martes, 24 de octubre de 2017

12 consejos sobre moda gótica que he aprendido en 15 años.

Ha pasado un tiempo desde que me inicié en la subcultura gótica. Estos consejos, centrados en el aspecto estético, son sobre todo fruto de mis experiencias personales. Podéis añadir otros nuevos en los comentarios :).

1 - Las tiendas góticas están bien, pero no son indispensables, y tampoco te solucionan todos los problemas de vestuario.  Las tiendas góticas me parecen geniales, tienen multitud de prendas interesantes que probablemente no puedas encontrar en tiendas convencionales. Pero sí algo he aprendido en estos años es que no son lo indispensables que pensamos, sobre todo cuando somos babybats. La moda gótica no depende de marcas o tiendas, ya sean góticas o no góticas, sino de tu creatividad y tu propio estilo personal. Así que están muy bien para adquirir ciertas prendas concretas, pero no creas que si compras prendas en Zara estás cometiendo un pecado y te echarán del "aquelarre gótico".


Por otro lado, hay prendas básicas que son difíciles de encontrar en tiendas góticas, o cuando menos de encontrarlas a buen precio. Si bien es cierto que las tiendas góticas están teniendo cada vez una mentalidad más abierta e integran ropa que podemos usar a diario, la verdad es que puedes encontrar muy buenas prendas básicas en tiendas convencionales, que luego puedes combinar con cosas más especiales.


2 - Inspírate, pero no copies. En cualquier parte puedes conocer a una persona con un estilo particularmente inspirador, sobre todo a través de internet. Mucha gente crea blogs y tumblrs donde muestran sus looks a diario. Y nos pueden inspirar mucho, darnos nuevas ideas y enseñarnos distintas formas de combinar las prendas. Pero es importante tener en mente que lo que estas personas muestran es una visión más de la estética gótica. Lo importante (y más satisfactorio) es, al final, crear tu propio estilo, sin perjuicio de que esas personas que admiras te proporcionen ideas.




3 - No hay una visión "acertada" y otra "equivocada" de la moda gótica. Lo genial de la moda gótica es que, aunque todos sigamos una serie de elementos comunes, al final cada cual lo personaliza según sus propios gustos e intereses. Según los estilos y la persona, podemos encontrar looks radicalmente opuestos. Igualmente hay gente que prefiere looks más sencillos, mientras que a otros les atraen los estilos muy elaborados.


Pero al final se trata de la visión e interpretación de cada cual, de aquello que le hace feliz y con lo que se siente cómodo. Por ello, tu estilo no es un "canon de validez" que te permite criticar negativamente a los demás. Del mismo modo que tampoco debes dejarte intimidar por lo que piensen los demás. Si quieres llevar un corsé, llévalo. Y si no te gustan, no los lleves. Por supuesto, habrá cosas en otros que te pueden gustar más o menos, pero se tolerante igual que esperas que los demás lo sean contigo. Al final, no se trata de encajar en un "molde" por el que tú creas que se define lo gótico, sino de crear tu propio estilo y, por tanto, tu propio molde.


4 - "Llamar la atención" no es un estilo.  Algunas personas interpretan superficialmente la moda gótica como una forma de destacar. Llamar la atención puede ser una consecuencia de tu estilo (y no hay nada malo en ello), pero no debería ser el objetivo en sí mismo. Porque entonces es como si no fueras realmente tú, sino que te estuvieses creando un personaje al que interpretar para ser el centro de atención.


En otro sentido, tampoco te acomplejes si pasas desapercibido. No significa que estés haciendo "algo mal". Cada cual tiene su propio estilo, y no todos tienen porque ser llamativos. La simplicidad también puede ser uno de sus rasgos.


5 - Nunca está de más estar atento a las tendencias. No porque deba importarte demasiado si tu estilo está o no de moda, pero porque pueden ponerse de moda ciertas tendencias o prendas que concuerdan con tus propios gustos. Así que echar un vistazo a alguna revista o web para tener una idea general no es tiempo perdido. Te permite conseguir prendas interesantes a buenos precios.




6 - Cuidado con los prontos y los caprichos. A veces hacemos una compra impulsiva, bien porque se nos antojó algo, bien porque queremos dar un giro a nuestro estilo y probar con algo nuevo, como un color por ejemplo. A veces esos caprichos pasajeros pueden salir bien, y resulta que encuentras algo nuevo con lo que experimentar. Pero también pueden salir mal, y quedarse esa prenda colgada en tu armario por toda la eternidad. A mi me ha pasado con algunos experimentos de color. Intenté incorporar algunos tonos de rosa a mi armario, pero he llegado a la conclusión de que no es un color para mi y no acaba de pegar con mi estilo. Pero me ha costado alguna que otra camisa por el camino hacerme a la idea.




7 - Es buena idea tener algo de ropa "neutral" para ciertas ocasiones. Habrá ocasiones en las que te hará falta suavizar tu estilo por las circunstancias o la ocasión lo exija. Así que es bueno tener algunas prendas básicas en tu armario. Con independencia de que esas prendas puedas incorporarlas a un look gótico, el tener esas prendas más neutras pero multifuncionales puede sacarte de algún aprieto y evitar tener que comprarte algo específico que luego no uses casi nunca.




8 - Lo que se ve bien en los demás, por mucho que te guste, puede que no funcione para ti.  En más de una ocasión he intentado incorporar algo que vi en otra persona que en ella se veía realmente bien, para darme cuenta al final de que esa prenda o ese estilo verdaderamente no pegaba conmigo. Y es que a veces ciertas cosas, prendas o estilos casan perfectamente con alguien, y te parece genial su estilo. Pero no necesariamente se verá bien en ti, o sencillamente tú no te sentirás "tú" llevando eso. Por eso es importante no "forzarse", dejarnos inspirar por otras personas, pero sin pretender ser como ellos. A mi por ejemplo me encanta el estilo de Jillian Venters o el de The Gothic Alice, pero tengo claro que no me pegan muchas cosas de las que llevan, aunque ellas se vean estupendas.




9 - A veces tendrás días malos. No todos los días llegarás a tu armario, elegirás en 1 minuto el atuendo perfecto y te verás estupendo con lo que te has puesto. Habrá días que no sabrás qué ponerte, días que todo lo que te pongas piensas que te sienta mal, días en los que no quieres complicarte la vida pero tampoco quieres ponerte un vaqueros y un jersey negros. En esos días, en los que estoy entre la inseguridad, la apatía y la necesidad de sentirme bien con lo que me pongo, intento elegir algo que casi nunca me falla y que me dé algo de seguridad en mi misma.




10 - Sentirse guapa/o o sexy también es un estado mental. Sentirse guapo o guapa con lo que hemos elegido no es una cuestión de modas o de centímetros de ropa. Empieza por sentirte agusto con lo que llevas puesto. No importa si lo que llevas es ajeno a las tendencias, si son las doce de la mañana y llevas un vestido de encaje, si llevas mucho o poco maquillaje. La belleza no son cánones, modas o tallas. Empieza por ver como la ropa refleja la persona que eres, sin miedo a ello.




11 - La moda gótica es una buena terapia. En ocasiones, sobre todo cuando nos sentimos tristes y deprimidos, la moda gótica puede ser un refugio agradable donde nos sentimos protegidos. Obviamente, vestirnos de negro no hace desaparecer los problemas. Pero hacer algo que nos hace sentir a gusto con nosotros mismos puede ser un primer paso para avanzar hacia una nueva etapa.





12 - Personaliza, reinventa y recicla. Ir más allá de lo que nos ofrecen las tiendas es una muy buena iniciativa. Además de despertar nuestra creatividad, nos impulsa a crear un estilo propio. Para personalizar y/o dar nuevo uso a ciertas prendas, no siempre es necesario ser un maestro de la aguja. En ocasiones con un trozo de encaje y algo de pegamento para telas se pueden hacer grandes cosas, o simplemente cosiendo pequeños detalles aquí y allá. 




Y cuando la ropa haya dado todo de sí, o bien si te has cansado de ella, puedes optar por aventurarte a darle nuevos usos transformándola en algo nuevo. Pero si el estado de la prenda no lo permite, la mejor opción es reciclar.

5 comentarios:

Davo Chikokalavera dijo...

Genial !!!
Estoy de acuerdo la idea principal es encontrar lo que te gusta y que valla con tu personalidad y claro reciclar !!!

maximiliano sequeida dijo...

Me encantan los consejos. También me encantaría poder leer más sobre cómo se hace un vestuario gótico para hombre, ya que me gustaría poder idear (Aunque todavía no se cómo) Un vestuario básico y sencillo en donde predomine mucho más los colores añejados que el negro.

Madame Macabre dijo...

Davo Chikocalavera - Últimamente estoy muy concienciada con el reciclaje y darle nueva vida a la ropa. Y sobre todo usar lo que tienes en vez de acumular.

maximiliano sequeida - Te dejo con algunas entradas que he escrito sobre el tema, a lo mejor alguna te sirve.

http://madamemacabre.blogspot.com.es/2015/04/consejos-e-ideas-de-moda-gotica.html

http://madamemacabre.blogspot.com.es/2016/11/corporate-goth-para-hombre.html

http://madamemacabre.blogspot.com.es/2011/08/armario-gotico-basico-para-hombre.html

Angie dijo...

El negro sirve para todo el año, bcn, tarde noche o mañana!😘😘

Madame Macabre dijo...

Angie - Nunca falla ;)