lunes, 21 de noviembre de 2016

Corporate Goth para hombre.

Es cierto que el armario masculino quizás sea un poco menos versátil que el de la mujer, dado que nosotras podemos escoger múltiples combinaciones (vestidos, faldas, pantalones...). No obstante, no por ello el armario masculino deja de ser interesante o pierde elegancia.

La cuestión es adaptarlo a la idea del Corporate Goth cuando ese look masculino ha de acomodarse a una estética algo más formal y "neutra" sin perder personalidad. Así que aquí van mis consejos e ideas, pero no dejéis de incorporar sugerencias a través de vuestros comentarios, sobre todo los lectores masculinos ;).

1 - Construir el conjunto a partir de una pieza determinada. A mi me suele funcionar esta idea y pienso que también se puede aplicar aquí. Se trata de centrarnos en una pieza, y añadir el resto a partir de ahí, manteniendo un look equilibrado.


Por ejemplo, comienzo escogiendo unos pantalones de vestir oscuros y lisos, y a partir de ahí escojo la camisa, que puede incorporar algún estampado interesante o un chaleco que integre un segundo color, y luego lo cierro todo con la chaqueta o el abrigo que corresponda.


El armario masculino dispone de más piezas de las que pensamos, y crear un conjunto completo no siempre puede ser fácil. Pero al mismo esta variedad de piezas nos permites jugar con las texturas y tejidos, y al mismo tiempo crear diferentes capas que nos permitan adaptarnos a la temperatura, sobre todo en invierno.

Y si no sois amigos de las camisas, un buen jersey es la mejor alternativa, ya sea sencillo o de cuello vuelto.



2 - Telas y tejidos. Para looks más arreglados para el trabajo conviene escoger tejidos "limpios" como el paño, la pana, el algodón o la lana. Incluso el terciopelo, como en una chaqueta es una opción, pero con mucha mesura. Es preferible evitar otros como el cuero o similares. 

Otros, como el tejido vaquero, pueden incorporarse dependiendo del código de vestir exigido en tu puesto o simplemente porque realizas un trabajo que requiere comodidad. En ese caso, aconsejo vaqueros oscuros sin "efecto lavado", que son más formales.


En los períodos de más frío, se trata de incorporar diversas capas que permitan mantener una estética elegante sin parecer una aburrida cebolla negra. Por ejemplo, los chalecos, además de las camisetas interiores térmicas, son una buena ayuda.



3 - Colores. Ciertamente la formalidad del negro es un punto a nuestro favor. Sin embargo, si no quieres parecer excesivamente formal o repetitivo, no tengas miedo a incorporar un segundo o incluso tercer color. Ello te permitirá crear muchos looks diferentes con pocas prendas.

Como colores base, yo aconsejaría, además de negro, el gris y el azul oscuro. También está el burdeos, que yo incorporaría más dosificado y dependiendo del conjunto completo. Y otra opción es el marrón, si es una tonalidad que os agrada.





Como colores para crear contraste en un look corporate goth masculino, destacaría el blanco, el gris perla y el rojo.

Por ejemplo, combinar negro con distintas escalas de gris, integrar una camisa blanca o estampada o incluir detalles de color a través de los complementos, como la corbata.


4 - Estampados. Incorporar dibujos y diseños también es una forma de alternar looks para el trabajo y al mismo tiempo integrar elementos interesantes que se ajustan al código de vestir en cuestión. Una de las opciones más elegantes son las rayas, particularmente cuando son finas y combinan diferentes tonalidades.



Otra opción es incorporar notas de color y/o dibujos por medio de los complementos (corbatas, pañuelos) o de las prendas secundarias como chalecos. Por ejemplo, a través de discretos brocados o dibujos paisley. Pero también puede hacerse por medio de las chaquetas.





5 - Complementos: la corbata es un elemento muy interesante a la hora personalizar el look masculino. Pero también tenemos otros como los pañuelos en el bolsillo de la chaqueta, los gemelos o los pisacorbatas. Estos complementos nos permiten introducir pequeños símbolos que nos resulten agradables, sin ser excesivos, como flores de lys, cruces o similares. Incluso podemos permitirnos un discreto estampado de calaveras.








6 - Zapatos: si es un trabajo con un código de vestir formal, aconsejaría zapatos de vestir donde nos podemos permitir alguna hebilla. Otra opción son los zapatos abotinados, que son una mezcla entre botas y zapatos, pero que a simple vista parecen zapatos de vestir.



7 - Otros consejos: el otro día vi una comida de trabajo en la que varios de los hombres iban vestidos de traje pero llevaban tatuajes que eran perfectamente visibles. Me llamó la atención, pues es algo que en el ambiente laboral suele llevarse oculto o de manera muy discreta. En el caso de que tengáis tatuajes en lugares difíciles de ocultar, es bueno informarse sobre la política u opinión de vuestra empresa al respecto. No es que os vaya a obligar a quitároslo, pero hay lugares de trabajo donde se prefiere que el trabajador no los muestre o los oculte lo más posible, y en otros donde son más permisivos.


Igual sucede si lleváis pendientes. Si deséais suavizar un poco look, podéis optar o bien por llevar pendientes muy pequeños y discretos; o bien llevar pendientes transparentes para disimular.


Aunque es cierto que desde hace varios años hasta el día de hoy tatuajes y pendientes se han vuelto más cotidianos y la gente es algo más tolerante, todavía hay mucha gente que prejuzga a los demás por ellos. En ese sentido, cada empresa tiene una opinión al respecto, sobre todo en los puestos de atención al público, Y es por ello que es buena razón de que os informéis y aunque su código de vestir os desagrade o sea algo cerrado, mantengáis una actitud positiva y demostréis vuestra valía a través de vuestro trabajo, sin darles oportunidad a que os juzguen por ninguna otra cosa.