jueves, 15 de marzo de 2012

Los colores de tu casa hablan por ti.

He aquí una pequeña guía sobre lo que expresan los colores con los que pintamos las paredes, algunos consejos sobre cómo y dónde usarlos, y los efectos que crean en nosotros. Por si hay alguien por aquí que está pensando en redecorar su habitación. La mía es morada :D.

Rojo: Nunca deja indiferente a nadie. Siempre es considerado como el tono cromático con más poder para llamar la atención. A la hora de utilizarlo en la decoración otorga una sensación de gran calidez y crea espacios muy acogedores. A día de hoy, pocas personas se arriesgan a la hora de pintar las paredes de su hogar en rojo y, sólo los más osados o vanguardistas, se atreven a utilizarlo en algunas de las paredes de su casa.

Amarillo: Asociado a la mala suerte en el mundo del espectáculo es, sin embargo, un tono muy popular en la decoración por su apariencia alegre y sus cualidades para estimular la actividad mental. Una tonalidad fuerte es perfecta para un salón, mientras que si decidimos usarlo para un lugar más tranquilo, como un dormitorio, deberemos emplearlo en una tonalidad suave por los efectos perturbadores que puede generar.

Verde: Si se decide usarlo, por ejemplo, para pintar una habitación infantil con un tono pastel, se obtendrá una estancia cálida y agradable, mientras que si se elige un tono más fluorescente podemos llegar a convertir la habitación en un lugar perturbador y desorientador. El color que representa a la naturaleza no es el mejor ejemplo ya que muchas veces está tachado en la decoración por asociarse a hospitales y consultorios médicos.

Negro: Habla de elegancia, poder, misterio y muerte. Se utiliza a menudo para lugares de corte minimalista, sobre todo, por su facilidad para contrastar con colores brillantes como el rojo. Sin embargo, no aporta muchos beneficios a nivel emocional porque se le asocian características negativas como el dolor, la tristeza o lo oculto. A la hora de utilizarlo en la decoración, hay que tener en cuenta que este color no refleja la luz, por lo que acerca los planos y se reducen considerablemente los espacios.

Blanco: La cocina y el baño son dos estancias en las debe primar la sensación de limpieza. De ahí que se recurra con frecuencia a este tono o a las diferentes tonalidades de azul para las paredes, aunque la última tendencia en decoración apunta a insertar pinceladas de color (electrodomésticos, azulejos, elementos textiles).

Naranja: Pese a ser un color muy llamativo, otorga muchísima calidez y alegría a un hogar, aunque tampoco es fácil usarlo a la hora de decorar. Combina con elementos blancos y limpios en habitaciones amplias porque el efecto óptico que produce tiende a reducir los espacios. Este tono a menudodespierta el apetito, por lo que utilizaremos esta cualidad para emplearlo o prescindir de él a la hora de decorar la cocina.

Rosa: Ha dejado de ser un tono exclusivamente femenino para convertirse en un imprescindible para los que gustan de estar a la última moda en tendencias decorativas. Emocionalmente, evoca relajación, enamoramiento y sensibilidad aunque también depende de la tonalidad que escojamos. Mientras el fucsia se asocia más con la estética pop y el rosa carmín con la decoración de corte 'vintage', el rosa pastel sigue siendo el más popular a la hora de decorar la habitación infantil de una niña.

Azul: En tono claro inspira tranquilidad, mientras que una tonalidad más intensa puede crear un ambiente sobrio.

Morado: Tiene que ver con la espiritualidad, es místico, es el color del pensamiento, la meditación, la serenidad y la reflexión. Uno de los cristales más utilizados en joyería es el amatista, de un intenso color morado, cuyo significado es puramente espiritual, ya que se alaba de él su capacidad de transformar en buenos, los malos pensamientos, y su capacidad para guiarnos al verdadero yo. 

Al tratarse de un color secundario, compuesto por dos primarios, azul y rojo, podemos manipularlo a nuestro antojo, añadiendo de uno u otro en mayor o menor medida. Si añadimos mayoritariamente pigmento azul, obtendremos tonalidades violetas, frías de sensación, que coordinarán a la perfección con una decoración principalmente azul. Si el pigmento mayoritario es el rojo, en el resultado obtenido primarán las tonalidades malvas, rosáceas o berenjenas, que lo convertirán en un color propiamente femenino. 

Es un color sedante, muy recomendable como primera habitación ante la llegada de un bebé a casa en sus versiones lilas, rosáceas, malvas… pero muy utilizado también en habitaciones para adultos, con tonos más oscuros e intensos. Puede utilizarse como base a una decoración íntegra, o como pinceladas a una, creada en otros colores, ya que casa a la perfección con casi todos. El contraste que produce mezclado con verde o amarillo provoca unas sensaciones asombrosamente vibrantes, con colores neutros como blancos, beiges o grises aporta calma y sosiego.

5 comentarios:

Vanitas Glemsel dijo...

Esta bien saber estas cosas.

Aunque no creo que el negro sea excesivamente "deprimente" antes tenía la casa pintada de negro, rojo oscuro y gris y la verdad es que es un color muy relajante.

Saludos

Madame Macabre dijo...

Vanitas Glemsel - Yo también pienso que el hecho de que se considere el negro deprimente o no va más en función de la persona.

Muchas gracias por comentar. Un saludo n_n.

Papish dijo...

Yo tengo la mitad de la casa en negro y rojo XDDD

Mi dormitorio tiene visillos rojos y negros y la cama, ahora mismo, sábanas rojas y nórdico negro XD

El lector indiscreto dijo...

Muy interesante post ^^

El negro puede que sea deprimente para las demás personas, pero yo encantado tendría habitaciones pintadas de negro. Como el baño XD Una mezcla genial de negro con blanco da mucha elegancia y sofisticación.

Siempre he querido pintar mi habitación en un tono violeta. Se ven preciosas.

Sin embargo, solo sé que jamás me gustarán las paredes rosadas xD

Saludos, madame!

Madame Macabre dijo...

Papish - Pues es una mezcla de colores muy bonita :D. Mi cuarto es morado, gris y negro n_n.

El lector indiscreto - Los baños en blanco y negro se ven geniales, te lo digo yo que tengo el mío así. Y es cierto que las habitaciones moradas quedan muy bien, además es un color muy relajante. Pero yo tampoco optaría por el rosa XD.

Muchas gracias por comentar n_n.