lunes, 5 de agosto de 2013

Época victoriana: el lacrimatorio.

El lacrimatorio era una pequeña vasija de terracota, alabastro o cristal, normalmente de forma alargada, que se utilizaba para depositar las lágrimas de los dolientes ante el fallecimiento de un ser querido. Esta costumbre ya se practicaba entre los Griegos y Romanos, y solía dejarse el frasco en la tumba del difunto como símbolo de respeto.


Esta costumbre se retomó durante la época victoriana, en el siglo XIX. Los frascos tenían tapones que permitían que las lágrimas se vaporasen, simbolizando así el final del período del luto. Ésta representaba una alternativa a los tradicionales períodos de luto (que duraban varios años en función del fallecido y del grado de parentesco).

Se cuenta también que en las ceremonias funerarias se ofrecía un lacrimatorio a los invitados para que depositaran en él sus lágrimas, aunque ello se reservaba para los más allegados. También fueron especialmente populares durante la Guerra Civil Americana, pues las esposas los enseñaban luego a sus maridos para mostrarlos lo mucho que los habían llorado en su ausencia.

5 comentarios:

Angie dijo...

¡Qué bonito! Seguro que eran de 1 l. Besotes!

Skandinav_Winter dijo...

alucinante!justo el otro día vi un episodio de la tienda de los prodigios que hablaban del lacrimatorio y quería mas data!así que me vino al pelo!n_n es mas el programa lo conocí gracias a vos!=)besos!

Madame Macabre dijo...

Angie - XD Pues la verdad es que no eran para tanto. Más bien como de unos 10 ó 15 cm, aunque había muchos modelos.

Skandinav_Winter - Qué casualidad, porque he hecho la entrada porque lo vi en un capítulo de La Tienda de los Prodigios XD.

Muchas gracias por comentar :).

Javier Salazar Loyola dijo...

Y yo creía que en esta época teníamos costumbres raras... aunque el lucirse por ser el más llorón (o más cualquier cosa, a decir verdad) es algo universal al género humano y no tiene época, por lo que veo xD

¡Saludos!

Madame Macabre dijo...

Javier Salazar Loyola - Si es que la pena, sea real o fingida, siempre ha vendido mucho, por suerte o por desgracia ;).

Un saludo. Muchas gracias por comentar.