viernes, 24 de julio de 2015

Experiencia veraniega de llevar una sombrilla.

Este año al fin cumplí una de mis promesas, que era comprarme una sombrilla. Nunca antes había tenido una, pero cada vez se está convirtiendo en un complemento más necesario para pasar el verano.


En efecto, queda muy bonito pasear con tu sombrilla y te ves muy bien, pero al margen de lo estético, una también se pregunta si la sombrilla sirve, es decir, si cumple su función.

Después de haberla usado varias veces puedo atestiguar que en efecto la sombrilla sirve y cumple su cometido. Te proporciona sombra y te protege del sol en cierta medida.

Pero también es cierto que una sombrilla no obra milagros. Es decir, si hacen 30º, llevar una sombrilla no te exime de pasar calor. Pero obviamente algo ayuda porque te evita el sol directo y te proporciona algo de sombra. Digamos que es algo así como llevar un sombrero gigante.

Otra cosa de la que me he dado cuenta es que la sombrilla también hay que saber llevarla. Es decir, no funciona como un paraguas, sino que la tienes que ir girando y adaptando para que efectivamente te libre del sol y te dé sombra.

La otra gran pregunta sobre si llevar sombrilla llama la atención, mi respuesta es que sí, aunque cada vez un poco menos. En Málaga cada vez veo a más mujeres llevando su sombrilla en verano, y no sólo las orientales, que son las que más habitualmente la llevan para protegerse del sol. No quita que la gente se te quede mirando igualmente, pero cada vez es un poco menos raro.

Así que estoy muy contenta con mi sombrilla. Es estéticamente bonita y tiene un elemento de utilidad. Sí la queréis únicamente por la estética, cualquier modelo vale. pero si también queréis que os libre del sol, aseguraos de que en efecto os va a proporcionar sombra. 

5 comentarios:

Tsukko dijo...

En mi pueblo hasta por llevar un sombrero te miran raro pero me he dado cuenta de que tal vez necesito algo más para protegerme del sol y una sombrilla no estaría mal. Imaginaba que del calor no te libra pero me basta con que cumpla su cometido, gracias por la entrada ^^

Por cierto, ¿dónde compraste la tuya?

Miss N'deMentius dijo...

La verdad es que es un invento genial para quienes tenemos serios problemas con el calor... Sin embargo, no termino de verme con ella, no sé, me siento como si vistiera de recortes para intentar soportar el calor de la mejor forma posible (aunque da igual) y siento que la sombrilla sería otro recorte más XD.

Un beso preciosa!

Madame Macabre dijo...

Tsukko - Algo ayuda desde luego :D. La mía la compré en el Museo del Traje de Madrid. Pero ése mismo modelo y en más colores lo puedes encontrar en Amazon y seguramente más barato. Es ésta de aquí:

http://www.amazon.es/gp/product/B00HFOQDU0?keywords=sombrilla%20encaje&qid=1438110478&ref_=sr_1_2&sr=8-2

Miss N´deMentius - Bueno, si no te ves con ella pues no te ves ;). La pena sería comprarla y luego no usarla. Siempre te queda la opción de los sombreros :D.

Muchas gracias por comentar :).

Julia Cabrera dijo...

Yo tengo dos y me son de gran ayuda, ya que el sol me producce dolores de cabeza. Que si te miran, si y mucho, me han llegado a preguntar que por que llevo paraguas si hace sol (una niña de uns 8 años). Lo único que recomiendo es que si te lanzas a usar una, no cojas un paraguas, las telas son distintas y el tejido del paraguas hace efecto de invernadero, vamos que te cueces debajo.

Madame Macabre dijo...

Julia Cabrera - Totalmente, lo que te protege del sol es una tela ligera. Usar un paraguas lo que va a suceder que te vas a recalentar debajo porque no está hecho para eso.

Yo de momento tengo una en blanco, ya me plantearé la compra de un segundo modelo a largo plazo ;).

Muchas gracias por comentar :).