viernes, 1 de abril de 2016

La cultura gótica como forma de felicidad interior.

Dicen que la felicidad empieza por uno mismo, y a veces se inicia con algo tan aparentemente sencillo y obvio, y en realidad tan complicado, como aceptarse a uno mismo.

Aceptarse a uno mismo no es sólo estar contento con quien uno es, sino que también puede suponer aceptar que eres diferente a los demás, pero ser feliz con ello.

Hay gente que pasa su vida siendo terriblemente infeliz porque no quieren mostrarse como son en realidad ante los demás, porque les preocupa la opinión del resto del mundo, y al final les pesa más que mostrarse tal como son. Así que prefieren mostrarse como los demás consideran "correcto" o "normal", antes que de admitir su verdadera personalidad y correr el riesgo de que lo tilden de "diferente" o "raro".


Aristóteles ya decía que el hombre es, por naturaleza, un animal social, y nos pasamos buena parte de nuestra vida intentando encajar a varios niveles, en diferentes planos y con diferentes personas. Y aunque eso es, para mucha gente, lo que se "supone" que hay que hacer, puede llevar a una parte de esa gente a sentirse terriblemente infeliz. Porque aunque se diga que nuestra sociedad es más "individualista" de lo que lo era hace unas décadas, no significa que sea más tolerante hacia lo diferente. De hecho, para la mayoría lo diferente no siempre es sinónimo de originalidad, sino simplemente de "raro" en un sentido totalmente despectivo.

Al punto al que quiero llegar con esta reflexión es esa gente que "espiritualmente" forma parte de nuestra feliz "familia gótica" (con independencia de que se consideren góticos o no), pero no quieren mostrarse como son porque temen la opinión de los demás. Y no es exclusivamente un "problema adolescente", sino que puede suceder perfectamente en la edad adulta. Ni tampoco una cuestión que afecte sólo a la estética, también al desarrollo personal.


Mi recuerdo sobre mi propia adolescencia es que pasé mucho tiempo intentando encajar. Pero la realidad es que no me gustaban las mismas cosas que al resto, ni me interesaban por mucho que lo intentara. Pero a medida que me fui aceptando a mi misma y fui perdiendo el miedo a hablar abiertamente de cosas que sí me gustaban (ya fueran música, libros o sensibilidades), me sentí mejor conmigo misma, y comencé a ser más feliz.

Desde el punto de vista estético, pasé del "me pongo lo que sea para pasar inadvertida" a cambiar paulatinamente mi vestuario, en forma y color. Y así llegué al momento en que al mirarme al espejo antes de salir del casa me sentía feliz y satisfecha con lo que veía. Porque lo que veía era realmente yo. No una versión de mi que pudiese agradar a los demás.

Toda esta pequeña reflexión concluye con dos pensamientos que quiero compartir. Primero, que para mi la cultura gótica, al margen de todo su contenido estético y cultural, es una forma de felicidad interior y exterior. Porque me animó a ser yo misma, a sentirme orgullosa de quien era y las cosas que me gustaban, y a ser más feliz sin importar las opiniones de los demás. A lo mejor no encajamos en un determinado lugar y con ciertas personas, pero no quiere decir que no podamos encontrar otras personas y otros lugares.


Y en segundo lugar, que si os sentís del mismo modo que yo solía sentirme, os animo a abrazar la cultura gótica (o el nombre que le queráis dar, o ni tan siquiera necesitáis darle uno), simplemente a aceptaros a vosotros mismos tal como sois, y a ser más felices mientras lo exteriorizáis. La gente os juzgará, cuchicheará a vuestras espaldas, u os mirará por la calle, pero en el fondo, si eso es lo que verdaderamente os gusta, os aseguro que os hará más felices.

Pues la vida no está hecha para vivirla como los demás creen que debemos hacerlo, sino para ser más felices con nosotros mismos.

10 comentarios:

Aradlith dijo...

Qué cierto es lo que dices. El gótico tiene muchos estereotipos, y quizás el peor es que si pasas de la adolescencia y no lo has dejado como una fase es que tienes un problema. A veces esa presión social influye demasiado...
Yo pasé por un momento algo jodido, y tras unos años sin levantar cabeza recuerdo que cada vez me arreglaba menos y engordaba más, hasta que un día empecé a comprarme cualquier cosa... Hasta que un día decidí buscar ropa normal porque la que tenía estaba muy desgastada. Me gustaba un estilo más cute, más en plan asiática, para intentar arreglarme un poco. Buscando imágenes encontré en medio de ellas una prenda preciosa, que me llevó a este blog ^^. Pasé el resto de la semana reenamorándome del gótico.
Mi estilo en este momento no se parece en nada al que era antes de ese mal momento que tuve. Ahora es mucho más elegante, me preocupo mucho de la calidad de lo que me pongo, cuido más el maquillaje... Y me encanta, me miro en los escaparates al caminar por la calle y me siento yo misma.
Ese momento de reenamoramiento fue la chispa que me ayudó a ir saliendo poco a poco de eso en lo que estaba. No fue lo único, obviamente, pero incluso el arreglarme más me subió la autoestima, me hizo más feliz, me hizo bajar la mayor parte de los quilos que había cogido xDDD
Ahora que me digan que es un estilo deprimente, que refleja inseguridades, que soy infantil o una inadaptada, y con lo mucho que me ayudó el estar a gusto con mi imagen personal, creo que lo más educado que haría sería reírme en su cara.

Madame Krueger ~ Pequeña Hobbit dijo...

Yo no podría haberlo explicado mejor. Mi adolescencia fue similar a la tuya, e hice muchas intentonas de encajar; por eso tengo bastantes prendas que encajan bastante poco con lo que a mí me gusta, e hice cosas que no encajan tampoco con lo que a mí me gusta hacer (como salir de fiesta o ver partidos de fútbol, uf xD)pero al final descubres que o te muestras tal cual eres o te pasas la vida aparentando. Aún hoy la gente me pregunta que por qué visto así, que por que no soy normal. Yo les explico que igual que ellos eligen su ropa y su maquillaje y sus películas favoritas, etc según sus preferencias, según lo que les gusta, yo hago lo mismo. Aunque les resulta difícil de entender xD

Umbrella Corporation dijo...

Te han dicho lo genial que eres. . ?
Wao! Me encanto como expresastes los dos pensamientos! Un gran abrazo!

Lucrecia Lincourt dijo...

Qué preciosa reflexión, Madame.

Ojalá esto sirva para abrir la mente de quienes nos ven como gente en depresión perpetua o peor aún, como si buscásemos de forma enfermiza permanecer tristes.

Podría parecer exageración, si se mira desde fuera, pero verdaderamente la subcultura tiene un impacto positivo en la vida de muchos. A mí, por ejemplo me ayudó para autoconocerme y para encontrar una estética gracias a la cual me siento muy a gusto conmigo misma, cosa que me resultaba casi imposible antes de adentrarme en el tan diverso y maravilloso mundo gótico.

Un afectuoso saludo desde el otro lado del charco ;)

P.D. La verdad es que te leo mucho, pero no me animo a comentar seguido (la timidez no se me quita ni con el anonimato).

Nakuru Hinamori dijo...

Justo cuando estoy empezando a terner una pequeña crisis leo este post, muchas gracias, me recuerda lo que es importante para mi y que pues solo debo ser yo c:

Madame Macabre dijo...

Aradlith - Qué bonita experiencia. A mi me pasó algo parecido, que de no preocuparme mucho ni tener demasiada autoestima, empecé a sentirme mejor conmigo misma y a preocuparme. Hay gente que dice que es una cuestión muy superficial, pero yo creo que es una parte importante a la hora de estar bien contigo misma. Aunque desde luego no la única :).

Madame Krueger - Yo también hice lo de los partidos de fútbol XD. Pero al final tuve que admitir que en el fondo me importaba un pimiento XD. Como dice el Señor Norrell, quien quiere fiestas teniendo un buen libro ;).

Umbrella Corporation - Muchas gracias, espero que ayude a la gente que lo lea :)

Lucretia Lioncourt - Estoy muy de acuerdo contigo. Ojalá la gente le diese la vuelta a su forma de pensar y se diese cuenta de que la cultura gótica no es una vía de autodestrucción, sino de realización personal. Muchas gracias a ti por leer :D

Nakuru Hinamori - Claro que sí, mucho ánimo :)

Muchas gracias a todos por comentar y compartir vuestras experiencias :)

A dijo...

Hola Madame... alguna que otra vez te he escrito, estoy segura de ello... Soy de las que se pierde un rato, pero siempre regresa cuando algo le gusta de verdad.
Eso me pasa con tu blog y con la cultura gotica en general, y que cualquiera interprete este estilo de vida como prefiera... es lo que la hace atemporal e imperecedera.
Yo he pasado por varias etapas; desde la niñez incomprendida, la adolescencia inadapta, la juventud rebelde y la madurez cinica, que es a fin de cuentas como mejor me siento, ya no intento cambiar el sistema; ahora tomo lo que necesito de el para vivir como quiero...
Actualmente me siento mas conectada a la cultura, de manera "espiritual" que a traves de mi apariencia, como tu comentas en el post... En parte porque mi estilo gotico era sumamente dramatico y ahora prefiero lo mas simple, casi minimalista; y por otro lado vivo un pueblo pequeño, caliente, de gente muy conservadora, donde hace 200 años linchaban a los "brujos"... Asi que tengo que admitir que la presion social si ha hecho mellaen mi necesidad de expresarme por medio de la ropa. Pero si hay algo que nunca he dejado de lado es la musica, es alli donde puedo definirme como eminentemente gotica, mi banda favorita es Paradise Lost y cada vez que los escucho me da risa pensar en la gente que piensa que este movimiento es para adolescentes y depresivos suicidas... Si bien es cierto que la melancolia es un sentimiento ligado a la inspiracion gotica, tambien lo es el sentido del humor retorcido y sarcastico.

Madame Macabre dijo...

A - Para mí lo bueno de la cultura gótica es que tiene muchas formas de expresión. Así que si un día no te vistes "perfecto" por el motivo que sea, siempre te queda todo tu mundo interior, como la literatura o la música.

Cuando me molestan o me miran raro, yo lo que hago es poner la música más fuerte ;). Paradise Lost es también de mis grupos favoritos :D

Muchas gracias por comentar :)

Anónimo dijo...

Tan solo pasaba a resumir mi opinión diciendo: enhorabuena por esta entrada. La leí anoche y no pude evitar emocionarme un poquito; me recordó mis propios pensamientos y experiencias personales... De seguro servirá para inspirar a muchas personas a ser ellas mismas y quererse por encima de lo que digan los demás.

Me gusta tu blog. De vez en cuando es un placer entrar aquí y echar un vistazo a lo que publicas. :)

Un abrazo y muchos ánimos, que siempre vienen bien.

Madame Macabre dijo...

Anónimo - Muchísimas gracias por tu comentario, me anima a seguir escribiendo :). Mi intención era precisamente ésa, animar a la gente a quererse a sí misma y a ser más felices aceptándose como son.

Espero que te sigas animando a comentar :D