ser más atractiva visualmente.



Sobre el tratamiento de los personajes, los de la película de 2017 aparecen mejor definidos, a lo cual también ayuda que sus actores infantiles son mejores que la de los 90. Con todo, la de 2017 a veces peca de tirar demasiado hacia la historia de aventuras y de acercarse demasiado a cintas como los Goonies. En mi opinión, el personaje peor retratado en ambas versiones es el de Beverly. No me pareció particularmente interesante lo de añadir su mala fama de promiscua. Creo que el hecho de ser chica ya le genera ciertos inconvenientes por si solo. Además, en el libro se meten con ella básicamente porque es pobre. Pero tampoco es la mosquita muerta que retratan en la adaptación de los 90.

En cuanto a Pennywise, aunque el de la versión de 2017 se le parece más en el aspecto estético, personalmente prefiero la interpretación de Tim Curry. Creo que el haciendo menos logra mucho mas. Pennywise da miedo porque parece normal, y en ese sentido creo que el nuevo payaso abusa del cgi.