jueves, 1 de julio de 2010

Los muertos cabalgan deprisa.... en la poesía y en la pintura.

"Die Toten reiten schnell", es decir, "los muertos cabalgan deprisa" es uno de los más famosos fragmentos de la obra de "Drácula" de Bram Stocker. Pero esta famosa frase citada en su novela no es originalmente suya, sino que proviene de un poema escrito por el alemán Gottfried August Bürger. Este poeta alemán nació en 1747 y falleció en 1794. Se le recuerda sobre todo por haber traducido del alemán al inglés 'Los Maravillosos viajes por tierra y por mar, guerra y divertidas aventuras del barón de Münchhausen' de Rudolph Erich Raspe. Dentro de su creación literaria, caracterizada por los poemas folklóricos, destaca "Lenore". Se trata de un poema largo, que aunque no hace referencia directa a los vampiros, hay una clara influencia de los mismos. Se encuadra dentro del género de las baladas góticas del siglo XVIII, y es una muy bella creación poética que cuenta el tétrico viaje nocturno de Lenore, en el que se cruza con espíritus y espectros. Puede leerse el poema completo en http://elespejogotico.blogspot.com/2008/06/poemas-de-vampiros-leonore.html , pero dejo aquí un pequeño fragmento.

"Desenterraste tu cádaver en la medianoche oscura,
con himnos y tañidos y gemidos,
Pero yo te devuelvo al hogar, mi joven esposa,
para una fiesta nupcial más hermosa.
Ven, corista, ven con tu gentío coral,
y canten solemnemente una canción de bodas,
Ven, hermano, ven - deja escapar la bendición
que no se interrumpa el descanso del novio y la novia."

¡Pasan a la derecha, pasan a la izquierda,
los árboles y montañas en la carrera!
¡A la izquierda, y a la derecha y la izquierda,
vuelan sobre el pueblo y el mercado!
"¿Qué pretende mi amado? La luna brilla,
Los muertos viajan rápido a través de la noche.
¿Acaso mi amado teme a los tranquilos muertos?"
"¡Oh! déjalos solos en su lecho polvoriento!"

Además dejo aquí tres representaciones pictóricas del poema que me han parecido fantásticas. La primera es de Johann David Schubert realizada en 1800. La segunda es de Ary Scheffer cifrada en 1830. La última pertenece al pintor Horace Vernet y es de 1839.