martes, 8 de septiembre de 2015

Viaje a París (parte 1): Las catacumbas.

La semana pasada me fui de viaje a París durante unos días con mi novio y hemos visitado montones de lugares interesantes y fantásticos. Yo había estado en París muchos años antes pero fue con el colegio y este viaje me ha dado la oportunidad de visitar varios lugares que me moría por ver.

Aprovechando la experiencia, haré varia entradas comentando las visitas, además de incluir fotos y consejos por si en algún momento visitáis la capital francesa. Creo que las experiencias de primera mano siempre son muy útiles :).

He decidido comenzar con las catacumbas de París. Al final de la entrada he dispuesto toda la información básica para la visita así como algunos consejos.


CATACUMBAS DE PARÍS

Son sin duda una de las catacumbas más famosas del mundo, junto con las de Roma. Para mí era una de mis visitas pendientes y obligadas.

Lo primero que tenéis que saber es que se trata de un monumento muy solicitado de París pues suscita mucha curiosidad, y por lo tanto las colas para su entrada son tremendas. Lo ideal es llegar allí lo más temprano posible pues aunque las taquillas abren a las 10:00 ya hay gente esperando mucho antes y la cola crece a una velocidad desconcertante. Las entradas pueden comprarse en la taquilla o por internet, pero no te dan acceso prioritario así que la cola la tienes que hacer igualmente. Además, el aforo está limitado cada 200 personas lo que puede alargar los tiempos de espera. 


Cuando abren las taquillas, la gente va pasando por grupos de unos veinte a intervalos de 10 minutos. Mi novio y yo llegamos a las 9:20 y ya había bastante gente haciendo cola. Entramos en las catacumbas después de una hora, entre que abrieron las taquillas y pasó la gente que teníamos delante. La cola era tal que daba la vuelta a la calle.

Una vez dentro, tienes una bajada de 130 escalones en espiral. Entonces llegas a una sala donde tienes diferentes carteles (en francés, inglés y español) donde te explican los orígenes de las catacumbas y como se acabaron convirtiendo en criptas.


Lo primero que llamó mi atención es que no te encuentras automáticamente el osario sino que antes recorres un buen tramo de túneles (durante unos 15 minutos), los cuales están llenos de inscripciones. Es un interesante pasadizo en el que tú vas avanzando a tu ritmo pues no hay guías que te vayan indicando que avances, si no que tú te detienes lo que quieras.


Previamente a la llegada al osario hay pequeños lugares de interés, como unas maquetas esculpidas en la roca o una fuente subterránea.




Tras esa primera parte, es cuando llegas al osario, que constituirá la práctica totalidad del resto de la visita. Bajo las palabras "'¡Detente! Aquí es el imperio de la muerte" talladas en lo alto de un arco, comienzan las "verdaderas" catacumbas. Cientos y cientos de cráneos y tibias se amontonan formando muros y motivos decorativos. La visión es única e insólita.



Decorando las pilas de huesos, hay frases en latín y extractos de poemas, la mayoría de ellos pertenecientes al mismo autor (que está también enterrado allí). Igualmente hay losas que indican el cementerio, iglesia o batalla al que pertenecen los huesos.





En ciertas partes del recorrido te topas con goteras y filtraciones de agua que están comenzando a llenar los huesos de moho e incluso dando lugar al nacimiento de plantas y pequeña vegetación. No deja de ser curioso que en un lugar tan repleto de muerte la vida siempre se abre paso.









-Datos generales-

Dirección: Avenue du Colonel Henri Rol-Tanguy, place de Denfert-Rochereau.

Acceso: metro parada Denfert-Rochereau (línea 6 verde) y autobús (38 y 68).

Horario: de 10:00 a 20:00, abierto todos los días salvo los lunes y el 1 de mayo. Las taquillas cierran a las 19h.

Precio: 10€ por persona, 8€ tarifa reducida (menor de 26 años).

Duración de la visita: entre 45 minutos y una hora.

Visitas guiadas: dispone de audioguía en español por 5€.

Tienda de recuerdos: en las taquillas podéis adquirir postales, y al salir de las catacumbas tenéis otra tienda de recuerdos más grande justo en frente con toda clase de cosas (libros, chapas, llaveros, tazas, camisetas...).

Otros consejos: 
-Calzado  cómodo porque se bajan y suben muchos escalones (130 para bajar y 83 para subir), e ir "abrigado", la temperatura en la cripta puede descender hasta los 14º y hace mucha humedad.
-No se pueden hacer fotos con flash y los puntos de luz en las catacumbas son limitados. Pero podéis ayudaros de la linterna del móvil para iluminaros y hacer mejores fotos.

4 comentarios:

Selena Espartana dijo...

Siempre he querido ir, ver aquello y saber como me sentiré en un lugar como ese.
Gracias por acercarme y por los datos

Jess Von Graven dijo...

Gracias por la entrada, la info de primera mano es la mejor.
Sin duda un lugar sobrecogedor y fascinante a la par de tétrico.

Skar28 dijo...

:O que guay >-< me gustaría ir alguna vez a París... y sin dudas no me puedo perder las catacumbas! :D Saludos!

Madame Macabre dijo...

Selena Espartana - De nada, espero que te guste cuando vayas ;).

Jess Von Graven - Es un lugar muy interesante para visitar, además de por lo obvio, por toda su historia.

Skar28 - No te lo pierdas, es una visita muy interesante ;).

Muchas gracias por comentar :).