viernes, 7 de mayo de 2010

Pintura: Dante Gabriele Rossetti.

Dante Gabriele Rossetti (1828 -1882) nació en Londres, cerca del British Museum, hijo de una mujer hija de un emigrante italiano, Gaetano Polidori. Su padre, Gabriele Rossetti, era un literato italiano que había sido libretista de Rossini (es decir, escritor de libretos de ópera). Ya desde joven se apasionó por la pintura y la literatura, aproximándose a Poe y a Blake, influido por los gustos paternos. En 1845 ingresó en la Royal Academy, y dos años después conoció a Brown, y más tarde a Millais y Hunt, con quienes más tarde fundaría la Confraternidad de los Prerrafaelistas.

Durante la década de los cincuenta del siglo XIX, Rossetti se dedicó principalmente a los temas medievales, y en particular, a la Vita Nuova de Dante, su poeta predilecto. En aquellos tiempos había conocido a Elisabeth Siddal y se había enamorado de ella. Abandonó la casa de sus padres y se fue a vivir con Elisabeth. La relación fue tormentosa debido a la precaria condición de salud de la joven y por sus celos, motivados por las numerosas aventuras amorosas de Rosetti con Fanny Cornforth, su modelo para muchas pinturas, y Anne Miller. En 1855, la propia Elisabeth, animada por Rossetti y por el escritor Ruskin, comenzó a pintar y a escribir poesía, obteniendo luego cierto éxito.

En 1856 Rossetti colaboró en uan edición ilustrada de los poemas de Tennyson, que le dio la ocasión para darse a conocer al gran público. En 1860, después de una tormentosa relación, se casa con Elisabeth Siddal. El 2 de mayo de 1861 dio a luz a una hija muerta, hecho que la conduciría a un estado de profunda frustración para acabar suicidándose con láudano el 11 de febrero de 1862. Durante el resto de su vida Rossetti estuvo atormentado por el remordimiento, comenzó a sufrir de insomnio y de crisis depresivas recurrentes. En aquellos años pintó mujeres turbadoras y fatales, de largas caballeras y labios sensuales, a menudo asociadas con imágenes alegóricas, criticadas en ocasiones pero muy apreciadas por los coleccionistas.

A finales de los años sesenta, Rossetti era un artista consolidado cuyo trabajo le permitía ganar unas tres mil libras al año, cifra entonces considerable. Sin embargo, el artista a menudo se encontraba afectado por crisis nerviosas, insomnio, problemas en la vista o por el abuso de del alcohol y del cloral, una fuerte medicina que le procuraba alucinaciones recurrentes. Las modelos favoritas de aquellos años fueron Fanny Conforth, que vivió con él durante un tiempo, y Alexa Wilding, mujer de William Morris y que acabaría manteniendo con él una relación. En 1870 Rossetti publicó Poems, una recopilación de su obra poética incluyendo aquella que había enterrado junto con Elisabeth y que recuperó haciendo exhumar el cadáver. En 1872 Rossetti trataría de suicidarse con láudano, igual que su mujer, sin lograrlo. Continuó trabajando, y en 1874 realizó una colección de ocho pinturas basadas en el mito de Proserpina. Finalmente murió el 9 de abril de 1882.

Sin duda las sensuales mujeres de Rossetti se han convertido en el elemento de referencia de su pintura. Durante gran parte de su vida, retrató a mujeres de las que manaba un aura de feminidad, de fuerza y de fragilidad al mismo tiempo, con su brillantes ojos claros, sus labios rojizos y sus caballeras encendidas en fuego. Mujeres evocadoras de poder, siempre rodeadas de capullos en flor, un poder repleto de matices claros y oscuros, igual que lo fueron las mujeres de su propia vida.