viernes, 4 de diciembre de 2015

Góticos y exclusión.

Esta entrada se podría haber llamado de muchas formas: Lolitas y exclusión, Heavies y exclusión, o simplemente "Gente que viste distinto y a la que le gustan cosas diferentes al resto, y exclusión". En suma, es una entrada sobre esas situaciones en las que, ya sea por tu forma de vestir, o por tus gustos y creencias personales, sufres una de las muchas formas de exclusión que existen.

Qué es la exclusión y cómo se manifiesta.

La exclusión puede darse en cualquier lugar y desgraciadamente a cualquier edad. Es cierto que la etapa escolar es más propicia para este tipo de comportamientos porque es un período en el que muchas personas despliegan su crueldad y estupidez más primitiva. Y muy particularmente cuando no encajas con tus compañeros de clase.

Sin embargo y por desgracia, crecer y madurar no siempre te libra de esa clase de experiencias desagradables.

La exclusión puede manifestarse de muchas formas, por activa y por pasiva: desde gente que te evita, a miradas de desprecio, comentarios a tus espaldas, hacerte el vacío o, cuando las cosas se tornan más graves, puede llevar al insulto e incluso a la violencia.

La exclusión puede darse en cualquier parte: entre tus compañeros de colegio, tu lugar de trabajo, tu propia familia o por parte de gente anónima en una situación cotidiana.



¿Por qué sucede la exclusión? Desgraciadamente, se desarrolla tanto por la existencia de determinadas creencias en el que la aplica, como por la mera inexistencia de motivos, es decir, por pura crueldad y aburrimiento.

Con todo hay que decir que, en relación con la subcultura gótica, los motivos suelen estar más o menos delimitados. Suele nacer de una sucesión de clichés e ideas falsas (a menudo, aunque no siempre, ligados al satanismo y al vampirismo) que hacen nacer en la gente la idea de que un gótico es raro, siente adicción por la sangre, busca el sufrimiento propio y ajeno (el cliché del suicidio también es habitual) y hay en él una suerte de aura malvada. De forma muy simplificada, eres una suerte de "ente maligno" que se merece lo malo que le suceda, y es "normal" que haya gente dedicada a avergonzarte o herirte delante del resto.

Estas ideas pueden provenir porque por tu forma de vestir, que te identifica claramente como gótico e inmediatamente te asocian con una serie de clichés o imágenes preconcebidas de lo que es ser gótico; o porque a lo largo de una conversación manifiestas unos gustos, creencias y aficiones diferentes. A ello puede sumarse un comportamiento más introvertido o menos participativo que el resto de la gente (por ejemplo, no mostrar interés en participar en ciertas actividades del instituto o no querer salir con tus compañeros de trabajo) que hacen que, sin tú buscarlo, seas excluido por completo.

¿Cómo luchar contra la exclusión?

Es muy difícil dar una fórmula de cómo enfrentarse a este tipo de situaciones porque cada persona tiene una personalidad y reacciona de una manera. Y porque la respuesta no va a ser igual en escenarios diferentes: no respondes de la misma forma a la exclusión cuando sucede en el colegio que cuando se produce por parte de tus compañeros de trabajo.

Cuando ésta se produce en el colegio o en el instituto, y siempre que produzca una sensación de malestar en quien la sufre (hay gente a la que le es indiferente), yo aconsejaría hablarlo con los padres y los profesores. Puede que te cuelguen el cartel de "chivato" o "bocazas", pero soy de la opinión de que si alguien te lo está haciendo pasar mal en clase sin tú merecerlo no tienes porque aguantarlo, y lo natural es acudir a los adultos responsables que están ahí para poner orden (o se supone que deben hacerlo). 

Cuando se es adulto, la situación cambia porque normalmente no puedes acudir a nadie, o porque simplemente se te supone la madurez suficiente para afrontar esas situaciones. Dicen que la indiferencia duele más que el odio, y si sufres situaciones como chismorreos o gente que te hace el vacío a drede, en ocasiones lo mejor es simplemente ignorarlos y no darles pie a continúen con su actitud.

Sin embargo, con ciertos individuos la indiferencia es vista como una especie de carta blanca para continuar atacándote indiscriminadamente. En estos casos, lo mejor es una respuesta cortante, seca pero educada. Pasar al insulto o a la violencia es el peor paso que puede darse pues le estaréis dando al agresor lo que busca (una excusa) para seguir con su juego. Y lo que menos va a esperar (desgraciadamente es así) es una respuesta educada e inteligente.

Lo malo de estas situaciones es que a veces pueden derivar en un sentimiento de total frustración ante la impunidad del que nos molesta. Una respuesta que te da mucha gente, en particular gente a la que acudes en busca de ayuda, es que vistiendo así "te lo has buscado tú solo". Eso es absolutamente FALSO. Lo último que buscamos es que nos insulten o ser la diana de comportamientos vejatorios. La culpa no puede estar en la víctima, está en el que agrede. Y decir que la culpa es tuya por llamar la atención de ese modo al ir así vestido, es una excusa y es absurdo.

Otras conductas positivas con las que ayudar.

Es una idea repetida hasta la saciedad, pero no es menos cierta: a la sociedad le da miedo lo que no conoce, y desprecia lo que es diferente. Y la subcultura gótica está rodeada de una especie de leyenda negra, muchas veces injustificada. Por eso, siempre que me dan la oportunidad o me preguntan, trato de explicarle a la gente que en realidad somos gente de lo más normal, pero con unos gustos y afinidades diferentes. Ciertamente podemos ser más introvertidos que el resto del mundo, pero no buscamos hacer mal a nadie ni hacerlo a lo demás. De hecho, lo que más queremos es que nos dejen tranquilos.

A lo mejor es un granito de arena pequeña en proporción a toda la playa de ignorancia a la que a veces nos tenemos que enfrentar, pero es mejor que no hacer nada. Ser maleducado o brusco no contribuye a nada, y quizás cambiar la mentalidad de una persona puede llevarnos una reacción positiva en cadena.

Otra conducta que encuentro muy positiva, y de la que creo que a veces nos olvidamos, es aplicarnos a nosotros mismos la idea. Es decir, pedimos a los demás que sean tolerantes con nosotros, que no nos hagan blanco de exclusiones. No hagamos nosotros lo mismo con los demás. Es decir, a mi no me gustan la cultura Emo, pero no tengo porque mostrarles desprecio cuando yo no quiero que me lo muestren a mi.



S.O.P.H.IE. y otras reacciones sociales.

En algunos casos, la violencia de las agresiones ha llevado a que en algunos países se lleven medidas concretas para promover la tolerancia con las diferentes tribus urbanas, en particular con los góticos.

La muerte en 2007 de una chica gótica en Reino Unido, Sophie Lancaster, tras una brutal paliza, llevó a sus padres a fundar la Sophie Lancaster Foundation para promover acciones de concienciación social como charlas en los colegios.



En México, en 2008, casí 1.000 personas acudieron a una marcha en favor de la tolerancia tras el ataque sufrido por un grupo de Emos.


En España no he encontrado ningún tipo de asociación que promueva este tipo de conductas, pero sí hay algunos foros en los que se ha hablado sobre este problema. Lo cual demuestra que, con independencia de la gravedad de la agresión, sea ésta física o psicológica, existe actualmente.


Experiencia personal.

Aportando un poco de mi experiencia, la verdad es que no he tenido que sufrir ningún tipo de agresión grave, pero soy consciente de ha habido gente que ha hecho comentarios a mis espaldas. Desde cosas como "Es que ella es muy rara" dicho con bastante maldad, a "¿De verdad eres amiga de esa chica?", además de las típicas miradas de "bicho raro" que cualquiera te echa por la calle.

Mi mejor arma para combatir este tipo de cosas ha sido la total indiferencia. Al final concluyes que tampoco tienes que darle más vueltas a comentarios ignorantes de gente con la que en realidad no tienes relación alguna y que en el fondo no te importan (ni tú a ellos). Lo que me hace feliz es ser y vestirme como soy, y eso no va a cambiar por verme de una forma que a la gente le resulte más "aceptable".

No sé si alguno de vosotros ha sufrido algún tipo de experiencia intolerante o exclusiva, pero me encantaría que hablara de ella en los comentarios y de cómo se enfrentó a la situación, pues creo que es positivo para todos.

En cualquier caso espero que esta entrada os haya parecido interesante y os aporte alguna ayuda ante este tipo de situaciones desagradables. Creo que a todos nos hace reflexionar, con independencia del lado del espejo ante el que estemos, y las aportaciones positivas, en cualquier sentido, son bienvenidas.

12 comentarios:

Aradlith dijo...

Este tema da para mucho. Yo por ejemplo sólo me he llevado comentarios. En mi caso los comentarios suelen venir de gente joven, a las señoras mayores les encanta (no se donde me deja eso ^^U), y alguna me dijo que ojalá ella hubiese tenido el valor de vestir así de joven.
Una vez, hace ya unos 8 años, iba yo feliz por la calle y un grupo típico de canis me vio pasar, y uno de ellos dijo: "la reina de las tinieblas!". Mi reacción, aparte de reírme,fue girarme y hacerles una reverencia. Se que no era su intención, pero m elo tome como un piropo xDD. Ellos no dijeron nada, eran de tipo cobarde y esperaban que hiciese como si nada. También lo típico, que desde el coche te gritan " go...!", que no sabes si te llaman gorda, gótica, o que ^^U. Con el tiempo he desarrollado la capacidad de ir ami bola por lacalle sin darme cuenta de si me miran o no.
Y bueno, hace también algunos años pegaron a mi novio y mi mejor amigo un grupo de ultras. Yo intente separarlos, pero sólo me lleve empujones y me sujetaron... Y los muy cobardes,que debían de ser un grupo de 10, los agarraron para que no se defendiesen y bueno... Te lo puedes imaginar. No pasó nada grave porque coincidió que venía un coche de policía y estos hulleron como ratas, que si no a saber si no habríamos terminado la noche en un hospital.
Ellos tuvieron alguna más así, pero esa fue la única en la que estaba delante.
Muy buen post, es necesario llamar al respeto, pero aquí no se legislará nada ni se harán asociaciones hasta que muera alguien, por desgracia. Siempre es así.

Haruhi Haruhara dijo...

Esto me recuerda mucho a lo que le pasó a Zephyr Elf hace tiempo, cuando la golpearon por verse diferente y hasta hace poco venía operando parte de su mandíbula para recuperar su forma original y para librarse de ciertos problemas de salud que venían de aquello. Fue muy triste saberlo, y creo que es lo más grave que he sabido al respecto ya que de miraditas de muy mala onda y frasecillas insultantes no han pasado ni hacia mí ni hacia algún amigo cercano. Por mi parte, soy de las que ya se han acostumbrado pero preferiría que la gente me tratase como a cualquier otro, me agrada cuando las personas que menos me imagino me tratan "normal" o cuando las señoras me dicen que soy "valiente" para poder ser quien quiero ser porque a ellas les habría gustado pero nunca pudieron dar el gran salto. Ahora mismo llevo el cabello de 2 colores (uno a cada lado): magenta y aguamarino, y es sufrido salir a la calle cuando estoy de mal ánimo pero de todos modos nada me quita el gusto de traer el pelo así. No me considero ni gótica ni tal, yo sólo voy por el lado estético pero, como dices, la gente reacciona abrupto contra aquello que no conoce y todo lo "raro" les parece malo y así te tratan: MAL. Me gusta eso de hacer campañas o marchas para concientizar a la gente hacia la inclusión y la tolerancia pero es triste que ese tipo de cosas hayan nacido tras la muerte de alguien. Una muerte no se puede justificar porque la víctima se vea diferente. Bonito post, Madame, siempre es buen tiempo invertido pasar por aquí. Todo el cariño y los mejores deseos para ti!

Lady Deathpoet dijo...

Muy buena entrada. La verdad es que no entiendo eso de la exclusión, yo tengo amigos muy normales o incluso digamos pijos y nos llevamos bien. Aunque no visto de gótica, porque mi presupuesto no me lo permite y tiro con la ropa que tengo y ya, si me ha rechazado gente al saber que tipo de intereses o gustos tengo, también es cierto que incluso entre heavies, góticos y así solemos ser intolerantes entre nosotros y no debería haber esa intolerancia. Los clichés hacen más daño que cualquier cosa y como la gente no se molesta en intentar conocer a esa persona pues lo más fácil es juzgar por fuera y muchas veces no saben lo muy equivocados que están. No se esa es mi opinión. En mi caso la intolerancia la sufrí también de mis padres, en la escuela y en el trabajo pero al final mis padres se acostumbraron, en la escuela simplemente no les dejaba ver que me hacían daño para no darles el gusto y en el trabajo pues no supieron ver que lo que importa es como trabajaba y no lo que me gustaba.
Un saludo ;) y de nuevo, buena entrada :)

Black Widow dijo...

Gran artículo ;) Personalmente, aunque no suelo sufrir burlas crueles o con mala intención, sí que es verdad que en mi colegio hay una serie de rumores y estigmas que me rodean, y en ocasiones me encuentro con gente de otros cursos que cuentan que mi habitación es negra, o que eché mal de ojo a alguien. Además, desde la profunda ignorancia, hay muchas personas que me tienen miedo, o los que observan cada uno de mis conjuntos a la espera de mi "próximo espectáculo", incluso por parte de profesores. Como todos estos están dichos desde la ignorancia, mi mejor arma es actuar desde el respeto, sin dar ningún motivo para ser criticada por conductas antipáticas, y encontrar otras cosas por las que ser famosa además de mi estética, tales como el teatro o el buen trabajo en clase. Cuando veo que alguien me dice algo, suelo seguirle la broma, y muchos acaban dándose cuenta de la ridiculez de lo que decían. De hecho, más de una vez he conseguido que vean que "en realidad es maja".

Pequeña Hobbit dijo...

Hace poco hice yo una entrada parecida a la tuya, por el mismo asunto, la forma en la que la sociedad "interactúa" con las diferentes tribus urbanas, en concreto, los góticos. A mí me pasa constantemente, la gente te mira siempre rarísimo por la calle, a lo mejor te llevas algún comentario, eres la rarita, hasta tus amigos te dicen que te pasas con tu forma de vestir y ya no hablemos de la familia, que básicamente me hacen vestir """normal""" cuándo vamos a visitar a algún pariente. Es triste pero me parece que es algo que sigue estando a la orden del día, y que tiene que haber gente que aún sufre las consecuencias todavía más que con pequeños detalles. Esperemos que tarde o temprano, la sociedad avance y estas cosas dejen de ser algo por lo que preocuparse.
Un saludo!

Umbrella Corporation dijo...

Madame, desearia contarte una anecdota sobre este tema. . . Un poco triste al principio, aunque con un final feliz, Pero por este medio me seria imposible, no por ti, es que es un blog publico, espero entiendas. . . De cualquier manera, Gracias por crear conciencia de estas desagradables situaciones! Son muchos los que injustamente pasan por esto a diario! Mi cariño mas dulce para ti princesa gotica! Y una vez mas solo me haces decirte lo mucho que te admiro..!

Madame Macabre dijo...

Araldith - Me alegra que a tu novio y a tu amigo no les pasara nada. Pero desgraciadamente es así, te cruzas un día con la gente equivocada (que siempre van en manadas) y te llevas un disgusto. Creo que en España no hay conciencia de la existencia de un "odio" hacia otras subculturas porque se ve como una moda, no como la "condición personal" de alguien. Y concuerdo totalmente contigo, en España no se hace nada hasta que no se muere alguien.

Haruhi Haruhara - Gracias, la verdad es que fue petición de una lectora, pero creo que es un tema del que debemos hablar y es bueno compartir experiencias. La verdad es que a veces es duro, porque no quieres que te importen los comentarios, pero hay días en que eres más fuerte que otros. Y a veces los encajas peor. Pero lo importante es seguir hacia delante y sentirse bien con uno mismo :).

Lady Deathpoet - Las "peleitas" e insultos entre heavies y góticos es una cosa que siempre me ha parecido bastante absurdo. Los góticos dicen de los heavies que son una panda de bestias borrachos, y los heavies que son unos pijos depresivos ridículos... Y así eternamente. Cuando en realidad pienso que hay más en común que cosas que diferencian. Si es que a veces somos tontos XD.

Black Widow - Aplaudo tu actitud y tus buenas maneras :).

Pequeña Hobbit - Leeré tu entrada también :D. Ciertamente es un problema de tolerancia y de mentalidad. Y aunque se avance poco, hay que seguir trabajando en ello.

Umbrella Corporation - Muchas gracias, creo que es un tema que es importante que se hable, y mostrar a otras personas que quizás sufran estas situaciones que deben ser fuertes y jamás pensar que la culpa es "suya" y no del que agrede.

Muchas gracias a todos por comentar :).

Lilith dijo...

Pues no soy gótica y poco puedo aportar al tema, tampoco se me hubiera ocurrido pensar que sufrierais ese tipo de problemas y fue una sorpresa para mí enterarme de que existe.

Pero...

Pienso que se debe probablemente, en parte como mínimo, a malestar consigo mismo por parte de aquellos que os tratan de ese modo, simplemente buscan alguien a quién humillar para de esa forma ocultarse lo que realmente sienten ante si mismos.

La ignorancia que existe sobre vuestra subcultura no me parece excusa, pero puede que ayude. Yo misma antes de sentir curiosidad y ponerme a mirar tenia una imagen muy equivocada y bastante pobre sobre vosotros. Es precisamente este blog y otros sitios como él quién me ayudo a salir de mi error (estoy en deuda con vosotros y sobre todo contigo Lady Macabre por ello)

Pero si hay algo que me gustaría decir:

No ofende el que quiere si no él que puede, y nadie salvo cada uno de nosotros tiene el poder de decidir quién le puede ofender y quién no por mucho que lo intente. A mí, por ejemplo, no cualquiera me puede ofender, da igual cuanto lo intente, no me sale de la gana que lo consiga y punto. Y, si alguna vez eso me duele, que a veces pasa, pues digiero ese dolor y me hago más fuerte con ello y de esa forma le saco un provecho al asunto. Por eso mientras la cosa se quede en palabras o gestos no me preocuparía, soy rara lo sé, pero para mi los raros lo son ellos no yo y esto es lo que me importa, además me sirve para ver con que gente no me interesa perder el tiempo. Lo malo es cuando la cosa llega a extremos como los de Sophie o lo que cuenta Aradlith, entonces ya me quedo sin palabras :-(

Madame Macabre dijo...

Lilith - Muchas gracias por tu aporte, es una opinión muy interesante. Y me alegra muchísimo que el blog te ayude a cambiar a mejor tu visión sobre la cultura gótica.

Yo he hecho de mi defecto (mi excesivo pasotismo total acerca de todo y de todos) una virtud. Así que las miradas de rareza o los comentarios me dan igual. De hecho, a medida que pasan los años me siento mejor conmigo misma, que creo que al final es lo importante.

Pero entiendo que hay gente que, por su carácter, ese tipo de situaciones le afectan más, aunque sean cosas pequeñas. Y es importante que encuentren su motivación para hacerse fuertes o que, en su caso, lo pongan en conocimiento de otras personas.

En cualquier caso el que das es un muy consejo, y espero que ayude a otras personas a superar esas situaciones :).

Anónimo dijo...

¿Qué te puedo decir al respect, Madame?... En mi infancia y adolescencia siempre fui victima de bulllying y discriminación porque gorda, velluda, porque me salió acné, usaba gafas y tenía buenas notas; todo esto me acomplejó y el autoestima se me fue al piso; un poco antes de los 20 fui al nutriólogo, cambié mis hábitos alimenticios y pues conseguí estar delgada, el problema del acné y el vello corporal se solucionó con medicamento; al final tenía la imagen que quería, pero seguía cargando con mi costalito de inseguridades a causa del bullying; seguía temiendo expresar mi opinión si es que acaso esta era diferente a la de la mayoría y creo que esto los demás lo percibían porque a mis espaldas hacían comentarios como: “Qué rara es”, “Está loquita”, etc.

La solución a esto fue dejar de darle importancia a la opinión de los demás, e incluso aceptar abiertamente los gustos, opiniones o hábitos fuera de lo común que tengo; en realidad quienes se burlan o agarran de chiste a otro es porque quieren que sus "defectos" o "debilidades" pasen desapercibidos, por eso se encargan de joder a otros.

Madame Macabre dijo...

Anónimo - Entiendo a lo que te refieres. Yo también he sido siempre una persona muy insegura y no se me daba bien encajar con la gente. Me fui dando cuenta de que a menudo mis intereses, opiniones o preferencias distaban mucho de las de los demás. Al final te das cuenta de que el problema no lo tienes tú, sino que quizás se deba a una falta de tolerancia por parte del resto. Y que al final siempre puedes encontrar gente que comprenda tus gustos y te apoye como eres. Aunque siempre seguirá habiendo comentarios, pero el saber que ya no te pueden hacer daño porque te da igual y te sientes más segura de ti misma, es importante. O sencillamente, como tú bien dices, saber que hay opiniones de todo tipo.

Muchas gracias por comentar :).

Angie dijo...

Tod@s!!! Yo por friki 80's y gordita...pero todo el mundo: pelirrojos,gafitas....