miércoles, 14 de julio de 2010

Un toque de elegante luz: las lámparas de araña.

La majestuosa lámpara de araña tiene su origen en las lámparas de brazos cruzados de madera con candiles en los extremos que comienzan a utilizarse en el siglo XV para mejorar la iluminación en los grandes espacios. Pero las lámparas de araña como tales surgen en los siglos XVII y XVIII cuando se introduce el cristal en los diseños y éstos se hacen más elaborados. La lámpara de araña más grande del mundo está en el Palacio de Dolmabahçe de Estambul. Pesa 4 toneladas y media y tiene 750 lámparas. Fue un regalo de la Reina Victoria al sultán Abdülmecit I.



Aunque actualmente las lámparas de araña se relacionan con ambientes elegantes y ostentosos, podemos encontrar una gran variedad de modelos y colores. Desde lámparas de araña de cristal negro a otros modelos más asequibles en tiendas como IKEA a partir del módico precio de treinta euros.







No hay comentarios: