viernes, 18 de febrero de 2011

Cuidados básicos de la piel.


Tener una piel limpia y bien cuidada es tan o más importante que un buen maquillaje. Con más razón cuando la estétitca gótica a menudo implica maquillajes recargados, por lo que es necesario cuidar adecuadamente nuestra piel. Para lograrlo, estos son los productos y pasos básicos:

1-Crema hidratante: esta crema aporta los cuidados y nutrientes básicos para tu piel, evitando que se reseque en invierno, hidratándola en verano y dándole un tacto suave. Debes aplicarla todas las mañanas sobre una piel limpia, y siempre antes de maquillarte. Lo mejor es comprar una crema adaptada a tu tipo de piel (seca, grasa, mixta...) y asegurarse de que tenga factor de protección solar. Has de aplicarla en cara y cuello, pero tienes que evitar el contorno de los ojos, pues ello requiere una crema específica por ser una piel más delicada.

2-Crema nutritiva o de noche: antes de irse a dormir, y siempre con el rostro limpio, aplicamos esta crema que regenera y nutre la piel durante la noche. De nuevo es preferente escoger una crema adaptada a nuestro tipo de piel.

3-Limpiador facial/Gel exfoliante: los hay en muchos formatos, aunque lo habitual es un gel exfoliante que limpia definitivamente tu rostro de impurezas, evita la aparición de granos al limpiar los poros y deja la piel tersa y suave. Dentro de estos geles, suele haber diferentes categorías en función de tu tipo de piel o de los problemas que quieras tratar. Lo mejor es seguir las instrucciones del producto, que te indicará la asiduidad con que debes usarlo (mañana y noche, una vez al día, cuatro veces en semana...) ya que no todos los productos tienen los mismos principios activos aunque su objetivo sea similar. Lo normal es que realices una limpieza por la mañana y otra por la noche.

4-Mascarilla: la virtud de este producto es satisfacer de una sola vez muchas de las necesidades de tu piel, pues las mascarillas limpian, hidratan, nutren y relajan la piel del rostro. Al mismo tiempo puedes encontrar mascarillas destinadas a objetivos específicos, donde deberás tener en cuenta los problemas de tu propia piel: exceso de grasa, sequedad... Lo habitual es utilizar la mascarilla una vez a la semana, aunque de nuevo, siempre hay que seguir las indicaciones del producto.

5-Toallitas desmaquillantes/tónico desmaquillante y algodones: son absolutamente esenciales para remover el maquillaje de la piel. Por muy bueno que sea tu maquillaje, o por poco que te apliques, si no lo retiras de tu piel no la estarás dejando respirar adecuadamente y quedará llena de impurezas. Los desmaquillantes retiran el maquillaje, pero no limpian tu piel como lo hacen productos específicos, por lo que no pueden sustituir a geles o mascarillas.

A esto puedes añadir otros productos para cuidar aspectos específicos de tu piel:

-Tónicos: que pueden servir para lograr una mayor hidratación o para eliminar los brillos excesivos de la piel. Se aplican sobre la piel limpia, y antes de la crema habitual.

-Cremas para el contorno de ojos: la piel de los ojos es especialmente delicada y requiere un tratamiento especial. Si tienes la piel especialmente seca o tiendes a tener ojeras, es bueno aplicar una crema adicional para esta parte de la cara después de tu crema hidratante.

-Parches para los puntos negros: son productos que eliminan de una manera más eficaz esta clase de impurezas.

-Protección solar: aunque tu crema diaria tenga un factor de protección, probablemente no sea suficiente ante la fuerza del sol de verano. Por ello es aconsejable emplear protección solar a diario cada vez que salgas a la calle en verano, tanto en cara como en cuerpo. Ahora es habitual encontrar protectores solares específicos para la cara. Lo mejor es elegir uno que no te deje una sensación grasienta y pegajosa sobre la piel, y con protección solar alta.

Por último, trata de dormir al menos ocho horas diarias, y ten cuidado con los productos de maquillaje que compras. A veces es bueno gastarse un poquito más pero adquirir un producto que cuida nuestra piel. Lo mejor es siempre dejarte aconsejar por la dependienta/farmacéutica para que te indique el producto más adecuado para tu piel. Cada tipo de piel exige unos cuidados y productos diferentes, por ello es saludable seguir los consejos que puedan darte.

2 comentarios:

Ínfila dijo...

No me gusta maquillarme, llámame rara, pero su olor me marea y siempre he preferido enseñar cómo soy yo en realidad.
Lo que sí intento es limpiarme mucho la cara. Otra cosa que se puede hacer es ir al dermatólogo, yo fui y me recetó un jabón especial que me deja la cara muy limpia y suave, y sólo hay que ponérselo dos veces al día (cuando te levantas y cuando vas a dormir).

Madame Macabre dijo...

No creo que eso tenga nada de malo o raro, si no te gusta pues no te gusta, y me parece genial que te guste mostrarte al natural. A mí sí me gusta maquillarme, y lo importante es estar agusto con una misma.

Pero aunque no te maquilles, es muy bueno que cuides tu piel, y por supuesto lo de ir al dermatólogo es también muy buen consejo, sobre todo para la gente que tiene una piel que tiende a tener problemas más graves o difíciles de solucionar. A veces esos productos que no conocemos son igual o más buenos que todas esas cremas que anuncian en televisión.

Muchas gracias por comentar y por tus consejos :).

Un saludo de Madame Macabre.