lunes, 29 de marzo de 2010

Reseña Cine: 2001: Odisea en el espacio.

Título original: 2001: A space Odyssey
Género: Ciencia Ficción.
Año: 1968.
Director: Stanley Kubrick.
Actores: Keir Dullea, Gary Lockwood, William Sylvester, Daniel Richter, Leonard Rossiter.
Valoración: 8,5/10.


2001 es una de esas películas que tras verla, hace que dividas el mundo entre aquellos que la han visto y los que no. A día de hoy se considera como uno de los grandes clásicos del cine, aún cuando en su momento fue un fracaso ya que se vendió como una película familiar cuando está totalmente alejada de ese concepto. Verdaderamente no es una película "fácil de ver" (no es una película para aliviar momentos depresivos ni para pasar el rato), aunque tampoco lo es "Ciudadano Kane" y se considera la mejor película de la Historia del Cine.

La película se divide en cuatro partes, y la primera de ellas se titula "El amanecer del hombre". De ella me encantó ese fantástico plano donde se observa, desde abajo, el borde superior del monolito con el radiante sol en el cielo, como si se nos quisiese indicar que la piedra no es de este mundo.

La segunda parte se titula "Anomalía Magnética de Tycho número uno". Comienza así una de las secuencias más famosas de la historia del cine: la danza cósmica a ritmo del "Danubio Azul" de Johan Strauss entre naves espaciales que se balancean armoniosamente en el oscuro espacio exterior. Aparecen entonces los primeros personajes humanos, y descubrimos al primero de nuestros protagonistas, el Doctor Floyd, en pleno viaje espacial. El funcionamiento de la nave es tratado con el mayor realismo posible: la comida espacial, las azafatas con sus zapatos de velchro para evitar la gravedad, las videoconferencias. Multitud de pequeños detalles que demuestran el esmero de Kubrick al imaginar la realidad de los viajes espaciales

Comienza entonces la tercera parte, "Misión a Jupiter". Es el año 2001, y un grupo de astronautas inicia una pionera misión a Júpiter a bordo de una nave gobernada por la forma más perfecta de inteligencia artificial hasta el momento, HAL 9000. Como lo hicieran los monos del inicio de la película, HAL mata para sobrevivir, y ése es sin duda el mayor anhelo humano, vivir. Logra acabar con todos los tripulantes menos con el Dr. Bowman que inicia las maniobras para desconectarlo. Es especialmente intensa la escena en la que HAL, mientras Bowman comienza el proceso de apagado, ruega por su propia existencia, poniéndose de manifiesto que ha adquirido plena consciencia al emitir frases que se inician por "Yo siento..." o "Tengo miedo".

Y así se incia la última parte de la película, "Júpiter y más allá del infinito". Bowman logra llegar a Júpiter, y en su camino se cruza un nuevo monolito negro. Bowman entra entonces en una especie de tercera (¿o cuarta? ¿o quinta...?) dimensión donde asistimos a un viaje psicodélico de luz y color. En mi opinión la escena es algo excesiva, dos minutos de psicodelia están bien, pero más de cinco marean... La cuestión es que Bowman aparece de repente metido en su pequeña navecita redonda estilo Dragon Ball, en una habitación decorada (con muy buen gusto por cierto) al estilo Luis XVI. Bowman sale de la nave, y de repente se ve a sí mismo de anciano al fondo de la habitación. Mi interpretación es que entonces el Bowman joven desaparece porque no puedes percibirte a ti mismo desde dentro y desde fuera al mismo tiempo, y al ser consciente de ello, desaparece al deducir "Sí ese soy yo, yo no puedo estar aquí también". A su vez el Bowman viejo desaparece para aparecer postrado en una cama, ya decrépito, y frente a él, surge inquietantemente un nuevo monolito negro. Finalmente Bowman acaba transformándose de nuevo en feto cerrando el ciclo de las edades del hombre, y aparece flotando en el espacio.

Mi interpretación al respecto es que el monolito negro tiene la capacidad de hacer evolucionar al hombre que pasa de ser un primate que usa herramientas a alcanzar Júpiter. El monolito proviene sin duda de una raza extraterrestre que incita a la evolución de la inteligencia humana (o quizás se divierta con ello), haciendo que nos preguntemos hasta qué punto nuestra inteligencia nos pertenece sólo a nosotros mismos y si no es también fruto de otros factores. Y no sólo incide el monolito en la inteligencia, también en la evolución física al convertir a Bowman en un bebé, quizás de una nueva raza superior más inteligente que los humanos normales. Sobre HAL, es la imagen de la capacidad creadora del hombre, pero al mismo tiempo implica si somos capaces de controlar algo como "la inteligencia artificial". Ya que nosotros somos fruto de la evolución, qué impide que ésta también actúe sobre otros seres dotándolos de verdadera humanidad, pasando de máquinas a seres con conciencia. Es decir, la evolución es una fuerza en sí misma.

Por supuesto, esta película se abre a multitud de interpretaciones (existen múltiples teorías al respecto). Su complejidad desde luego no la hace apta para todos los públicos por su ritmo lento y su argumento ambiguo, pero no le resta genialidad, adornado con unos efectos especiales tan perfectos que hacen que pienses que estás viendo una película que se haya rodado este mismo año. Me encanta que Kubrick se haya esmerado tanto en el detalle, como mantener el silencio en las escenas exteriores en el espacio o cuidar tanto la iluminación. En suma, una verdadera obra maestra.

Lo mejor: la perfecta combinación de imagen y sonido.
Lo peor: el empeño de hacer escenas muy largas.

4 comentarios:

hellion667 dijo...

Muchas personas tildan de lenta, o de demasiado larga a esta peli, a mi gusto, es perfecta, esta increblemente pulida hecho que no es de extrañar considerando lo enfermizamente perfeccionista que era Kubrick. Es un pelicula que abarca un espacio de tiempo incondedible, el todo, el porqué y el hacia donde. Quizas no sea la tipica pregunta de quienes somos, de donde venimos..., se nos muestra un ¿porqué somos así?, ¿Que nos deparará el futuro si seguimos el camino actual?. Para mi gusto es un vals de misticismo tecnológico que se adentra en la esencia de nuestra existencia, de nuestro lugar en el universo, no de amos, quien sabe si no somos títeres.
Me alegro que te gustara, Te faltó decir que la viste recientemente xd. saludos florales.

Madame Macabre dijo...

Vale, la vi hace tres días. Y tú todavía sin ver Nosferatu edición remasterizada XD. Tengo que decir que la película no se me hizo en nada pesada considerando la manera en que está rodada. No obstante, sigo opinando que la secuencia del viaje astral llega un momento en que se eterniza. Tras unos cuantos planos de psicodelia colorista has entendido el mensaje: está viajando a otra dimensión. Pero tantos planos de paisajes coloreados, me parece perder el tiempo (lo pudo haber emplead en dar explicaciones). Pese a todo creo que es una gran película, me gusta la ciencia ficción que tiene argumentos sólidos, no la mera demostración de efectos especiales sólo para poder decir "mira que genial es mi ordenador". Saludos desde el país de los cactus.

Madame Macabre.

pd: tú sí que eres "incondedible"... XD.

hellion667 dijo...

omg ke pedazo de lapsus ya no hescrivo tanvien como hantes. xd (no tengo costumbre de revisar lo que escribo, ¿se nota?).
Yo llevo veinte años comiendome el tarro con 2001 y lo que más me gusta es el viaje marihuanero del final.
De Nosferatu tengo la version dark neo folk industrial xd.
Un saludo desde el infierno de las esponjas.

Madame Macabre dijo...

Oh my Goth! Tu forma de escribir hace daño XD. Creo que podría montar un blog al margen de éste y teorizar sobre la película. Bueno, sigue siendo una película genial. Si existe, deberíamos ver la versión comentada a ver si nos enteramos mejor XD. Y en cuanto a Nosferatu, tú te lo pierdes, porque yo quise dejarte mi preciosa edición de coleccionista caja metalica con documentales y todo.

Besitos desde Batlandia kawaii.