jueves, 9 de septiembre de 2010

El origen de las cosas: significado y mitología de la gárgola.

Las gárgolas nos observan desde hace siglos desde lo alto de los tejados, espiando nuestros gestos desde la inmovilidad y el silencio de la piedra. Su función primera ha sido la de servir de desagüe evitando el deterioro de los edificos, pero también la de protegerlos del Mal.


Tienen su origen en la época de los Romanos, aunque en aquel tiempo se hacían de madera y más tarde piedra cocida. Ya mostraban su característica forma grotesca, medio humana, medio animal, enlazada con el mito de la quimera.


Pero será en la época Medieval cuando conocerán su apogeo. Culminan los edificios civiles y religiosos, y dentro de ese pensamiento medieval interesado en lo grotesco, las gárgolas surgen con varíadas formas, desde monjes a figuras vomitantes, criaturas semihumanas o monstruos fantásticos. Las gárgolas escapan así al rígido arte pictórico gótico e incluso tienen una cierta continuidad con el arte romano.


Los escultores disfrutan así, a través de las gárgolas, de una novedosa libertad creativa en una época en la que la deformidad física es sinónimo de la deformidad mental, y ésta a su vez del Mal en sí mismo. Pareciera así que se está tratando de purificar los pecados y otros males a través del agua purificadora vomitada por las gárgolas. Y al mismo tiempo su posicionamiento en todos los puntos cardinales parece crear una especie de círculo mágico protector de los edificios.


Durante el período Gótico, el lugar de máximo interés escultórico fueron las fachadas de los edificios, especialmente de los religiosos. Se potenció igualmente la relación entre la escultura y la arquitectura, y tal fue el caso de las gárgolas, que además de servir de desagües constituían un soporte para las más sugestivas fantasías escultóricas.



Las gárgolas se convierten así en monstruos del submundo demoníaco y draconífero, pero aparecen como vencidos, como prisioneros sometidos al poder de una espiritualidad superior. Esto se indica en el hecho de su situación jerárquica, siempre subordinada a las imágenes angélicas y celestes, pero nunca ocupando el centro. Su misión es la de proteger estos edificios sagrados frente a las brujas y demonios y otros espíritus malignos.
La leyenda de las gárgolas se remonta al año 520 en la ciudad francesa de Rouen. Se dice que una mañana un enorme monstruo surgió de las aguas del Sena, con su cabeza escamada y su cuerpo serpentino. Tenía un poderosa mandíbula repleta de dientes y unos ojos que destellaban como piedras preciosas. Este dragón serpiente causaba muertos sin piedad, no sólo devorándolos, sino también ahogándolos en el río.


Ante esta situación, el sacerdote San Romano decidió enfrentarse al monstruo. Cuando el sacerdote solicitó a alguno de sus conciudadanos que le ayudase en tal misión, todos se negaron a excepción de un condenado a muerte que alegaba no tener nada que perder. Apenas habían los dos hombres la gruta donde la bestia se ocultaba, ésta abrió sus fauces y dejó caer sobre ellos una cascada de agua con la intención de ahogarlos.


Entonces San Romano hizo el signo de la cruz frente a la gárgola, la cual se desvaneció sin fuerzas. Como si lo hubieran domesticado en un instante, la bestia dejó incluso que el sacerdote pasase su estola alrededor del cuello como si se tratase de una correa. Condujeron entonces al monstruo a la ciudad, donde los ciudadanos acabaron con ella no con agua sino con fuego, dejándola reducida a un montón de cenizas que se perdieron en la corriente del Sena.


El condenado a muerte que ayudó a San Romano fue liberado, razón por la cual se permite que el Día de la Ascensión, las autoridades de Rouen liberen a un condenado.

Enlaces de interés: http://www.escalofrio.com/n/Misterios/Las_Gargolas/Las_Gargolas.php

Fuente: Dictionaire des Symboles, Jean Chevalier et Alain Gheerbrant. Diccionario de Símbolos Juan-Eduardo Cirlot.

4 comentarios:

Betsabé dijo...

hola hermosa! como estas?
muy buen post
que tengas una linda semana
nos leemos
saludos
bet.-
www.presnikiti.tk

Madame Macabre dijo...

Gracias, por supuesto que nos leemos, estoy a la espera de tus próximos looks :). Una buena semana para ti también linda, muchos besitos.

¡Y gracias por comentar!

Un saludo de Madame Macabre.

Anónimo dijo...

Hola! ¿Cómo estás?
Muy interestate...quién imaginaría semejante historia detrás de las gárgolas?
Quiero felicitarte porque tu blog me parece excelente...
No tengo idea de que comentarte, así que te dejo unos saludos y que tengas una excelente semana (donde estoy es lunes)
Besitos!
Penny

Madame Macabre dijo...

Hola guapa, muchas gracias. A mí también me pareció muy interesante, la verdad es que yo tampoco sabía todo el significado que había detrás y por eso quise hacer el post. Así todos aprendemos cosas nuevas, jeje.

Muchas gracias por comentar, que tengas buena semana tú también (ahora mismo es miércoles).

Saludos de Madame Macabre.