martes, 9 de septiembre de 2014

De cómo destrocé y luego arreglé un vestido nuevo.

Me gusta mucho personalizar las prendas que compro, como ya habréis comprobado, pues publico siempre que puedo mis nuevos proyectos. Pero de vez en cuando hago algún destrozo y meto la pata. Pese a ello, creo que de todo se aprende, y vale la pena contar mi pequeña historia.

A principios de verano compré un vestido largo y negro en H&M por muy buen precio. Los cuellos muy altos o cerrados me agobian un poco, sobre todo en meses de calor, así que decidí crearle un escote y luego personalizarlo añandiendo algún bonito detalle. Así que lo primero que hice fue recortar el cuello, antes recto, en un nuevo escote de pico.



Estaba muy indecisa sobre cómo decorarlo, y cometí dos errores importantes. El primero, es que no tenía la cabeza fría como para pensar con claridad sobre aquello que le iba mejor al vestido y cogí lo primero que encontré. El segundo, que me empeñé en que quería ponerme el vestido al día siguiente y que por lo tanto debía hacer el arreglo esa misma noche.

En un principio añadí una tira de encaje para lo cual me serví de mi pegamento para telas, también con la idea de que estuviera listo para el día siguiente (Señor Pollito supervisó toda la operación XD).



Y cómo el encaje nada más me resultaba muy soso, le añadí una tira de terciopelo morado.



La cosa es que cuanto terminé, el resultado me pareció horrible. No me gustaba cómo quedaba el conjunto ni el aspecto general que le daba al vestido, como si le hubiese añadido años.

Lo que hice finalmente fue despegar lo que había hecho, con la mala suerte de que, por el tipo de tejido, quedaron manchas blancas de pegamento por todo el cuello, a pesar de que todavía no había secado del todo y pese a lavarlo con quitamanchas. Ello me obligaba a poner algo que arreglase mi destrozo.



Días después, mucho más calmada y descansada, y sin ninguna prisa, le cosí un tela decorada y diferente que, además de decorar y quedar muy bien, me ayudó a tapar las manchas.





Y el propósito de contaros todo esto es para deciros lo siguiente:


  • Aunque vuestros primeros intentos personalizando ropa sean un fracaso, no dejéis de intentarlo.
  • No hagáis nada hasta estar completamente seguros de que es así como queráis que se vea la prenda. Tomaos vuestro tiempo para pensar. Las prisas no son buenas consejeras.
  • Si no estáis del todo satisfechos, descosedlo, buscad nuevos añadidos, visitad tiendas de telas y mercerías, buscad fotos que os inspiren...
  • Pero sobre todo y lo más importante: no dejéis de seguir personalizando vuestras prendas para crear algo único y que os guste de verdad. Y si nunca lo habéis hecho antes, intentadlo. Para todo hay una primera vez. Quizás el primer proyecto sea un desastre, pero luego seguro que mejoraréis ;).

6 comentarios:

Sayfa dijo...

Jjejeej pero que arte xD, aunque a mi me gusta mas con el encaje y el terciopelo. Yo solo e personalizado unos shorts con tachuelas, pero esto es demasiado para mi aunque mola y puedes hacer cosas unicas. Un besiko muy grande Madame ;)

Avalon S dijo...


Al final te quedó muy bien!
Pues si, cuando uno quiere algo la cuestión es insistir y poco a poco las cosas van saliendo mejor :-)

Lady Ovejita dijo...

A mí de la primera intentona lo que no me gustaba era la cinta rosa, pero por lo demás no quedaba mal. Eso sí, el arreglo definitivo ha quedado precioso. Enhorabuena.

Anónimo dijo...

que lindo XD el SR pollito :D *_*

Señorita Uve dijo...

Yo también he hecho destrozos similares :) y muchísimo peores... lo bueno es que de los errores siempre se aprende y así se avanza, equivocándose y probando cosas...
Un saludito

Madame Macabre dijo...

Sayfa - Todo es ponerse. Yo también empecé colocando tachuelas :D.

Avalon S - Claro, al final acaba saliendo algo ;).

Lady Ovejita - A mí igual XD. Lo que pasa es que cuando la quité, el pegamento había medio secado y aquello era un desastre XD.

Anónimo - Se lo diré de tu parte ;).

Señorita Uve - Totalmente cierto. Yo me he cargado alguna cosa, y de eso también se aprende, no sólo de lo que te sale bien ;).

Muchas gracias por comentar.