martes, 4 de septiembre de 2012

De mis primeros años de babybat.

Hace un tiempo me pidieron una entrada sobre cómo fueron mis primeros años como babybat. No suelo hablar mucho de mí en primera persona, dedico la mayoría de las entradas a compartir cosas, ya sean pintores o consejos de moda. Pero a veces no está de más una entrada un poco más introspectiva (y retrospectiva), ya que nuestras propias experiencias también pueden resultar de ayuda a los demás.

No voy a comenzar diciendo que yo era la niña más "oscura" del barrio y que con 5 años deseaba vestir de negro porque sería mentira XD. Pero sí es cierto que ya en mi infancia era una niña con gustos peculiares y que mucha gente, incluso de mi propia familia, decían de mí que yo era algo "rara". Era callada e introvertida, pero con un inmenso y creativo mundo interior.

Me gustaban los puzzles, los dinosaurios, los perros, las tortugas y las muñecas, a las cuales ya me dedicaba a hacerles mis propios vestidos y maquillajes extraños (mi afición por la costura y por crear aquello que no existe empezó pronto). De mayor quería ser paleontóloga y sentía curiosidad por todo lo relacionado con la mitología, las momias o temas como Jack el Destripador. No me interesaba únicamente el aspecto artístico o histórico, también el relacionado con la muerte.

Pasan los años y entonces llega una época complicada: la adolescencia. En esos años empecé a darme cuenta de que verdaderamente mis gustos estaban muy alejados de los de la inmensa mayoría, de que era diferente. No es que no tuviera amigos, pero había muchas cosas que me guardaba para mí misma. A veces trataba de forzarme a encajar, trataba de que me gustaran las mismas cosas, pero nunca funcionaba.

En el colegio era estudiosa y callada, no era especialmente participativa ni  deportista, y quizás sólo destacaba porque se me daba bien dibujar. Me gustaba mucho leer. Estéticamente, era un desastre. Mi día a día eran unos vaqueros y una camiseta. No acababa de encajar en ningún estilo, así que sencillamente no le daba importancia.

A los 15 años sucedió algo importante. Un amigo, que sabía que yo me había leído "El Señor de los Anillos" unos años atrás, me prestó un disco que pensó que podía interesarme. Era el "Nightfall in the Middle Earth" de los Blind Guardian, un grupo de Heavy Metal. Y partir de entonces todo cambió. Por fin encontraba una música que realmente sentía que me llenaba. Comencé a escuchar cada vez más grupos de Heavy Metal y a interesarme por la estética de sus componentes.


Mi disco de Blind Guardian, bastante desgastado :D

Empecé a incorporar cada vez más prendas negras a mi vestuario y a adquirir mis primeros corsés. Combinaba mi ropa con joyería de plata, principalmente de inspiración celta. Los pantalones seguían siendo mis básicos, aunque ahora también utilizaba bastante pantalones de vestir, no sólo vaqueros. Comencé a darle más importancia a mi aspecto e incluso compré mis primeros productos de maquillaje con 16 ó 17 años: una sombra de ojos marrón oscuro, un lápiz negro y un pintalabios rosa pálido. En aquel momento sentía que comenzaba a encontrar mi propio camino, una estética y una música dentro de las cuales me sentía muy a gusto y con las que me identificaba. Ya no trataba de encajar en ninguna parte porque había encontrado un lugar donde yo encajaba sin tener que aparentar cosas que no era.

Comencé a vestir por entero de negro uno o dos días a la semana. Otros días solía combinar el negro con otros colores e igualmente había días que continuaba vistiendo de manera convencional, aunque con un estilo más romántico y con ciertos toques bohemios. En mi caso la incorporación del negro fue gradual, hasta que llega un momento que vistiendo otro tipo de ropa te sientas rara y como si esa ropa "no te llenase" cuando te ves en el espejo.


Algunos de mis primeros corsés.

Ya había roto como mi "yo convencional", pero entonces necesité también romper con ese "nuevo yo" que había creado e ir más allá. La razón es que hubo un momento en que me sentí como si sólo me dedicara a copiar a otras personas pero sin aportar nada que fuera verdaderamente mío a mi estilo. No es que no me gustara vestir de negro o la estética en sí, sino que me daba la impresión de que mi forma de vestir se parecía demasiado a la de otras personas, que al mismo tiempo querían que yo incorporara cosas que no me gustaban o para las que aún no estaba preparada, como por ejemplo teñirse el pelo o el tema del maquillaje.

Es importante ser consciente de que cada persona tiene su propio ritmo. Con 17 años tenía amigas a las que les gustaba maquillarse muchísimo y otras que en cambio no se maquillaban nada. Y aquel que te diga que "estás haciendo algo mal", "eres demasiado convencional" o "aburrido" porque no quieres maquillarte o hacerte otro pendiente en la oreja se equivoca. Cada persona tiene su ritmo y su propio estilo, y que dentro de cierta estética haya mucha gente que haga o lleve ciertas cosas, no significa que tú debas hacer todo eso también.

Con 17 años tuve mis primeros intentos de incorporar las faldas largas a mi vestuario, y a partir de ahí seguí experimentando con la ropa. La entrada en la universidad, y separarme de la mayoría de mis amigos del colegio, algunos de ellos de manera definitiva, me hizo volverme mucho más independiente. Me di cuenta de que en algunas cosas había permanecido "a la sombra" de los demás. Así que fue el momento idóneo para indagar por mi cuenta en distintos aspectos (estéticos y personales) y labrar mi propio camino.

Indagando por internet sobre ropa alternativa, acabé descubriendo algo llamado "subcultura gótica". Me vi profundamente inspirada por aquella estética repleta de faldas largas, corsés, terciopelo, encaje y símbolos como el pentagrama o el ankh. Descubrí la existencia de una comunidad que tenía los mismos intereses que yo a cerca de muchos temas como la muerte, el arte o lo macabro. Me di cuenta de que existían un grupo de personas que alababan lo diferente sin requerir que fueras de una u otra manera. A partir de aquel momento comencé a investigar mucho más a fondo.

En un primer momento traté de profundizar más a fondo en el aspecto musical de la subcultura. Y he de admitir que inicialmente sólo me gustaron unos pocos grupos como The Cure, Bauhaus o Dead Can Dance. Con el tiempo me he dado cuenta de que a menudo cada música tiene su momento en tu vida, y lo que en un determinado momento no te acaba de entrar por los oídos, más adelante sí lo hace.


Mi disco de Christian Death.

Así fue como me vi sumergida dentro de la subcultura gótica, si bien es cierto que al principio no se me pasaba por la cabeza autodenominarme como tal. Investigaba mucho, leía, buscaba fotos y escuchaba algunos grupos. Me di cuenta de que aunque ambas subculturas tenían muchos puntos comunes, la gótica y la metalera, eran dos cosas completamente distintas en otros muchos aspectos.

Pero curiosamente nunca hice el intento de tomar contacto con otros góticos, ni de manera virtual ni en mi propia ciudad. La razón de ello es que al principio te sientes bastante intimidado porque tienes la sensación de que no sabes mucho de nada todavía. Otra razón es que en aquellos días yo había comenzado una nueva relación sentimental y también había hecho un nuevo grupo de amigos en la universidad. Así que no me sentía en la necesidad de buscar más allá. Internet me daba todo el conocimiento que requería.

En el aspecto familiar, hay que decir que en aquella época (es decir, hace diez años), la subcultura gótica era mucho menos conocida fuera de la propia escena de lo que lo es ahora. En un cumpleaños le pedí a mi madre que me comprara ropa en una tienda gótica a través de internet. No se extrañó al princpio, pues hacía tiempo que había incorporado el negro de manera intensiva a mi vestuario, pero el término "gótico" era nuevo. Fue así como introduje a mis padres dentro de lo que era la subcultura gótica. En el inicio pensaron que aquello no era más que una fase, pero como entendieron que era importante para mí, y después de todo yo nunca daba problemas en casa y mis notas seguían siendo buenas, no pusieron trabas.

En lo cultural, profundicé en la literatura de terror leyendo mis primeros cuentos de Poe, Lovecraft o el genial "Drácula" de Bram Stocker. Igualmente amplié mi cultura cinematográfica y musical, en particular gracias a mi novio quien era y es un gran fan del cine de terror y ciencia ficción, y conocía muchísima más música que yo.

Con un estilo estético más asentado, puede decirse que mi color base era el negro y sólo admitía algunos colores más (rojo, morado, gris y blanco). Ahora lo pienso y era increíblemente tajante en ese sentido. También fue la época en la que comencé a teñir mucha de mi ropa, que si no se volvía negra, solía volverse roja o morada. Como ya he dicho antes, fue entonces cuando verdaderamente comencé a darle importancia a mi aspecto y a mi ropa, y por lo tanto comencé a hacer una cosa habitualmente: ir de compras y no depender de mis padres para hacerlo.


Mi primer collar de clavos. Tuve que hacerle agujeros extra porque me estaba grande.

Mi prenda básica eran las faldas largas combinadas con una parte de arriba más ajustada. En aquellos primeros años le prestaba una tremenda atención y color y mucho menos al estilo en sí mismo. Compré mis primeros accesorios de clavos como collares y muñequeras, y adquirí mis primeros productos de Alchemy (una cruz, unos pendientes y un par de anillos). También descubrí el mundo de las tiendas góticas e hice algunos pedidos.

Al principio pensaba que era imposible obtener un buen vestuario sin acudir a las tiendas góticas, cuyos catálogos visitaba habitualmente, aunque sin apenas comprar nada. Por esa razón, comencé a personalizar mis primeras prendas añadiendo pequeñas cosas. También aprendí a sacar un mayor provecho a las tiendas no góticas y ser consciente de que un buen armario requiere trabajo. Por lo que es mejor visitar muchos lugares diferentes y tener prendas variadas que un armario excesivamente uniforme.

Llevaba el pelo largo pero seguía decidida a no teñirme, al menos inicialmente. Y también fue con la entrada en la universidad cuando comencé a maquillarme diariamente, pues antes no tenía esa costumbre. Compré un par de sombras de ojos más (una morada y otra en un color cobre rojizo), pero mi sombra básica seguía siendo una en gris oscuro acompañada de un lápiz de ojos negro.

En aquellos primeros años buscas un look muy fuerte porque tienes una cierta necesidad de romper con todo lo anterior y al mismo tiempo demostrar seguridad. Pero pensándolo bien, era más insegura que ahora, pues te obsesionas por cumplir determinadas pautas, como si rellenases un formulario, crees en la existencia de reglas estéticas, y a veces olvidas que lo importante es crear tu propio estilo.

A los 19 años me teñí el pelo por primera vez. Me hice mechas en color rojo intenso, cosa que repetiría luego dos o tres veces más, para finalmente dejar de teñirme durante otra larga temporada. Estuve a punto de teñirme el pelo de negro. Pero cuando me pregunté a mí misma si ese color iba a quedarme verdaderamente bien o hacerme parecer enferma, desistí de la idea. La verdad es que no me arrepiento, ya que en el bar por donde solía salir casi todas las chicas llevaban el pelo negro o rojo, y la idea se me antojó entonces bastante aburrida.

Continué en mi búsqueda de información sobre la estética gótica y descubrí la existencia de varias ramas. Me interesé especialmente por la victoriana, pues todo lo relacionado con esa época siempre me había gustado. En cierto modo, había estado intentando imitar aquella estética sin darme cuenta, y lográndolo de manera muy parcial. Cuantas más imágenes veía, más ideas iban surgiendo en mi cabeza con el objeto de perfilar mi estilo e intentar cosas nuevas. Comencé a valorar el estilo de la prenda casi tanto o más como su color.

Descubrí nuevos grupos de rock gótico que me gustaban como Phields of Nephilim. Me animé a sumergirme de nuevo en la música gótica con una mente mucha más abierta que antes. Indagué con mayor profunidad en los grupos musicales, sus discografías y vidas. Conociendo a esos grupos aprendí mucho sobre la historia y grandes iconos de la subcultura gótica desde los 80, una base que creo que siempre es importante tener para comprender mejor los grupos actuales.

Había conocido además varias webs interesantes relativas a la cultura gótica, y como casi todas estaban en inglés, me fui haciendo con el vocabulario habitual aprendiendo términos como "babybat", "batcave" o "posers".

Los años me hicieron volverme más segura de mi misma, me ayudaron a perfilar mi estilo y a abrirme a probar cosas nuevas sin ser tan estricta. Conservo ciertos elementos estéticos de mi época más metalera, además de la música, como llevar camisetas de grupos de vez en cuando o llevar un look más rockero. En lo personal, escucho habitualmente música gótica (y continúo descubriendo grupos nuevos) pero no me olvido del Heavy Metal y de muchos de mis grupos favoritos.

En resumen, creo que mi paso de la fase babybat a la fase adulta no es muy diferente de la que muchos de vosotros habréis experimentado. Creo que con los años aprendes que no todo es cuestión de blanco o negro ni necesita serlo. Todo lo que hagas, escuches, leas o vistas no tiene porque clamar "gótico". Se trata de ser sincero consigo mismo, interesarte por la subcultura gótica sin dejar atrás todas esas cosas que también te gustan. 

25 comentarios:

Bittersweeteen dijo...

Me ha encantado esta entrada, deberías hacer más como esta, sobre tus experiencias personales ^^.

Anónimo dijo...

hola me ha gustado mucho tu articulo sobre tus inicios como babybat.
No hay dos personas iguales, pero un rasgo bastante común entre los góticos es que desde pequeños tenemos un apasionante mundo interno y a veces los demás no alcanzan a ver la profundidad de esos sentimientos, con lo cual, por desgracia, nos lleva a sufrir su desprecio.
Yo tb era la niña rarita, la que le gustaban las tormentas, los vampiros y buscar ruinas antiguas.
Creo que lo más importante es sentirnos bien con nosotros mismos y demostrar conviccion en lo que somos, pues no es una fase de adolescencia(yo tengo pasados los 30 y un hijo).
En cuanto a nuestro vestuario como bien has dicho siempre es una fase madurativa con nuestro cuerpo, sentirnos bien con las prendas que elegimos y depurar nuestro estilo lleva tiempo.
Ufffffffff jajajajjaja que me enrollo escribiendo, un beso
Fiona Darkstyle

V. Glemsel dijo...

Siempre es interesante y enriquecedor leer el "proceso" de otros, al final sueles encontrar algo con lo que te sientes identificada/o. Yo también era una niña "rara" interesada por cosas "raritas", aunque me costo algunos años más encontrar un lugar "cómodo" para mí, es más a día de hoy sigo buscando mi equilibrio aunque desde otras prespecivas más "trascendentes". La vida y sus cosas.

Biquiños :D

Angie dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada amiga,siempre está bien saber algo más detrás del espejo. Un abrazo muy fuerte!!!!1

Bathory Doll dijo...

A mí me ha pasado algo parecido... Yo empecé a interesarme en la cultura gótica a los 16, en esa época vestía muy exagerada, pero ahora tengo 20 años y sigo siendo así, pero ya no es como antes... sólo me visto gótica en ocasiones especiales, para todos los días voy con tejanos o mallas xD
Pero de todos modos creo que lo que me está pasando ahora, me tendría que haber pasado dentro de unos años...
Y si te digo la verdad, tengo algo de miedito porque en unos años se me pase del todo... No sé si esto perdura o al final se acaba pasando xD
Bueno yo siempre he dicho que eso se lleva por dentro, no por fuera, pero a veces sientes que tu lado oscuro está desapareciendo sabes? Es una sensación extraña =S

Yo de pequeña también he sido muy rara, nunca he encajado con nadie... y me sigue pasando... ni siquiera encajo con los góticos, me cuesta mucho hacer amigos u.u

Bueno, linda, me ha gustado mucho tu historia, es muy interesante ^^

Besotes! :)

Madame Red dijo...

Conque estos fueron tus primeros años... muy interesantes, sí señor :D muchos teníamos curiosidad por saber algo más de la vida de Madame Macabre ;) gracias por compartirlo con nosotros ^^

Anónimo dijo...

Madame, muy buena tu historia y tus comienzos con la subcultura,me lo lei todo y me di cuenta que hay puntos que se asemejan bastante a mis caracteristicas personales y lo digo muy en serio, me refiero a la etapa mas de niña y adolescente, este periodo no fue de lo mejor para mi ya que desde niña tambien fui muy introvertida, timida, de muy pocos amigos, mas bien tenia como 3 amigas que siempre nos juntabamos a jugar,etc; pero en el fondo mi mejor amiga fue siempre una sola,creo que el ser una persona que no se identifica con los gustos tipicos de los demas, no se si llamarlo diferente en un tono negativo, que es como la gente equivocadamente nos ve; es una virtud para mí, esa es la idea, que cada persona tenga su propio estilo, que nos haga distintos entre sí tanto en lo emocional como en lo fisico; a mi tampoco de adolescente me gustaba ir a las tipicas fiestas de discoteques, no me juntaba con las niñas populares del curso que todo el dia te hablan de los chicos que les gustan, y acaso por eso era fome?...mis intereses los comparto mucho con los tuyos en esa epoca, justamente en temas relacionados con la musica, creci escuchando buen rock gracias a mi padre, por ej: Pink floyd, led zepelin, deep purple, uriah heep,queen, yes, black sabbath, etc; y hasta el dia de hoy lo agradezco, me encantaba observar todos esos vinilos que tenia, y dibujar mucho, sus logotipos, las ilustraciones medias psicodelicas de algunas bandas, me encantaba, era mi entretencion y hobbie al igual que mi gusto por la soledad, me encanta estar sola, a veces incluso sin mi novio, y eso no significa ser antisocial ni nada. Mi gusto y pasion por la estetica oscura, las peliculas de suspenso, historias de fantasmas que desde chica era como un juego diario que haciamos con mis amigas jaja, leer mucho sobre mitologia griega y personajes de cuentos de terror,etc, etc; son complementos que forman mi personalidad actual, incluso sigo siendo una persona muy reservada, con un estilo y gusto muy definido, me gusta mucho salir todos los fines de semana como cualquier joven; pero siempre dentro de nuestras caracteristicas en comun estara esa parte que te hace diferente y muy interesante al resto, asi es que cuando la gente ve como algo malo y negativo ser introvertido y mas aun de gustos oscuros relacionados a la muerte o lo esotérico, estan muy equivocados :)

besos!
Su

El lector Indiscreto dijo...

Interesante tu historia, me la leí toda. Me sorprende que hayas venido a descubrir el movimiento gótico ya recién en la universidad, porque usualmente suele ser en la adolescencia.

Sobre lo de armar el vestuario, yo creo que es más original y bonito que comprarlo todo en tiendas góticas, ya que a veces estas hacen perder un poco a la gente su "esencia", su yo auténtico.

Yo soy más del estilo steampunk, y la onda victoriana, en términos estéticos, sin embargo, el gótico me parece mejor en el sentido de que contiene toda una cultura de fondo que la gente prejuiciosa no conoce.

Que bueno que te hayas animado a publicar tus inicios en esto =)

Así se conoce un poco a la persona detrás de la pantalla.

Ahora, una pregunta mía, personal: ¿a qué te dedicas?

Saludos! =)

Madame Macabre dijo...

Bittersweeteen - Muchas gracias. La verdad es que lo retoqué un montón de veces porque pensé que iba a ser un tostón XD. Espero que haya sido ameno, dentro de lo posible.

Fiona Darkstyle - Estoy de acuerdo contigo. Por un lado se trata de sacar a flote nuestra naturaleza interior y sentirnos orgullosos de ella. Y en lo estético es importante evolucionar.

V. Glemsel - Somos una constante evolución y siempre descubrimos cosas nuevas sobre nosotros mismos :D.

Angie - Muchas gracias guapa, me alegra que te gustase :).

Bathory Doll - Hay gente que aunque se siente identificado con muchos aspectos de la cultura gótica, el tema estético lo deja más de lado. Se interesa por el movimiento gótico pero sin llegar a implicarse del todo. A lo mejor es lo que te pasa a ti, que tiene muchas cosas que te interesan pero tampoco tienes porque cerrarte a otras. Realmente es complicado XD. Lo importante es que hagas lo que más te guste :).

Madame Macabre - De nada linda, lo próximo será una biografía ilustrada XD.

Su - Yo también soy muy introvertida. Y sé que hay mucha gente que lo considera un defecto, pero yo no lo considero así. Simplemente es un rasgo de mi personalidad, no le hago mal a nadie. Y mientras seas educado y correcto, no entiendo porque tiene que parecer que tienes ansias de hablar de ti mismo a todo momento. Creo que aceptar eso y la verdadera naturaleza de tus gustos personales un paso importante para aceptarte a ti mismo y que los demás te acepten. Aprendes que si no te aceptan como eres, ése no es un lugar para ti. Y que si sigues buscando, seguro que encontrarás personas con las que te sientas a gusto y expresarte sin miedo.

El lector indiscreto - Bueno, ahora se conoce mucho más la subcultura que antes y es más fácil acceder a información que antes.

Actualmente opino que las tiendas góticas están bien para comprarte algo de manera puntual, pero comprarlo todo allí haría tu vestuario demasiado predecible. Mi estilo es más bien victoriano, aunque reinterpretado desde una estética oscura (algo así XD).

En cuanto a lo último, soy licenciada en Derecho. He estado varios años opositando para la Administración del Estado pero me tocaron los años de la crisis, con menos oportunidades y menos plazas. Así que ahora estoy buscando trabajo y la cosa pinta mal por aquí :(.

Muchas gracias a todas por comentar :).

Anónimo dijo...

Soy una mama, ama de casa y mujer trabajadora dr treintay muchos que gracias al descubrimiento casual de tu blog he ido conociendo mas profundamente esta filosofia o forma de vida e ir amandola e incluso ir encontrando mi sitio y a gente con la que me identifico ya que desde siempre me he sentido diferente amis amigas o gente conocida en cuanto a gustos, aficiones intereses culturales y sobre todo esteticamente...pero bueno ahora soy la mami mas guay del cole de mihija ja,ja.Gracias por compartir aspectos mas personales, conocerlos me hace sentir menos sola e incomprendida.Lolaglam.






Anónimo dijo...

Hola, Madame Macabre. Me gusto mucho leer sobre tus experiencias y eso me enriquece un poquito mas, ya que yo estoy en mi adolescencia y soy una BabyBat; me fasina serlo. Me indentifico con ser timida y mi gran mundo interior.

Nix.

Papish dijo...

Me ha encantado leer tu retrospectiva :)

Yo sí que puedo decir que era la rarita del colegio (aunque llevábamos uniforme) y del barrio... Cuando cumplí 8 años mi madre me dijo que ya podía elegir mi ropa, así que me fui al armario y quité todo lo que no era negro. Ahora lo pienso y me imagino cómo se habría quedado mi madre entonces, porque recuerdo que sólo me ponía unos tenis AllStar que tenía porque no existían los tenis negros para hacer deporte XD

Mi primer collar de tachas era igual que el tuyo, pero creo que yo tenía unos 15 años cuando lo compré. Por aquel entonces yo tenía una estética más metalera, de hecho sigo siendo fan de los Maiden, pero también de Nina Hagen, Black Sabbath y otros.

También me pasó eso del paso de los pantalones perpetuos a las faldas largas. Ahora son un básico para mí y la verdad es que las uso mucho.

Tengo que reconocer que desde los ocho años he tenido un vestuario casi íntegro negro salvo algo rojo o burdeos o morado. Ahora que voy hacia los cuarenta es cuando estoy añadiendo otros colores como grises, marrones oscuros, azules oscuros... Sí que es cierto que hace unos diez años mi manera de vestir es mucho más comedida, el trabajo me lo exige también y siento que necesito ubicar mis gustos en algo que me siente bien, aunque me sigan gustando cosas que me ponía con 20 años. Hay que adaptarse, pero sigo utilizando mi sempiterno Ahnk de plata casi a diario y mis pendientes y pulseras de calaveras. Eso sí, lo más extremo como corsés, New Rock y demás, los he dejado para salir por ahí ;)

Anny D Lee dijo...

Me he sentido idetificada XD, era la rara, desastrosa y buen dibujante de la clase XD, en fin, puede que algún dia escriba mi historia ^^.
Aunque mi experiencia fue más caótica...

Besos!!!

Virtizia in Madness dijo...

Decirte que me ha encantado es decir poco... Me gusta mucho cuando publicas alguna entrada de este tipo, como cuando hiciste tu propia entrevista...

Al fin y al cabo tu blog habla de la cultura gótica y tú formas parte de ella, así que entradas como esta siempre serán bienvenidas para conocer aunque sea un poquito más a la persona que hay al otro lado...

Mientras te leía, me has hecho recordar mis tiempos y cómo llegué a este maravilloso mundillo, algo que creía olvidado...

En cualquier caso, celebro que hayas encontrado tu lugar, y si es en el mundo gótico mejor, que así nos hemos podido conocer!

Besos preciosa!!

Marisa dijo...

Mi infancia fue fantastica,siendo una niña "siniestra" solia jugar con mis vecinos(todos niños),pintabamos monstruos en una pizarra e inventabamos historias terrorificas.Mi madre me regalaba arañas,ratas y un monton de bichos de plastico.Estaba enamorada del estilo glam rock,ese era el aspecto que tenian mis primos cuando venian de Barcelona,con su pelo cardado,sus "cachobotas" sus cueros y su musica.Era una niña feliz.Luego llego mi adolescencia y........... un asco,(vosotras ya me entendeis).Menos mal que paso esa epoca......... y cada una va como le da la gana.CUANTO TENEMOS EN COMUN!!!

Jade dijo...

De alguna forma es imposible no sentirme identificada con tus palabras.

Yo empecé con 5 años a hacerle ropa a las muñecas y ahora me la he acabado haciendo a mi xD, pero cuando era chiquitaja quería ser veterinaria porque me encantan los animales.

En algún momento todos intentamos encajar o no sabemos porque encajamos, hasta que llega un día que se abre una puerta y encuentras tú propio camino o la respuesta de porque siempre has sido diferente.

En mi caso nunca he sido de mucho maquillaje, ni de denominarme gótica a mi misma y menos hace unos 10 años que hubo un mini boom por aquí de true goths, ... del cual todos han desaparecido, y viéndolo en retrospectiva al final era yo más gótica en cierta forma que todos ellos.

El gótico es una parte de mi, como lo es el lolita, como lo es el nu metal, o el black, como lo es el Visual kei. Que me gusta el negro y puedo compartir muchas cosas en común con muchas subculturas, pero al final simplemente somos nosotros mismos, etiquetar nos es como una forma de decir lo que nos gusta pero no puede definirnos.

Nemesis dijo...

Aww! me encantó este post, siempre es bueno conocer experiencias de la persona detrás del blog.
Coincido mucho en que hay tiempo y edades diferentes para muchas cosas, a mi desgraciadamente siento que me falto un poco de tiempo para experimentar en estilo durante mis años de estudiante, pues empecé a comprar la ropa que yo quería hasta que empecé a trabajar.

Y sobre el cabello, que padre que no te hayas dejado llevar, a mi me encantaría pintarlo, algo en café o olor chocolate, pero para bien o mal mi cabello natural es negro y es difícil que agarre un tono más claro, asi que mejor lo dejo como esta :S

Un abrazo :)

Madame Macabre dijo...

Lolaglam - Por aquí tenemos varias "mamis góticas" :D, y siempre es agradable ver a gente adulta, con su vida asentada, interesándose por la subcultura, ya lleve muchos años o la esté descubriendo ahora. Me alegra mucho que el blog te sea de ayuda :).

Nix - Disfruta mucho de estos años, porque cuando no te des cuenta ya se han ido. Es una época para el descubrimiento y conocerse mejor a uno mismo ;).

Papish - Te entiendo muy bien :). Con la edad te das cuenta de que no puedes estar llevando un corsé las 24 horas XD. Pasé de llevar siempre pantalones a llevar siempre falda. Ahora en cambio voy alternando, aunque reconozco que llevo más a menudo falda o vestido. Es agradable compartir experiencias :).

Anny - Pues también sería interesante, a ver si te animas a escribir :).

Virtizia in Madness - Es curioso porque a veces pienso que estas entradas van a resultar aburridas XD. Es cierto que no me animo mucho a escribir entradas de este tipo, pero se admiten sugerencias :).

Marisa - Muy cierto, de niño parece que se te está más permitido ser algo excéntrico. Pero llega la adolescencia y resulta que lo que se espera de ti es que seas igual que el resto. Lo normal es que cuando alguien destaca, sea objeto de burlas, y de repente la marca del pantalón que llevas o la forma en que te peinas importan más que cualquier otra cosa. Fue agradable salir de todo aquello ;).

Jade - No puedo decir que los vestidos de mis muñecas fueran la envidia de las demás, pero por algo se empieza XD.

Es raro cuando sientes que no encajas en ningún sitio, pero agradable cuando al fin lo encuentras, sea el que sea. Y ese lugar puede ser lo amplio, estrecho, variado o temático que tú quieras :). Ciertamente las etiquetas se quedan cortas ya que cada persona es un mundo.

Nemesis - Siempre andamos pensando en teñirnos de negro y no nos paramos a pensar en si se aburrirá la gente con el pelo negro de su pelo XD. Es normal, en algún momento todos queremos algo diferente ;). Y te entiendo con lo de la ropa, los padres siempre suelen condicionar bastante.

Unknown dijo...

Esta muy interesante tu historia. Yo en lo personal nunca me he considerado gotico, ya que al menos en lo emocional jamas me he identificado, por ejemplo a mi desde los 14 años me enseñaron a ser autentico y por alguna razon me sentia comodo filosofando con gente mas grande, ya que con 14 años no es facil encontrar amigos de tu edad asi de raros, pero de igual manera me gustaba convivir con la gente a veces, asi como tambien de repente queria tener tiempo para meditar a solas o escribir o cosas asi. Osea yo no busque tanto0 encajar en algo, y habia veces en que era demasiado introvertido y veces en las que era demasiado extrovertido, ya que un dia podia irme de fiesta y hechar relajo con amigos con los que no tengo nada en comun y al siguiente quedarme a reflexionar o a filosofar yo solo jejje. Pero de alguna manera siempre han habido rasgos de la cultura gotica con los que me identifico o que me atraen, por ejemplo los primeros fueron las gabardinas, sobre todo las de terciopelo, tambien el gusto por la parapsicologia, por la mitologia vampirica, los dragones, ciertas canciones de musica gotica y demas, pero como tu dices hace 12 años no se conocia tanto la cultura gotica como ahora, asi que los unicos grupos de musica gotica que conocia eran grupos autonomos que me encontraba en la calle. Despues buscando poesia en internet me interese por algunos poemas goticos ligeros, osea no los que hablan de muerte ni depresivos ni nada de eso, sino los que son solo en un ligero aspecto dramatico y llegue a un blogg donde decia que hay 2 tipos de goticos, los que quieren serlo y no lo son, y los que se esfuerzan por no serlo y a pesar de eso lo son. Entonces me puse a pensar y dije, haber no trato de ser ni uno ni otro, y no me considero ni uno ni otro, pero me gusta la dramaturgia gotica, algo de musica y vestimenta gotica, de niño mi mama me contaba cuentas de bequeer y poe asi que a los 12 años me dieron ganas de leerlos, mis peliculas favoritas de la adolescencia eran la reina de los condenados, entrevista con el vampiro, el cuervo, de hecho una vez hasta pinte todo mi cuarto azul marino, puse foco rojo y posters del cuervo en la pared y aunque todos me preguntaban si no me dolia la cabeza o asi ps me sentia agusto. Y pues tambien el gusto por los dragones, los castillos medievales, los truenos, la vestimenta victoriana, y escritos muy populares entre la cultura gotica como las flores del mal, la mitologia sumeria y demas, y sobre todo me encantaban las chicas goticas vestidas todas de negro y con la cara pintada y cosas asi, entonces ahi fue cuando me pregunte ¿sere gotico? Y ps por ejemplo algunas cosas jamas me gusto hacerlas como pintarme la cara, pero en una mujer que lo hace y a parte sabe combinar su atuendo siempre me ha encantado, igual jamas me ha interesado el terror ni en cine ni en literatura ya que eso jamas me ha asustado y al final acabo aburriendome, y de me gustan tambien ciertos ambientes de rock, de balada, de trova y demas, pero donde hay mas cosas que me gustan es en la cultura gotica, y un problema precisamente es encontrar ropa para hombres, ya que me gusta la vestimenta gotica pero formal, y a parte a los 26 años ps es dificil encontar algo que nos guste sin parecer infantiles, por esa razon yo tambien suelo hacer mi ropa pero aun asi es dificil encontrar telas que se adecuen a menos que sean mandadas a hacer y regularmente eso solo es en grandes cantidades.

Madame Macabre dijo...

Unknown - Es muy cierto que el tema de la ropa gótica para hombres sigue estando muy atrasado. Visitas una tienda gótica y la parte de ropa femenina suele ser bastante más grande que la masculina. Y entiendo que la perspectiva de la moda que tiene un hombre puede ser bastante diferente de la de una mujer, y no se trata de simplemente trasladar lo que haces para una mujer a un hombre. De hecho, me resulta difícil encontrar blogs de hombres sobre moda gótica, y es una pena :(.

En el plano personal, lo que planteas es una cuestión que le asalta a mucha gente. Sobre si se es gótico o no, o si verdaderamente necesitas etiquetarte dentro de un determinado grupo aun cuando sientes que tus gustos van mucho más allá. En ese sentido hay opiniones para todos los gustos, los hay que les gusta decir que son góticos, los hay que no, y los hay que, aunque se identifican con muchas cosas, sienten que se estarían encerrando dentro de un nombre. Creo que lo importante es hacer aquello con lo que estés más a gusto, sin necesidad de etiquetas. Simplemente ser tú y ser feliz con lo que haces y te gusta :).

Muchas gracias por comentar :).

Meinherzbrennt000 dijo...

Me gustó leer tu historia, creo que en cierto punto muchos nos identificamos con ser reservados, quizá con pocos amigos y tener cierta inseguridad de nuestra imagen y forma de ser, es cierto que al principio a veces crees que no eres "lo bastante oscuro" o que la música que escuchas no es lo suficientemente pesada o depresiva. También con los años me he vuelto más segura y he llegado a una fase en la que ya no le doy importancia a esas cosas ni a los comentarios de la gente. Hace unos días una maestra se quejó de mi color de cabello para hacer prácticas en un hospital y dijo que era una falta de respeto y que por la manera de arreglarse de alguien podemos saber exactamente (segun ella) el tipo de persona con la que estamos tratando, honestamente que bueno que traía puesto un cubrebocas porque me ganó sutilmente la risa...además fue dicho con un tono tan arrogante como si yo fuera menos por verme así, al final me sentí un poco mal porque se considera tan "normal" cuando yo solo vi a una persona con muy poco criterio y que le da más importancia al aspecto que a los conocimientos. Personalmente soy mucho más feliz ahora, si me dieran a elegir no me gustaría revivir mis años de baby bat. Sobre no dejar algo que te gusta por andar aparentando "ser muy malo", la semana pasada fui a un concierto de poison y def leppard que no van nada con el estilo gótico pero soy fan así que me puse mis pantalones rojos de serpiente y me divertí muchísimo, el punto es que no es necesario fingir o esconder algo para que la gente vea que "eres muy gótico". Tal vez eso es lo mejor que me ha dejado esta subcultura, ser yo misma, aceptarme y no vivir para complacer a los demás.

Madame Macabre dijo...

Mein-chan - Si hay algo de lo que tengo el convencimiento es que no te puedes fiar de la gente por su aspecto, ni para lo bueno ni para lo malo. Y eso va tanto por la gente que nos mira desde fuera como por nosotros mismos, que a veces caemos en el error de hacernos ideas preconcebidas.

Yo también soy mucho más feliz ahora, me siento bien con mi aspecto y disfruto mucho eligiendo mi ropa y esas cosas. Hay muchas otras cosas importantes en la vida, pero creo que estar a gusto con uno mismo es importante :).

Bocchan dijo...

Siento ser la última persona en comentar. Últimamente me ha venido faltando tiempo. Y para leer las entradas a medias y mal, prefería esperar a tener un momento de calma conmigo. Aún más este tipo de entradas tan personales, que son para apreciar más si cabe.

Es curioso porque leyéndote sí me he sentido identificada con muchas cosas. Y sin embargo, esas cosas sólo han sido una parte de mí porque luego otra parte de mí era solar, alegre, más o menos enérgica, extrovertida (y lucho porque siga así) aunque no por eso dejaba de ser rara, inusual, inconformista y con gustos poco comunes. Por eso me ha sido siempre tan difícil encasillarme. Por eso desvié la mirada hacia oriente, porque mi porción de Europa/occidente (aunque me encanta y me ha aportado muchas cosas) se me quedaba pequeña. Necesitaba algo más ambiguo, algo oscuro y luminoso a la vez, más yin yang en mi vida ^^'

Al final nos hemos acabado confesando casi todos en este rincón ^^''

Por cierto, no había oído el término babybat hasta que aterricé en tu blog. Ahora ya lo identifico ^^

Realmente da gusto hablar con personas que ya han adquirido cierta madurez, en la escena que sea. Ya no sólo por sentimientos afines o no, sino porque al tener una edad parecida seguramente eso nos llevó a vivir cosas parecidas también. Como el dar rienda suelta a la imaginación en las tardes de verano plagadas de libros porque no teníamos ordenador, y en ocasiones ni televisión ni consola, antes de que el mundo de internet llegara a nuestras vidas, por ejemplo.

Los niños de hoy crecen de otra manera. El acceso a la información que tienen es más directo, las relaciones que tienen con sus amigos también han cambiado. Yo aún recuerdo cuando me carteaba (papel y lápiz) con fans de la fantasía heroica, de comics y manga, etc. En cierto modo las cosas que hemos vivido también nos han hecho ser como somos.

Ayns, armarios y looks. A estas alturas y habiendo aprendido a coser aún necesito acabar de hacerme un armario a medida ^^' El crecer no me ha aportado solución a eso. A veces uno puede tener claro qué es y qué siente, y sin embargo llegar a expresarlo correctamente puede ser tan difícil (o a lo mejor sólo es cosa mía, jaja).

Gracias por compartir. Un abrazo.

Sapphire Von Raven dijo...

Mi historia con el gótico ha sido parecida jeje Solo que yo con los años me he dado cuenta que he ganado personalidad estética, pero críticas más soeces. Supongo que era más feliz cuando era mega gótica de no salir de 4 colores y escuchar 4 grupos, me sentía más aceptada.
Por desgracia hay mucho elitista en el gótico que quita la libertad que existe en el movimiento.
Pero a mis casi 30 años ya me da igual, sigo amando lo gótico igual, aunque de otra manera menos cerrada tal vez.
Me encanto tu post, tan bueno como todos :)

Madame Macabre dijo...

Sapphire Von Raven - Si lo piensas caemos en una contrariedad muy grande. Porque muchos góticos critican a la gente no gótica diciendo que "todos visten igual, son como borregos". Y lo absurdo es caer en lo mismo, que alguien tenga también un estilo completamente diferente dentro de la estética gótica y criticarle precisamente por eso.

Bueno, ya sabes lo que dicen, la edad es un grado ;).

Un beso preciosa.