lunes, 2 de abril de 2012

Charles Worth, uno de los genios de la costura en el siglo XIX.

Charles Frederick Worth, nacido en Inglaterra en 1825, está considerado como el creador de la "alta costura". Fue el primer couturier en introducir una colección completa de prendas para cada estación, no simples vestidos aislados. Muchas de sus creaciones marcaron la moda femenina de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.


Worth comenzó trabajando, en 1838, a la edad de 13 años, como aprendiz de Swan & Edgard. En 1845 entró en Lewis y Allenby, comerciantes de tejidos y proveedores de la reina Victoria. Se dice que el gusto de Worth por la moda parisina nació cuando desempaquetaba sombreros y vestidos franceses en Swan & Edgard. En su tiempo libre solía ir a la National Gallery para estudiar las prendas que aparecían en los retratos.

En 1846 comenzó a trabajar en Gagelin-Opigez, un prestigioso comercio de tejidos. En 1855, participó en la exposición mundial de París, presentando vestidos y colas de corte. Una cola de corte creada por él, de seda blanca bordada de oro, ganó la medalla de primera clase. Este éxito le dio alas para al fin fundar la maison Worth en París. Él era el genio creativo mientras que su socio, Otto Gustav Bodergh, se ocupaba del aspecto comercial.



En aquella época, durante el Segundo Imperio, se había puesto de moda la crinolina, la cual evitaba a las mujeres tener que llevar numerosas enaguas, y poco después se pusieron de moda los botines.

Madame Worth, su esposa, fue la primera en comprender la importancia que podían tener en el negocio de su marido la emperatriz Eugenia y las damas de la corte. Así que tras venderle a Pauline de Metternich, esposa del embajador de Austria, dos modelos diseñados por su marido, la emperatriz Eugenia quiso saber del diseñador de los vestidos de Pauline. La emperatriz se convirtió rápidamente así en una de sus principales clientas.



Pronto su negocio se acabó convirtiendo en una empresa familiar al incorporar a sus dos hijos y tras la marcha de su socio a Suecia. 



Worth introdujo en la decáda de 1860 la túnica, un vestido hasta la rodilla que se llevaba con una falda larga. Algunos le atribuyen el lanzamiento de la crinolina. Lo que sí es cierto es que introdujo una crinolina más corta, la crinolette, para que las mujeres pudiesen estar más cómodas mientras realizaban actividades como pasear. La emperatriz Eugenia solía llevar una cuando patinaba sobre hielo en el lago del bosque de Bolonia.






Para perjuicio de su clientela elegante, en 1864 Worth declaró la crinolina pasada de moda e introdujo el polisón. Worth elevó al diseñador de moda al estatus de gran couturier y a la categoría de artista. Y es que el nombre del couturier era ya más importante que las creaciones en sí mismas.


Ésta es sin duda una de sus creaciones más famosas: un vestido de noche de tul drapeado confecionado para la emperatriz de Austria, conocida popularmente como Sissi.




Tras la muerte de su padre, lejos del declive del negocio, sus hijos le dieron un nuevo impulso. Ahora sus clientas podían realizar encargos por correo, por teléfono o visitando alguna de sus tiendas en Londres, Dinard, Biarritz o Cannes.





La casa de moda Worth, quien se lanzó incluso en la creación de perfumes con bastante éxito fue finalmente adquirida por Paquin en 1954, cerrando dos años después.

Fuente: Historia de la Moda. Desde Egipto hasta nuestros días. Bronwyn Cosgrave. Editorial GG Moda.

PD: Siento que algunos párrafos estén sin justificar, es que el nuevo editor de Blogger me está dando problemas :P.

3 comentarios:

MissVermilion dijo...

Que artículo mas interesante,no sabía nada al respecto de este personaje! Me ha encantado!

El lector indiscreto dijo...

Genial entrada! Y los vestidos todos magníficos.

Yo creo que él tomó una buena decisión al sacar la crinolina, ya que en esa época muchas mujeres murieron quemadas vivas por culpa de ese material altamente inflamable.

¿Entonces la empresa sigue existiendo? ¿O ha ido mutando de nombre?

Un saludo, madame!

Madame Macabre dijo...

MissVermilion - Me alegra que te guste, a mí es que me encanta ese período de la moda. Tengo algunos artículos más en mente sobre el asunto, ya irán saliendo ;).


El lector indiscreto - Desde luego en una época en la que la moda era tan "complicada" o con un cierto punto de incomodidad, sacar cosas que facilitasen la vida de las mujeres era un avance. Hasta donde yo sé, la empresa hace tiempo que desapareció, pero desconozco que habrá sido de sus sucesores, si siguen metidos en el mundo de la moda.

Un saludo y gracias por comentar.