domingo, 12 de junio de 2011

La Tragedia de Hamlet, Príncipe de Dinamarca - William Shakespeare.

Autor: William Shakespeare.

Título: La Tragedia de Hamlet, Príncipe de Dinamarca.
Editorial: Alianza Editorial.
Año: 1599-1601.
Valoración: 7/10.



Conocida popularmente como "Hamlet", es considerada como una de las obras teatrales más importantes de la cultura occidental y unas de las obras maestras del famoso dramaturgo inglés. En ella se nos relata cómo Hamlet lleva a cabo su venganza contra su tío Claudio, el cual usurpó el trono a su padre.

La obra trata el tema de la locura, la venganza y la ira, en un contexto de intrigas políticas, dramas amorosos y de guerra. Aunque estamos ante una tragedia, se dejan algunos resquicios para el humor a través de la ironía, y también para el amor, si bien con un destino trágico.

A través de los diálogos entre los protagonistas, se plantean disyuntivas filósificas sobre la venganza o el fatricidio, por lo que es una obra que filosofea sobre algunos de los sentimientos humanos más oscuros y enérgicos.

No negaré que es una obra interesante, y cuya profundidad va más allá de la historia que sirve de premisa inicial. Nos invita a reflexionar sobre el asesinato, la locura o la venganza. Con todo, tengo que admitir que no es mi obra favorita de Shakespeare (disfruté más "Sueño de una noche de verano" y tengo en mi lista de pendientes a "Macbeth"), pero es igualmente necesario situar las cosas en su contexto: no es una obra ligera, y su objeto es que el lector vaya más allá de la historia y los personajes.

Lo mejor: la relfexión sobre temas relacionados con el lado oscuro de la naturaleza humana.
Lo peor: ciertos pasajes de diálogo que se eternizan por su extensión.

4 comentarios:

Bathory Doll dijo...

No la he leído, pero creo que no estoy preparada, debe de ser difícil de entender. Además si se hace pesada la dejaría a medias, seguro xD

Madame Macabre dijo...

Bathory Doll - Yo lo leí cuando tenía unos 16 ó 17 años, y creo que si lo leyera ahora probablemente lo apreciaría más. Pero aún así la obra de Shakespeare es bastante amplia y todavía me quedan lecturas interesantes :).

Besos y gracias por comentar n_n.

Alex nam dive dijo...

«Hamlet» tiene diálogos muy oscuros, que llegan a lo críptico (no hay forma de extraerles su significado en su máxima extensión, hacen sudar la gota gorda); este rasgo tan peculiar hacen su atractivo y también su singular dificultad. Por otra parte, a mi me dio la impresión de que los actos entrecortaban la trama de una forma un tanto descompasada, pero quizá fuera solo una mera impresión.

El "ser o no ser" (aunque en este libro hay bastante más que el ser o no ser) es la pulsión que habita en las líneas de una obra que hace del elocuente e inmaduro príncipe de Dinamarca un títere de uno de los más grandes enigmas de la existencia humana, a saber, la acción enfrentada a la inacción, el cambio enfrentado a lo impuesto. En lo referido a este tema creo que el «Fausto» de Goethe acoge esta problemática y la explota más clara y profusamente.

¿Y qué cambiamos al final? El mundo gira y uno muere: el mayor ímpetu sale del cuerpo como un leve soplo que se extingue al punto.

Un saludo.

Madame Macabre dijo...

Alex Nam Dive - "Hamlet" me gustó, pero admito que no es mi obra favorita de Shakespeare. Los diálogos a veces eran algo farragosos en algunas ocasiones, y como bien dices, a veces hay que releer para leer entre líneas. Una obra cumbre de la literatura sin duda, pero supongo que para gustos colores ;).

Muchas gracias por comentar :).