sábado, 22 de mayo de 2010

La catedral de guerra.

Me impresionó mucho esta pequeña catedral hecha con piezas de armas y munición real. Verdaderamente la creatividad humana no conoce de límites, tanto en el mejor como el peor de los sentidos.