miércoles, 10 de noviembre de 2010

Charles Baudelaire - Las Flores del Mal.

Autor: Charles Baudelaire.

Título: Las Flores del Mal.
Editorial: mi editorial es francesa (Livre de Poche), así que no sabría aconsejar ninguna editorial española en particular.
Año: 1857.
Valoración: 9/10.

En general suelo leer de casi todo, desde novela a teatro o libros didácticos. Aunque no me considero una ávida lectora de poesía, hay ciertos autores que resultan verdaderamente fascinantes, y Baudelaire es uno de ellos.

Tuve la suerte de estudiar esta obra en el colegio, y tengo un recuerdo muy agradable de aquellas clases. Frente a la poesía preciosista y romántica, Baudelaire busca la belleza y lo sublime en los lugares más inesperados, oscuros y extraños, incluso en los lugares triviales.

Al tiempo que cada una de sus palabras ha sido escogida con cuidado mientras construye versos llenos de fuerza, ritmo y belleza, el autor nos dibuja retratos verdaderamente evocadores llenos de significado, sentimientos y reminiscencias.

Lo que me enamoró de la poesía de Baudelaire es que en ella hay tres niveles perfectamente construidos y entrelazados entre sí: la belleza formal del texto en su lenguaje y sonoridad, el significado inicial que evoca lo que describe, y finalmente, lo que deja entrever entre líneas. A ello hay que añadir una temática verdaderamente interesante, como es la muerte, el amor, la belleza, el arte o lo oculto. Sin olvidar las referencias a poetas como Victor Hugo o Dante Alighieri.

Lo mejor: que estudiarlo en clase me permitió explorar los poemas en todos sus aspectos, pero volviendo a leerlo muchos años después me ha continuado fascinando.
Lo peor: no encontrar buenas traducciones del francés.

4 comentarios:

Andrés Z. dijo...

COn respecto a C. Baudelaire reconozco que no conozco mucho de él. :(
Pero gracias a este mundo virtual, tu información y recomendación me permite buscar y estudiar sobre él y sus obras, por lo tanto nuevamente te agradesco mucho esta entrada en tu blog.
Me ha causado gracia lo que dices:

"En general suelo leer de casi todo, desde novela a teatro o libros didácticos. "
jejeje pues somos 2, yo me leo hasta las etiquetas de los alimentos jejeje :P

últimamente estoy leyendo una gran obra algo escondida de una gran amiga, me envia sus capítulos por correo, y de hecho espero que me envíe pronto el nuevo capítulo.
Estoy ansioso por leerlo ;)

Un abrazo querida Madame Macabre.

-Andrés Z.-

Madame Macabre dijo...

Me alegra abrirte nuevos mundos literarios, jeje. Por cierto, ¿encontraste "El año de Drácula"?

A mí me gustó mucho Baudelaire, desde entonces me aficioné a la poesía de esa época y hay autores muy interesantes (Rimbaud, Byron...).

Vale, entiendo tus indirectas, ya te enviaré lo que sigue XD.

Muchos besos y gracias por comentar.

Madame Macabre.

Alex nam dive dijo...

Obra cuyo ritmo tiene una singular languidez y que centra la vista en los aspectos más decadentes del ser humano y su existencia, no solo eso, sino que los dota de una inolvidable belleza, dando la vuelta a la tortilla a la lírica romántica. Estoy completamente de acuerdo contigo con lo que dices: «en ella [la poesía de Baudelaire] hay tres niveles perfectamente construidos y entrelazados entre sí: la belleza formal del texto en su lenguaje y sonoridad, el significado inicial que evoca lo que describe, y finalmente, lo que deja entrever entre líneas».

Sin embargo, y pese a que existen enormes poemas en las flores, me parece una obra un tanto sobrevalorada, que incluso llega a contener poemas muy normaluchos (a veces demasiado histriónicos). Pero está claro su enorme mérito como gran renovador del género poético junto a Whitman (otro que me parece sobrevalorado, por cierto).

Me gusta mucho más Mallarmé (para mí el gran genio del simbolismo), en el que además no puedo evitar ver siempre las imágenes de Klimt.

Un saludo.

Madame Macabre dijo...

Alex Nam Dive - Estoy de acuerdo contigo en que en esta obra hay cierta irregularidad. Grandes poemas y poemas más "del montón". Supongo que abusar de los "paraísos artificiales" no siempre aporta la creatividad que uno espera y a Beaudelaire le pasó factura. Es una obra que aprecio especialmente porque la estudié en el colegio y resultó muy interesante.

De Mallarmé he leído algo aunque no con el grado de detalle y atención que merece, por lo cual lo añado a mi lista de pendientes ;).

Muchas gracias por comentar.