domingo, 29 de enero de 2012

Tutorial: personalizar una caja para convertirla en un joyero (o en lo que queráis).

Como estos días tengo algo más de tiempo me estoy dedicando a las manualidades y esa clase de cosas que entretienen mucho la mente. Tras pasar el otro día un buen rato desenredando collares entre sí, acepté el hecho de que necesitaba urgentemente un joyero nuevo. Y fue así cuando decidí meterme en la aventura de personalizar una simple caja y hacer de ella un joyero. Aquí está la víctima, una caja en la que me mandaron una cosa por correo.



En este tutorial explico cómo personalizar una caja para convertirla luego en lo que queráis (caja para cartas, joyero, etc...). Es muy sencillo y barato. Yo he hecho un diseño simple, que luego vosotros podéis personalizar a vuestro gusto y añadir todos los extras que se os ocurran.

Para personalizar una caja y convertirla en lo que prefiráis (en mi caso, un joyero) necesitáis lo siguiente:
-caja
-papel de regalo (color y estampado al gusto de cada cual)
-imágenes y/o pegatinas para decorar
-plástico del que se utiliza para envolver libros
-fieltro (opcional)
-trozo de cinta de tela (opcional)
-pegamento
-cinta adhesiva transparente
-lápiz

1 - Forrar la caja: de lo que se trata primero es de forrar la caja, igual que si forramos un regalo, con el papel que hayáis escogido. En mi caso opté por un bonito papel morado a rayas. Para forrar la caja, podéis emplear dos técnicas. 

Por un lado, recortando un gran pedazo de papel a partir del cual vais a envolver toda la caja en su totalidad ayudandoos con cinta adhesiva. Es una técnica más rápida, pero requiere igualmente que se os dé muy bien envolver (no es mi caso) para que no queden dobleces y arrugas que afeen el resultado final.


Yo opté por la segunda técnica, algo así como hacer un "patrón" de la caja. Se trata de recortar pieza a pieza sobre el papel las distintas partes para cubrir cada lado de la caja. Simplemente apoyáis la caja sobre el papel y luego marcáis el contorno con un lápiz


 Al recortar, añadid medio centímetro más a cada pieza. De esta manera nos aseguramos de que el diseño original de la caja va a quedar totalmente cubierto y que el papel no va a quedar demasiado ajustado.



Cuando habéis recortado todas las piezas, las vais pegando con pegamento a los distintos lados de la caja en su lugar correspondiente. Si habéis escogido un papel con dibujos, intentad que encajen lo mejor posible los distintos lados, sobre todo cuando se traten de rayas, como es mi caso. Luego reforzáis las esquinas y el interior con un poco de cinta adhesiva para asegurarnos de que no se va a despegar.




En un primer intento, traté de envolver la caja a partir de un gran pedazo de papel, pero quedó fatal pues se había creado una especie de burbuja y el papel hacía demasiado grueso, con lo que la caja no cerraba bien. Tardé más dibujando, recortando y pegando cada pieza de papel a la caja, pero quedó mucho mejor.

2- Decoración: en esta segunda fase ya depende de cada cual, de los gustos personales, de los motivos y colores que hayáis escogido. Se trata de buscar algunas imágenes bonitas con las que decorar la caja una vez forrada.

Mi idea era crear la imagen de una pared pintada decorada con cuadros. Escogí varias imágenes de estética victoriana oscura que simulasen cuadros y que combinasen con el color de mi papel. A algunas imágenes incluso les dibujé un marco para acentuar el efecto. Luego sólo hay que pegarlas de la manera que más nos guste.


Igualmente podéis utilizar vuestros propios dibujos, pegatinas o hacer motivos con trozos de tela, etc... Yo sólo decoré la parte superior, pero podéis añadir motivos en los laterales.

3-Forrado en plástico: en un principio dudé entre si debía dejar la caja tal como estaba o si debía forrarla. Finalmente concluí en que si la forraba, quedaría mejor protegida ante roces y caídas que podían deteriorar el papel.

En esta ocasión sí opté por recortar un gran trozo de plástico e ir forrando con cuidado toda la caja, intentando que quede lo más terso posible. Es importante que el plástico quede bien adherido y que no utilicéis en exceso. Si en los bordes de la caja queda un exceso de plástico, luego podéis tener problemas a la hora de cerrarla bien. Si está bien hecho y con cuidado, apenas se notará, como podéis apreciar en la foto.



4-Acondicionar el interior: esta parte es opcional, ya que depende del uso que vayáis a darle a la caja. Yo la iba a utilizar como joyero para guardar collares, así que decidí añadirle una base de fieltro negro para proteger los collares y evitar que se muevan. Del mismo modo podéis añadir compartimentos en el interior para guardar diferentes cosas (como anillos por ejemplo), o simplemente dejarla como está porque lo que vayáis a guardar en ella no necesite de cuidados especiales (por ejemplo, papeles o cartas).


Finalmente le añadí una pequeña cinta doblada que sobresale hacia el exterior para que me sea más fácil abrir la caja ya que, al forrarla y plastificarla, la parte superior encaja más ajustadamente con la inferior y ese pequeño tirador lo hace más fácil.




 ¡Y ya está terminada! Aquí tenéis un práctico y personal joyero :D.

8 comentarios:

Jade dijo...

Que bonito te quedó <3

Gracias por el tutorial ^^

Bathory Doll dijo...

Te ha quedado muy bonita! Me encanta ese color lila que tiene! :D

Un gran trabajo guapa! Besos! ^^

NOCTURNA dijo...

Me gusta!! me has dado una idea genial para mis proximas manualidades... ahora solo me falta tiempo...

Madame Macabre dijo...

Jade - Muchas gracias, yo también estoy orgullosa de mi caja... perdón, joyero XD.

Bathory Doll - La pena es que me estoy quedando sin ese papel de envolver tan mono :3. Muchas gracias guapa.

NOCTURNA - La creatividad siempre engendra más creatividad ;).

Muchas gracias a todas por comentar n_n.

Ínfila dijo...

Jo, qué sencillo y práctico a la vez. Hace poco pensé en comprarme un joyero, pero no tengo muchas joyas (no me gustan). Como mucho, algo para colocar las diademas y clips para el pelo. Pensaré en lo de la caja; me gustan las manualidades y tengo un par de cajas de zapatos muertas del asco en el armario. En cuando la haga ya te pasaré una foto ^^

Madame Macabre dijo...

Ínfila - Bueno, no deja de ser un tutorial de cómo empapeplar una caja, pero a veces las ideas simples son las más útiles XD.

Me alegra que te guste, estaré encantada de ver la tuya :D.

Ínfila dijo...

Ayer compré en mi tienda una "percha" para colgar accesorios. Me ha costado 2€. La utilizaré para colgar mis diademas y los cuatro colgantes que tengo ^^

Madame Macabre dijo...

Ínfila - Pues hace unas semanas yo también compré algo parecido, me costó 3€ y estaba en la sección de utensilios de cocina XD. Pero es muy práctico para esos collares largos que siempre se acaban liando entre sí, a ver si le hago fotos y la incluyo en el blog :D.

Muchas gracias por comentar. Un saludo de Madame Macabre.