jueves, 6 de febrero de 2014

Mis creaciones: personalizando y transformando chalecos y chaquetas.

Este fin de semana, aprovechando que la gripe me había retenido en casa, me decidí a ocuparme de algunas prendas que hacía tiempo que quería personalizar.

La primera de ellas era algo muy sencillo, pero que puede cambiar bastante el aspecto de una prenda. Es algo tan simple como cambiar los botones. Si cambiamos unos aburridos botones de plástico por unos más bonitos (por ejemplo de metal con dibujos) o a una camisa blanca le cambiamos los botones blancos por botones negros, obtenemos una prenda con un aspecto completamente diferente.



Yo cambié los botones de un chaleco negro por unos botones de metal plateado con un pequeño dibujo. Creo que el chaleco se ve ahora más bonito, le da un aire un poco "anticuado" que tanto me gusta y lo hace más personal.




La segunda personalización era un poco más compleja. Hace tiempo me regalaron esta chaqueta de Promod en terciopelo gris. La chaqueta me gustaba, pero había algo en ella que no me acababa de quedar bien, creo que es porque es demasiado cuadrada. Así que la tenía en el armario sin ponérmela porque nunca me convencía. 



El problema es cómo reciclas una chaqueta: decidí convertirla en una torerita, lo que viene a ser acortar la chaqueta, y así sacarle más partido.

Lo primero es marcar el largo máximo de la torerita con un lápiz para telas. Yo aconsejo que sea un par de centímetros por debajo del pecho, y luego también hay que dejar 1 ó 2 cm para el dobladillo.



Luego vamos marcando el resto de la prenda. El corte no tiene porqué ser totalmente recto, podemos dejar por detrás algo como una especie de cola si queremos algo diferente. Os aconsejo sobre todo orientaros con las propias costuras de la prenda para que os salga un corte lo más recto posible.



Una vez recortada, la prenda quedó así, lo cual me pareció un buen largo. Por detrás la dejé más larga porque me gustaba el estilo de un corte un poco "degradado".



A continuación estuve repasando un poco para que todo quedara lo más parejo posible.



Finalmente cosemos un dobladillo y nuestra nueva torerita está lista. Como veis, es una forma fácil de reciclar una chaqueta que ya no utilizáis.




5 comentarios:

Angy Uceda dijo...

Te ha quedado preciosísima. Menudo ojo y manos tienes. Espero que ya estés mucho mejor.

Mina Harker dijo...

Han quedado chulísimas...me encanta el resultado final.

Black Widow dijo...

¡Me encanta! Debo decir que no tengo tanto arte, pero sí que probaré lo que dices de los botones, ya que sí que es cierto que pueden cambiar mucho como se ve una chaqueta, y tengo alguna a la que me gustaría dar un aire más personal... ;)

Jade dijo...

La torera te quedó espectacular *O*, gana un montón ^^.
Los botones parece mentira pero cambian muchísimo una prenda ^^

Madame Macabre dijo...

Angy Uceda - Qué va, son cositas simples, es fácil de hacer ;). Sí, estoy mejor, aunque lo que te solucionan los antibióticos por un lado te destrozan el estómago por otro :P.

Mina Harker - Muchas gracias guapa :D.

Black Widow - El truco de los botones es muy fácil, realmente no tienes que saber "coser", y se nota bastante el cambio.

Jade - Muchas gracias, viniendo de ti que cosas que tan bien :D. Desde que encontré una mercería con cantidad de botones preciosas no paro de cambiarlos XD.

Muchas gracias por comentar.