miércoles, 29 de abril de 2015

¿Qué es un "penny dreadful"?

"Penny dreadful" es el término peyorativo con que se designaba en el siglo XIX un tipo de "libros", de pocas páginas y cuyas historias se vendían en forma de fascículos. El término solía emplearse en general para referirse al tipo de historias, o de literatura si se quiere, que solían contener. 

En su primera época, se centraban en temáticas de tipo escabroso, macabro o sangriento, sin excluir una pizca de sangre, vísceras o sucesos inexplicables. El género abarcaba desde los asesinos en serie como Sweeney Todd a los vampiros como Varney, si bien incluso llegaron a publicarse bajo este formato algunos trabajos de Dickens. Más adelante, la temática cambió y comenzó a centrarse en historias del salvaje oeste, de misterio o simplemente de aventuras.






Se editaban en papel barato, pues el destino de los mismos era en muchos casos acabar en la basura. Se veían como productos de consumo rápido de usar y tirar, en parte debido a su escaso precio: un penique, de ahí también su nombre. Igualmente se les conocía como Penny horrible, Penny awful o Penny blood. 






Durante toda su existencia fueron profundamente criticados por entender que eran un medio capaz de "corromper" las mentes de sus jóvenes lectores. Su público predilecto eran los chicos de las clases trabajadoras. Su declive se inició a principios de 1890 hasta que desaparecieron completo tras la I Guerra Mundial. 












5 comentarios:

Mina Harker dijo...

Me ha encantado la entrada, cuando vi la serie me informé sobre su significado.
Las fotografías son muy interesantes y había cosas que no sabía.
Muchas Gracias Madame Macabre por informarnos tan bien sobre todo.
Besitos :D

Darunnia dijo...

Muy buen artículo. Me gustaría sugerirte, si me lo permites, un tema relacionado: los libros azules (españolizado). Eran un tipo de libros de encuadernación barata que eran comprado sobre todo por gente de pocos recursos o que no tenían para comprar ediciones más caras. Muchos libros de Charles Dickens se editaron en esas tapas.
Sin embargo, no sólo era una actividad privada, como es para nosotros leer, sino que se llegaban a realizar lecturas públicas. Era común que en un pueblo, los vecinos se reunieran para leer uno de estos libros. Por supuesto, los "libros azules" no eran siempre buenos. Literatura mala ha habido siempre.

Saludos.

Madame Macabre dijo...

Mina Harker - De nada guapa, gracias a ti por leer y comentar :).

Darunnia - Pues no conocía sobre los "libros azules". Me informaré porque me parece muy interesante, muchas gracias :D.

Muchas gracias por comentar :).

Jess Von Graven dijo...

Que se acabaron convirtiendo en las novelas de vaqueros de toda la vida que leía mi abuelo, que mal. Ya podían haber perpetuado el genero y continuar hasta hoy día *O*
Gracias por el artículo me ha parecido sumamente interesante ;)

Madame Macabre dijo...

Jess Von Graven - Pues en efecto fue así, acabaron convirtiéndose en novelas de vaqueros. Algunos creen que son el antecedente más viejo del cómic. Desde luego es una pena que este tipo de publicaciones ya no existan.

Muchas gracias por comentar, me alegra que te gustara la entrada :).