martes, 15 de septiembre de 2015

El origen de las cosas: simbología y significado de la luna.

Los dos principales caracteres de la luna son:

-que carece de luz propia en tanto que la luz que emite es un reflejo del sol;
-que atraviesa diferentes fases y cambia de forma.


Es por ello que la luna simboliza la dependencia y el principio femenino, así como la periodicidad y la renovación. Es un símbolo de transformación y crecimiento.

Es un símbolo de la vida y de los ritmos biológicos, en tanto que crece, decrece y desaparece, sometida a la ley universal de la muerte y el renacimiento. Sin embargo, a diferencia del hombre, renace siempre, a la vez que influye sobre los ciclos de agua, lluvia, vegetación y fertilidad.

Simboliza el paso del tiempo, respeto del cual sus fases constituyen un elemento de medida universal. Así, el primitivo calendario celta era lunar.


La luna es también símbolo de la muerte puesto que durante tres noches de cada mes lunar "muere" desapareciendo del firmamento, para renacer en todo su esplendor. La luna simboliza así el paso de la vida a la muerte y viceversa. Es por ello que en muchas religiones las divinidades "lunares" están ligadas a la muerte y los ritos funerarios, como Isis, Hécate o Perséfone.

La luna, astro nocturno, evoca también la belleza y la luz en la inmensidad tenebrosa. Es un símbolo de conocimiento que se adquiere por reflejo, al que se le asocia también el símbolo de la lechuza. La luna se considera el ying, pasivo y receptivo, en paralelo al sol, que representa el yang. Es el agua y el frío en oposición al calor solar.

En astrología, la luna simboliza el principio pasivo pero fecundo, la noche, el subconciente, la imaginación, el sueño, que cruza las casas zodiacales en un período de 28 días. Conecta con la parte más primitiva del alma de individuo a través del sueño.

La luna negra es un punto ficticio en el cuelo de importancia capital en términos astrológicos. Su símbolo está representado por dos cuartos crecientes opuestos que forman un sol con un punto en el centro, similar a un ojo.

La luna negra se asocia a Lilith, primera mujer de Adán, representa el aspecto nefasto de la luna encarnando el vacío absoluto y una soledad vertiginosa.  

1 comentario:

Jess Von Graven dijo...

Atrayente y emrbiagadora, nunca deja de impresionarme ni su belleza ni la gran influencia que tiene en todo lo que nos rodea a pesar de que muchos no se dan cuenta.