miércoles, 18 de febrero de 2015

Visitando el Museo del Traje de Madrid.

Museo del Traje de Madrid

Dirección: Avenida de Juan Herrera, 2.
Entrada (tarifa general): 3€.
Fotos: se pueden hacer, pero sin flash.



La semana pasada estuve en Madrid y aproveché para saldar una de mis cuentas pendientes: visitar el Museo del Traje de Madrid. Para una amante de la moda antigua como yo, era una necesidad imperiosa.

El museo tiene un amplio catálogo de prendas que se remontan al siglo XVI hasta llegar a la actualidad. Tiene una amplia variedad de piezas pues lo mismo puedes admirar vestidos que ropa interior, zapatos o calcetines.




Tiene una buena colección de prendas del siglo XVIII, particularmente de traje masculino. Y en cuanto al siglo XIX, tiene piezas representativas de los diferentes periodos.





Igualmente puede observarse una buena colección de prendas de principios del siglo XX para terminar con una muestra de los modistos, tanto españoles como extrajeros, más representativos (para mí la parte menos interesante).

En cuanto a la disposición de las prendas, se muestran en amplias vitrinas que permiten contemplarlas desde diversos ángulos para apreciar su construcción y sus detalles. 





La explicación de cada prenda no está junto a las vitrinas, sino en unos folletos explicativos (uno por cada grupo de prendas) que tienes que ir cogiendo y dejando para poder identificarlas. Es un sistema poco práctico pero también permite tener cristaleras más amplias.





La colección de prendas es realmente fantástica, variada y muy bien conservada. Puede apreciarse la manufactura y el detalle de las mismas. También me agradó que incluyeran complementos como cofias, sombreros o sombrillas, e incluso algo de joyería.





Quizás no es una colección todo lo extensa que querría, pues el museo puede verse tranquilamente en un par de horas, pero sí te permite apreciar lo más representativo de cada período. Además está todo bastante bien explicado y expuesto.



El único defecto que le encuentro es que las luces del museo son excesivamente tenues. Entiendo que no pueden iluminarse las prendas con luces fuertes pues ello afectaría a los tejidos y al color, pero en ciertas ocasiones la iluminación tan baja no te permite apreciar ciertos detalles.





Salvo ese detalle, es un museo que realmente vale la pena visitar. Está un poco apartado del centro, pero bien comunicado, ya sea mediante metro, bus o taxi.

Igualmente recomiendo visitar la tienda del museo. Tienen una interesante colección de libros sobre moda y diseño.