martes, 11 de noviembre de 2014

Banquete de sangre - Tom Holland.

Título: Banquete de Sangre.
Autor: Tom Holland.
Género: terror, vampírico.
Año: 1995.
Editorial: Planeta de Agostini.
Valoración: 6,5/10.



Tras pasar largo tiempo investigando una extraña enfermedad relacionada con la sangre en una lejana región de la India, el doctor John Eliot acompaña a una expedición inglesa a una región inhóspita de la que se cuentan extraños sucesos y se dice que habita la diosa Kali. Tras sufrir una traumática experiencia donde su vida corrió peligro, el doctor Eliot decide regresar a Londres.

Una vez en Londres, Eliot se entrega a la ayuda a los más desfavorecidos en el barrio de Whitechapel. Sin embargo, la desaparición de un viejo amigo en extrañas circunstancias lo obligará a enfrentarse de nuevo con sus temores. Pero no lo hará sólo, sino acompañado de personajes tan diversos como Bram Stoker, que le ayudará en su investigación.

Definiría Banquete de Sangre como un cruce entre Drácula y Sherlock Holmes donde el protagonista hace las veces de Sherlock mientras que es ayudado por Bram Stoker, que en este caso es Watson. La historia mezcla un minucioso proceso de investigación y deducción con elementos sobrenaturales.

A su vez, se entremezclan personajes reales como Oscar Wilde o Bram Stoker, con otros ficticios y un tercer grupo de personajes que son un claro homenaje a algunos de los personajes de Drácula.

Aunque el libro se subtitula en su cubierta como "la verdadera historia de Drácula", Drácula no aparece en él, aunque sí el mito del vampiro en muy diversas formas. El libro trata de explicar a la inversa como, tras las aventuras vividas, Stoker se inspiraría para escribir su libro más famoso.

En general, ha resultado un libro muy interesante y entretenido, si bien es cierto que me esperaba más del final. La mezcla de personajes es curiosa, y toda la parte relativa a cómo van investigando los diferentes misterios te engancha bastante. Además, la historia va ligando diferentes sucesos y personajes para crear una trama compleja que se desenlaza al final del libro. Otro de los elementos que me ha gustado mucho es como entremezcla el mito del vampiro a lo largo de diferentes culturas y en muy distintas épocas. También me agradó que hubiese cierto proceso de investigación y documentación por parte del autor.

La prosa del autor es bastante buena y la lectura se hace agradable, incluso con algunos pasajes verdaderamente buenos que te encandilan por la belleza de la prosa. Lo malo es que a menudo se ve entorpecida por las numerosas erratas que contiene el libro.

Quizás lo que menos me gustó del libro son algunos pasajes de la historia que me parecían algo contradictorios, como por qué el personaje protagonista, teóricamente muy inteligente y sagaz, iba a drede a visitar a otro personaje a sabiendas del peligro que podía correr. Digamos que hay algunas partes de la historia que me resultaban algo más forzadas en la manera en la que encajan.

En general, no llega al nivel del libro "El año de Drácula", uno de mis favoritos, pero igualmente continúa siendo un libro muy disfrutable. Aunque no se haya leído su obra anterior, El Señor de los Muertos, ésta puede leerse sin problema alguno.