miércoles, 4 de febrero de 2015

¿Se puede ser "demasiado mayor" para iniciarse estéticamente en la subcultura gótica?

Hace unos días me escribió una lectora llamada Raquel planteándome un tema muy interesante: ¿hay edad para iniciarse en lo gótico? Y es que asumimos que todos nos iniciamos en la adolescencia, pero ése no es necesariamente el caso de todo el mundo.

Y creo que el caso de Raquel sea probablemente extrapolable a la situación de muchas otras personas: sois personas adultas, os gusta lo gótico, os interesa lo relacionado con la subcultura, escucháis música gótica... pero nunca os habéis atrevido a dar el salto estético, a pesar de que el estilo os gusta.


Evidentemente, las disyuntivas a las que se enfrenta una persona adulta ante esta cuestión son muy diferentes a las de alguien mucho más joven. Porque cuando lo haces siendo adolescente, tienes un tiempo en el que tu estilo va evolucionando hasta que éste se consolida. Pero cuando eres adulto, ¿por dónde empiezas? Porque obviamente no vas a empezar a vestirte como si tuvieras 15 años hasta que vayas encontrando algo que se acomode a ti.

Y luego, se plantea una segunda cuestión. Cuando eres adolescente, la gente no ve tan raro que cambies más o menos drásticamente tu forma de vestir. Es la edad en la que uno se va conociendo a si mismo o al menos lo intenta, y se considera un período de experimentación. Los padres y amigos lo asumen como una "fase" donde a lo mejor un día decides que vas a vestir toda tu vida de negro, y quizás seis meses después te arrepientas y decidas ir en una dirección completamente diferente.

¿Cómo enfocar todos estos cambios cuando eres adulto? Me imagino que el miedo a que los demás piensen que estás pasando por una "fase adolescente" en tu edad adulta echa para atrás a muchos que en el fondo querrían ir en esa dirección de cambio. Es natural, porque ser adulto no significa que te tenga que dar todo igual porque ahora eres independiente.

Ser adulto significa en realidad que es ahora cuando verdaderamente te conoces a ti mismo, que te sientes más seguro respecto de las decisiones que vas a tomar. No es ser completamente indiferente, sino que eres más consciente de las consecuencias, las valoras de forma diferente pero a pesar de todo vas a asumir ese riesgo.

Volviendo a la reflexión inicial, ¿hay edad para iniciarse en lo gótico, desde un punto de visto estético? Por supuesto que no. No se es demasiado joven ni demasiado mayor, porque decir lo contrario significaría poner límites, y creo que no hay límites para abrazar esa parte de nosotros mismos, oscura y macabra a ojos ajenos, pero que nos hace feliz y nos realiza como personas. Después de todo, "gótico" es una "etiqueta" de la que nadie es dueño.


En tanto que adultos que hemos decidido dar ese salto, la forma de afrontarlo es, precisamente, como adultos. No se trata ahora de intentar vestirnos como adolescentes. Sino de expresar nuestra naturaleza oscura pero con un estilo adulto, maduro y refinado.

Con todo, entiendo que el cambio es importante y no se puede transformar un armario en gótico de la noche a la mañana. Y que una persona que ha tenido un estilo no gótico durante toda su vida, en un día va a pasar a vestir de negro constantemente.

Por eso el cambio debe ser gradual, ir descartando prendas de nuestro armario mientras las sustituimos por otras más acordes con nuestra nueva estética, sin dejar de aprovechar cosas que ya tuviéramos y pudieran servirnos. Por supuesto, no vale la pena forzarnos a llevar cosas que, una vez puestas y por muy góticas que se vean, no nos convencen. Si hay algún momento, dentro de ese proceso de cambio, en el que nos sentimos disfrazados, es mejor retroceder y rectificar.



En este sentido, creo que lo mejor es, al ir incorporando cosas nuevas, que el toque gótico sea sutil, como una camisa con algunos pequeños volantes o una chaqueta con algunas tachuelas. Yo probaría buscando cosas en tiendas no góticas. Y una vez vayamos teniendo más claro lo que nos gusta y lo que no, podemos dar el salto y probar a comprar algo en una tienda gótica si hemos visto algo que realmente nos llame la atención. Porque las tiendas góticas son útiles, pero tampoco imprescindibles.

Lo mismo se aplica para los complementos, se trata de ir añadiendo pequeñas piezas que aporten un toque oscuro al conjunto. Y así sucesivamente con todo lo demás (zapatos, bolsos, peinado, maquillaje...).

Pero también puede que nos planteemos la siguiente duda antes de hacer todo eso: ¿vale la pena, a estas alturas, meternos en el complicado trance de cambiar nuestro estilo? Mi respuesta es sí, sin lugar a dudas. Porque si has llegado a un momento de tu vida en que tu interés por lo gótico ha hecho que te plantees dar el "salto estético", esa "necesidad" siempre estará ahí e irá creciendo cada vez más. Porque en el fondo es otra forma de realizarte como persona y es una forma de hacerte feliz porque estás "sacando al exterior" esa parte oscura de ti que siempre te ha gustado pero que nunca te has atrevido a mostrar.

En otro sentido, y sin querer dejar de lado la importancia del aspecto cultural, la moda gótica es otra forma de vivir lo gótico. Vestirse, combinar prendas, crear complementos o probar una nueva forma de maquillarte puede ser otra "forma de arte". Es una experiencia divertida, creativa y que te llena por dentro. Porque creas algo hermoso al proyectarte estéticamente, y al mismo tiempo es algo que te hace feliz.

Mi experiencia personal es que comencé a sentirme feliz con mi imagen cuando me atreví al fin a cambiar mi estilo hacia uno más oscuro. Por primera vez empecé a preocuparme por lo que compraba, y por fin lo que compraba eran prendas que me gustaban y con las que me sentía yo misma. Y creo que sentirse a gusto con uno mismo, interior y exteriormente, es importante y es parte de la felicidad personal.



Por eso, a todos aquellos que "ya tenéis una edad", que sentís interés por la cultura gótica y que miráis con profundo interés la sección de ropa negra de las tiendas, os digo: atreveos a dar el salto. No tiene que ser un cambio radical ni se trata de que os parezcáis a los adolescentes que veis por la calle. Si no de que continuéis siendo vosotros mismos, con un estilo diferente y quizás un poco más felices. Como me dice mi novio siempre: arrepiéntete de lo que hagas, no de lo que no hagas.

5 comentarios:

Haruhi Haruhara dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Madame, tengo algun par de conocidas que no tomaban el valor ni la determinación necesarias para llevar su look a otro nivel incluso teniendo negocios referentes a lo gotico. Ahora las veo mas comodas consigo mismas y los hijos de ellas toman todo eso como algo que necesitaban y apoyan la decision de cada una.
Sin llegar a exageraciones ni mucho menos, han logrado verse sobrias y oscuras. Me fascinan.
Me encanto tu articulo. Saludos!

Madame Macabre dijo...

Haruhi Haruhara - Muchas gracias :). Yo creo que es otra forma de realizarte y te acabará haciendo más feliz. Después de todo, estilos hay tantos como se quiera y son adaptables a todas las personas :).

Muchas gracias por comentar :).

Javier Salazar Loyola dijo...

Aunque conocía el estilo desde la adolescencia, no fue hasta la etapa universitaria en que pude expresar mi estilo como yo quería (y aún estoy en ello :P), y me pasa que mientras que conozco gente que anda con producciones a nivel industrial o de lienzo humano, yo voy por la vida siempre de negro y con un estilo bastante sobrio que incluso, a veces puede ser visto como "le gusta vestirse de negro", salvo ocasiones especiales.

Es bastante cierto el punto de que teniendo uno más edad, sabe mucho mejor qué es lo que quiere en la vida y no necesita andar experimentando tanto (a lo más, descubrir si tal o cual idea cuela con la propia imagen, que a priori no se sabe), pero para alguien que le carga andar vitrineando, la opción siempre termina siendo para mí la de comprar cosas a pedido, por internet o en locales específicos (dígase, dos o tres en la ciudad) que si bien son "normales", suelen tener cosas de mi gusto.

Eso.
¡Saludos! :3

Lady Deathpoet dijo...

es la forma en que al fin te sientes tu misma del todo y la edad no tiene porque importar :)

Madame Macabre dijo...

Javier Salazar Loyola - Creo que uno se siente más seguro una vez ha pasado la época de la experimentación y ha definido mejor su estilo. Por supuesto, siempre queda algún experimento por hacer, pero es de menor calado ;).

Lady Deathpoet - Nunca es tarde para ser feliz :D.

Muchas gracias por comentar :).