lunes, 5 de abril de 2010

Música: Glenn Hughes y tres conciertos para el recuerdo.


Si hay alguien en este mundo que merece el título de "la Voz del Rock", ése es sin duda Glenn Hughes. He tenido la suerte de verlo en concierto nada más y nada menos que tres veces. Y cada una de sus actuaciones ha sido una experiencia maravillosa y particular.


El primer concierto fue en Madrid, el 1 de octubre de 2005, en la Sala Heineken si mal no recuerdo y estaba promocionando "Soul Mover". Logré situarme en primera fila, lo cual me garantizaba cuanto menos unas buenas fotos. Además iba acompañado en esta gira del batería Chad Smith y del guitarra JJ Marsh.

Para mí el mejor de los tres conciertos fue el primero, quizás porque me impresionó más aún la fuerza y potencia que desprendía en el escenario, siempre en conexión con el público, y sobre todo esa fantástica voz que te entraba por los oídos, te electrizaba el corazón y te llegaba hasta los pies. Pero es cierto que mucha gente esperaba el momento en que interpretase los clásicos de Deep Purple. Y es entonces cuando comenzó a entonar "Misstreated". Su voz llegaba a cotas inimaginables a la vez que estaban cargadas de emoción y fuerza. A día de hoy puedo decir que recuerdo esta canción como una de las interpretaciones más increíbles que he visto. Habiendo dejado el listón muy alto, el concierto prosiguió. Tras unos cuantos temas, Glenn salió un momento del escenario para refrescarse. Al ver que tardaba, comenzamos a impacientarnos pues todavía quedaba una media hora de concierto o quizás algo menos, pero sobre todo quedaba por interpretar "Burn", la cual esperaba todo el mundo con ansias. Fue entonces cuando uno de los organizadores salió y nos dijo que Glenn había sufrido una bajada de tensión y no era capaz de proseguir. La gente no podía ocultar su decepción, pero aplaudieron bien fuerte antes de marcharse con un sabor amargo. De este concierto me llevé, además de la maravillosa experiencia, una pua de Glenn y un trozo de baqueta de Chad. Y digo trozo porque las partía a pares...

La segunda vez que vi a Glenn fue en el 30 de septiembre de 2006 en el Rockzinante, de nuevo en Madrid, donde participaba como cabeza de cartel. Glenn acababa de sacar su nuevo disco, "Music for the Divine", un disco mezcla de Hard Rock y Funky que prometía dar mucho de sí en concierto. De nuevo volví a situarme entre las primeras filas. Un Glenn Hughes rebosante de energía apareció ya entrada la noche en un concierto que en lo referente a la elección de las canciones, fue similar al primero, pero no le restó mérito. Haciendo gala una vez más de un buen sonido, Glenn dio de nuevo un fantástico concierto. En un momento del mismo salió una persona al escenario para leer en español una carta de disculpas que el propio Glenn había escrito por lo sucedido en el anterior concierto en Madrid. Creo que este hecho dice muchísimo de él como persona, ya que en el mundo de los conciertos a veces te encuentras con artistas muy agradecidos con su público pero también con gente que no le importa hacerte esperar dos horas más de la cuenta. En este concierto disfrutamos de las canciones más contundentes de su disco Music for the Divine, como "The Valiant Denial" con la que comenzó el concierto o "Steppin´On". Al final pudimos escuchar la genial "Burn" y quitarnos esa espinita del corazón. Aunque éste fue un concierto genial, quizás no lo recuerdo con tanta intensidad como el primero por el hecho de que estábamos más separados del escenario, pero fue igualmente increíble.

La última vez que vi a Glenn Hughes, aún promocionando su "Music for the Divine" fue en Sevilla, el 11 de septiembre de 2007. Allí vi de nuevo un buen concierto, aunque quizás el menos bueno de los tres. Hubo algunos problemas de sonido con la voz al principio ya que a Glenn se ke escuchaba poco. Puso cara de querer matar al técnico de sonido, pero finalmente se solucionó. No obstante sí destacó un genial JJ Marsh, con nuevo look pero con la misma camisa de siempre, que se lució más en esta ocasión en las anteriores, como si se sintiera más cómodo en el escenario. Y Glenn, como siempre, vivaz, enérgico y agradecido con su público.

Así es como recuerdo estos tres fantásticos conciertos aunque ya han pasado unos cuantos años. Pero todavía escucho el "Misstreated" de Glenn Hughes resonando en mis oídos. En suma un gran músico, pero sobre todo una gran persona que trata de dar lo máximo en todas sus actuaciones.

3 comentarios:

hellion667 dijo...

Si no recuerdo mal (y no lo suelo hacer), el primer concierto era promocionando el soul mover ya que el music for divine lo sacó un año más tarde, y para más inri (;D), la canción "you got soul" , del citado lp, es un homenaje a las personas que estuvimos en ese concierto apoyandolo y aplaudiendolo incluso cuando le dió el yuyu.
Glenn Hughes, si algun dios existiese, seguro que le gustaria cantar como él.
Que buenos conciertos leñe.

Madame Macabre dijo...

Uhmsss.... pues es posible, un pequeño lapsus, fue hace ya unos años de los conciertos. Pues a lo mejor he confundido los conciertos de Madrid y Sevilla, y de ahí el error. Gracias por la puntualización :).

Madame Macabre dijo...

¿Y no tocó ningún single del Music for the Divine? Yo juraría que sí... pero a lo mejor me estoy volviendo a confundir con otro de los dos conciertos. Es que ver a Glenn Hughes tantas veces hace te vuelvas un poco loca XD. En cualquier caso fueron tres conciertos geniales.